Archive

Archive for 23 febrero 2009

MI CONCIENCIA ES ANTES QUE NADA.

3
Para cerrar, es menester definir el concepto de conciencia: en honor a la simpleza, el concepto de conciencia es PERCATACION DEL YO. ¿Se equivoca Sartre cuando dice que no hay YO en la conciencia? ¿Esta vacía la conciencia? ¿Existe algún habitante en ella? ¿Debemos dar crédito a Dostoievski cuando escribe MI CONCIENCIA ES ANTES QUE NADA?
Debemos elegir entre la vaciedad y la percatación del Yo; teniendo en cuenta que quién suscribe estas páginas es abogado soy de esta manera un condenado a no tener conciencia. Si he de percatarme quiere decir que hay algo más que simplemente ser abogado. No basta con estar rentado para desolidarizarme de mi mismo, quiero decir, existe la realidad humana que soy como hombre. Y esto es algo que le ocurre a la conciencia; no necesito que mi Yo este presente en cada acto de mi vida ¿Es imperioso reflexionar para prepararme café por la mañana? Pues no, hay toda una forma organizada en la que me anuncio de manera pre-reflexiva que me define como mundano; el mundo es anterior a mí, y esto es algo que le ocurre a la conciencia-en-la-que-existo. Si reflexionara sobre la preparación del café, ciertamente aparecería mi Yo pensante. De esta manera analizaría el proceso desde el inicio hasta beberlo. El resultado seria el siguiente: Si pienso el café no lo tomo porque hago de algo mundano un absurdo reflexivo y detengo inútilmente mi mundo.
¿Qué tiene que ver esto con la estatura de la profesión de abogado? Es legítima esta pregunta. No obstante el saber de los abogados, su ejercicio es prerreflexivo ¡Como! ¿El abogado no piensa, y como prepara su defensa? ¿De la misma forma que el café? Es posible que un sector de la población no entienda esto, y seguramente los abogados tampoco. Lo que quiero transmitir es que el letrado cuando acepta un caso, asesora un cliente, etc. Lo realiza a través de una estructura organizada previa, en la que actúa siguiendo un guion preestablecido del cual no es autor. Aquí su conciencia no se diferencia de la conciencia-preparación del café. ¿Defender un cliente se hace en forma no reflexiva? La pregunta es errónea porque el abogado hace su papel según la facticidad prevista, es decir la estructura le dice que hacer, escribir, exigir y estirar hasta cierto limite, incluso cuando abusa de formas jurídicas positivas o tramita el espanto bajo el discurso la relación de confidencia con el cliente. Nosotros los letrados siempre somos conscientes pero realizamos nuestra actividad corroídos por lo que Se dice en la ley, la jurisprudencia, la doctrina, los medios, los clientes. El Se de la estructura nos hace cómplices de su mantenimiento. Tal vez el nuevo abogado se anime a intuir: ‘‘La mayor parte del pensar consciente de un filósofo está guiada de modo secreto por sus instintos y es forzadas por estos a discurrir por determinados carriles…..detrás de toda lógica se encuentra exigencias fisiológicas orientadas a conservar una determinada especie de vida. NIETZSCHE 3/24 MAS ALLA DEL BIEN Y DEL MAL.
Categorías:PRIMERO EL DERECHO

Nosotros abogados.

2
¡Nosotros abogados! ¡Nosotros que tenemos el poder de la ley en nuestras cabezas! ¡Nosotros que tenemos el destino y la culpa del cliente que patrocinar! Y en ocasiones o somos dueños de ellos o súbditos de su poder y su dinero; en suma: somos los camaleones de la sociedad civil, una especie de filtro del sistema. Debiéramos creer entonces que existe cierto guion que cumplir, hacer el papel que nos toca en determinado momento. Pero siempre habrá eutimia para nuestras conciencias.
¡Nosotros que conocemos la ley desconocemos su trama secreta! Ciertamente uno puede decir que defender al cliente es defender los más alto valores de la constitución del Estado de Derecho; ¿Sera que uno en realidad siempre es responsable de los mecanismos de perpetuación de este tipo de sociedades? Es una cuestión insoluta. Desde que acepto defender un ciudadano o empresa, intereses colectivos o medio ambiente, etc., estoy de alguna manera aceptando la repetición de la reproducción de este tipo de sociedad.
Por supuesto que para tranquilizar mi ánimo y mi conciencia, llevo en mi memoria la huella del juramento de los abogados; Por lo tanto este es el filtro que me predispone a contribuir a esta sociedad que se reproduce a si misma al modo de los espejos y la imagen, aquí puedo pecar por exceso de mi lectura de la microfísica del poder, lo único que hace un abogado es patrocinar la trama de perpetuación de esta sociedad sin conocer sus mecanismos de reproducción. Solo sabemos el punto de partida: el juramento; y su consecuencia: Una conciencia sin apuros.
Recuerdo la estructura sartriana de la conciencia: su estado de vacio, su arrojo en el mundo, su comprometimiento con el proyecto: el hombre en medio del mundo haciéndose responsable. Si todo esto es el origen ontológico del ser humano ¿Por qué aceptar el filtro de continuidad de esta sociedad? Ya vendrá el nuevo abogado, sin residuos de la moralidad contra-natura que agobia al hombre de hoy.
No obstante, mientras permanecemos en la espera, es muy útil la reflexión de Dostoievski: ‘‘EL ABOGADO ES UNA CONCIENCIA DE ALQUILER; PERO SOBRE TODO, OCURRE LA ESTUPIDA PARADOJA DE QUE EL ABOGADO NO PUEDE NUNCA OBRAR EN RELACION CON SU CONCIENCIA, VIENDOSE OBLIGADO A TRAICIONARLA AUNQUE NO QUIERA. ES UN HOMBRE CONDENADO A NO TENER CONCIENCIA. FINALMENTE, LO IMPORTANTE Y SERIO EN TODO ESTO ES QUE SU POSICION TAN TRISTE PARECE IMPUESTA POR ALGUIEN O POR ALGO, HASTA EL PUNTO DE NO CONSIDERARSE YA UNA PROPENSION, SIN ALGO ENTERAMENTE NORMAL’’ DIARIO DE UN ESCRITOR, LONGSELLER, PAG. 135.
Categorías:PRIMERO EL DERECHO

LA CONCIENCIA, LOS LETRADOS Y LA COMPLICIDAD.

LA CONCIENCIA, LOS LETRADOS Y LA COMPLICIDAD.

1

La fenomenologia sartreana hizo evidente, algo que nos parece en la cotidianidad de la vida y su expresión mas vulgar, que la conciencia es un hecho. No hay un yo pienso que este detrás de cada uno de mis actos; ser conciente es un hecho y no un derecho que atrapa a la reflexion. En el ensayo la trascendencia del ego, el mismo Sartre, citando a Kant, escribe(cito de memoria):El yo debería acompañar cada una de nuestras representaciones”; por lo tanto esta es la primer prueba que le permite decir que: el pensamiento no acompaña de pleno derecho a la conciencia, que esta es un hecho. José Pablo feinmann, en su libro La Filosofía y el barro de la historia(libro que recomiendo con fervor), pags. 443 y siguientes, lo explica perfectamente:”el intento mas originario del Sartre fenomenologo es ubicar al hombre en el mundo… la conciencia fenomenologica estalla hacia AFUERA. arroja y sitúa al hombre en el mundo…el ser-en-el-mundo es algo que le ocurre a la conciencia.
Ya en el libro El Ser y La nada, Sartre nos enseña que la conciencia en el mundo no es posicional, jamas esta posicionalmente, es mas el yo recién aparece en el acto de pensar, que es la reflexion, sin embargo, previamente estamos en el mundo en forma prerreflexiva, somos espontáneamente. La prueba ontológica de la conciencia, muestra que esta nace conducida sobre el mundo que ella no es: debemos decir hay conciencia de esta silla y no yo tengo conciencia de esta silla; la conciencia que estalla en el mundo es vacía y encuentra su unidad en las objetividades del mundo. No constituye el mundo, no. Ya hay un mundo antes de la conciencia, y esta arrojada a sus posibilidades de ser, se encuentra de manera impersonal con el mundo; la conciencia es prerreflexiva, no esta siempre pensando el mundo, pero es condición para pensarlo. Para ser mas simples: la vida, el mundo, están afuera de la conciencia humana, no hay nada adentro de ella. Y sin embargo desde que el hombre nace esta herido por la adversidad del mundo y de los otros que lo corroen en su humanidad.
Haciendo honor a la descripción, la prueba ontológica de la conciencia sartreana expone: ”La conciencia es conciencia de algo: esto es que la trascendencia es estructura constitutiva de la conciencia; es decir, que la conciencia nace conducida sobre un ser que no es ella misma. Es lo que llamamos la prueba ontológica….la conciencia es un ser cuya existencia pone la esencia e inversamente, es conciencia de un ser cuya esencia implica la existencia”. Atención con esta formula: ”La conciencia es un ser para el cual en su ser es cuestión de su ser en tanto que este ser implica un ser otro que el mismo…..el ser implicado para la conciencia es el de esta mesa, el de este paquete de tabaco, el de esta lampara; mas en general, el ser del mundo”. paginas 30 y 31 El Ser La Nada, editorial losada.
Por lo tanto nuestra conciencia esta afuera, en el mundo y allí se unifica, haciéndose a través del ser del mundo y no siendo este ser; Dostovieski escribe en su novela humillados y ofendidos: ”Mi conciencia es antes que nada”, y justamente la conciencia estando vacía, emerge en el mundo, impulsada, unificándose en el ser del mundo; si hay conciencia de esta mesa, de las noticias, quiere decir que siempre es antes que nada, que su vacuidad es un fenómeno evanescente. Que estando arrojada al mundo existe por la objetividad de este, de las cosas, de los otros: no tiene escape, siempre es conciencia de algo. Pero no en forma reflexiva.
Categorías:PRIMERO EL DERECHO