Archive

Archive for 17 junio 2009

CREER EN UNA MORAL ES CONDENAR LA EXISTENCIA

CREER EN UNA MORAL ES CONDENAR LA EXISTENCIA.
¿Qué es la moral, o una moral? Supuestamente es un sistema de reglas a seguir por un grupo social. Ahora deberíamos preguntarnos ¿Cuál fue la moral de los últimos quince años? La respuesta es de Perogrullo: el mercado.
Los mercados se han convertido en una forma de extensión de los productores de poder, con la obvia consecuencia de la desigualdad social. La realidad es que un esquema de producción de poder y su esencial producción de saber, hacen fatalmente necesario la desocupación y la indigencia; esta es la tragedia contemporánea. La economía de mercado solo puede funcionar y gozar de buena salud, si y solo si, arrojan fuera del sistema de política de sociedad a los sectores que no califican para generar las reservas individuales de riesgos, así sean: prepaga médica, seguro jubilatorio, entretenimiento, educación privada; la lista puede llegar a ser interminable.
Es evidente la moral que postula el mercado, produce una verdad indiscutible. Un sector será la gran empresa, las capas medianas se convertirán en la pequeña empresa, otros consumirán, y el último grupo tendrá la carga de la desocupación y la indigencia.
Esa carga es el rotulo de necesidades insatisfechas, que tramita con eufemismo la hambruna social de alimentos y justicia. La paradoja es que las constituciones de todo occidente garantizan el apetito satisfecho, las ropas la vivienda única familiar, el derecho a trabajar y a la salud. Pero toda política económica si quiere ser exitosa ha de mantener un margen de desocupación e indigencia; ocurre que, espero que esto no sea verdad, el 80% de población mundial posee la pobreza e indigencia. Estos cálculos surgen de mi propia conciencia. Si en mi país de 38 millones de ciudadanos hay 15 millones de pobres más 4 millones de indigentes, se deduce que 19 millones de ciudadanos se han quedado al margen de la veridiccion del mercado. Es dable observar que la moral que produce y el saber que produce la economía se estructura sobre un índice terminológico y teórico de desocupados e indigentes. De los mil niños que nacen por día en la Argentina, la mitad se suma a ese índice trágico de la economía.
Es por ello que creer en la moral del mercado es condenar la existencia. Esos conciudadanos míos nunca podrán ejercer debidamente el derecho a votar porque o los mata el hambre o son cooptados como carne de cañón de la delincuencia organizada o son victimas del clientelismo de algún feudo. A ello debemos sumar una profesión que los estudia y los clasifica: los encuestadores. Si esos profesionales que ubican los mapas de asiento de la pobreza, esos profesionales que hacen de los millones de pobres e indigentes un porcentaje de la realidad social dividiendo en segmentos a las pobres gentes, (como escribe Dostoievski), haciendo indolora la in-formación, porque es eso formación de opinión ligera para no sentir el dolor de los otros. No sea cosa que la población económicamente activa deje de trabajar, de consumir, de producir bagatelas con valor agregado o mucho peor: que deje de ser formado por los medios de-comunicación.
Esta es la tragedia del derecho de los que son la nota marginal de la economía política. En la regulación de la distribución de roles económicos están Las Pobres gentes, verdaderos protagonistas y sostenedores del equilibrio moral que condena su existencia.
Categorías:PRIMERO EL DERECHO

PRE-EXISTENCIA ELECCIONARIA.

junio 7, 2009 1 comentario
PRE-EXISTENCIA ELECCIONARIA
De los electores sin voz y sin voto

Lo inmediato que se me ocurrió, el porque de este titulo, fue consecuencia de mi profunda admiración por un hombre de letras, o mejor dicho: El Letrado de las Letras. Si, Dostoyevski es quizá el último escritor del siglo XIX, y tal vez, aunque peque por exceso, fue el primero en ver la tragedia de nuestro mundo contemporáneo, su revelación como el cese de la humanidad del ser humano y el devenir de la cosificación de las relaciones sociales.
En diario de un escritor nos lego: ‘‘¿Cuántos hombres hay que no piensan, sino que viven de ideas que otros les dan ya hechas? Pero aquí no solo se vive de ideas ya hechas, sino de hasta de dolor hecho’’ Pensamientos anotados, pág. 56.
Si existir es estar en peligro, por la mirada de los otros no quiero imaginar como viven nuestros contemporáneos de la avenida 9 de julio; ¿Qué fecha no? El día de la independencia parece ser un eufemismo cuando miramos a los indigentes que superviven al peligro de lo que hacemos, quiero decir, transitamos con vehículos y vemos el hambre de unas familias que habitan entre avenida San Juan y hasta Independencia. Y no es el pasillo de las casas que bordean los puertos, donde los otrora trabajadores convivían todos juntos con baño afuera. ¡NO! ¡Bajo la fumosa ciudad capital! Están ellos, los otros, los que no tiene voz para gritar y ejercer sus derechos, porque el hambre, calor y frio aunado a las pocas fuerzas para cazar el alimento, los ahogo en la afonía social, (lo que trae aparejado que nosotros no escuchemos y sigamos la velocidad del día a día con los problemas típicos que generamos con la vivencia GBA-BURGUESIA-MULTIMEDIA del estado de interpretados por la agenda que nos imponen), ni VOLUNTAD eleccionaria para ejercer el derecho de votar, aun con la precariedad de nuestra democracia-representativa. Ellos, los otros, a los que les atribuimos el concepto de indigentes, no ostentan el voto, porque no solo no saben que se vota sino que estando arrojados al mundo nacional como indigentes, con todo lo que ello implica: sus pocas ropas, la desnutrición, su fisonomía que provoca miedo en el ciudadano mediano; ¡No estamos en presencia de una idea materializada, ya hecha, por la estructura de ejercicio del poder, sino de hasta de dolor hecho!
¿Qué queremos como electores? ¿Pensamos en nuestra creación: Los indigentes sin voz ni voto? Si dudo de mi mismo es plausible dudar de ellos: LOS INDIGENTES (MÁS ENFERMEDADES). Por lo tanto es poco probable su existencia: cuando los miro ya los estoy definiendo, pero no desde mi sino por una imagen creada por esas estructuras de poder, o en ocasiones me entero de ellos por el crecimiento estadístico de la indigencia como dato matemático a resolver en una ecuación, que ni ellos saben que se hace en su nombre.
Esto ultimo me hace escozor: ¡Que sean un dato estadístico! Pensemos que en una democracia representativa la estadística de pobres e indigentes torna fraudulenta la elección, no porque halla fallas en la legalidad de la votación o porque nuestros indigentes no tengan UN DNI QUE CERTIFIQUE SU LEGALIDAD CIVICA PARA ELEGIR; lo que se va a fraguar es la ontología del ESTADO DE DERECHO. Y si buscamos responsables mirémonos al espejo.
PERO NO NOS DEMOREMOS, HAGAMOS ALGO, AUNQUE SEA MINIMO, SINO SOLO DEBEMOS PEDIR QUE LOS INDIGENTES APRENDAN NUESTRO LENGUAJE DE ANGUSTIA POR ESTAR SOMETIDOS EN NUESTRO HONOR Y FORTUNA; NO AL PODER DE TURNO SINO A LA ESTRUCTURA PERENNE DE LOS TIEMPOS DE LA REVOLUCION.
ESTAMOS CON DESVENTAJA PORQUE HOMBRES, MUJERES Y NIÑOS TIENEN HAMBRE, FRIO Y CALOR MAS UN SINFÍN DE ENFERMEDADES PORVENIR.

Categorías:PRIMERO EL DERECHO

CONFLICTO

CONFLICTO.

…Aquí estoy…tengo veinticinco años, mis circunstancias están siendo torturadas por el gran verdugo, que ostenta todo el rigor de mi perplejidad: la duda, ¡maldita duda!, ¿Qué es la duda? – no se pero si se que ella me ha obligado a agonizar en este océano de incertidumbre y que absurdo ¿es posible que exista un océano de incertidumbre? Pues no me siento mojado, ¡obvio! Esas aguas no bañan ya que están vacías de verdad. ¿Qué es la verdad? (otra vez la maldita duda); no voy a responder (ni el Cristo lo hizo)… ¡basta! ¿Por qué dudo? Dudo porque existe la duda o dudo porque existo ¿debo preguntar por mi mismo o esto es una ficción de la realidad? – ¿Qué es la realidad?, la realidad es una invención de la cultura humana. – ahora bien: ¿¡tan crueles es la humanidad que con su invención me provoca dudas!? – ¿con que fin? – creo que tengo una reminiscencia Nietzscheana,… si… el fue quien advirtió que la humanidad conserva la vida mediante juicios falsos, la falsedad del numero. ¡OH, Santo Universo! – entonces ¡todos nosotros vivimos de la no – verdad! ¿Así subsistimos?, ¿es por ello que pocos viven con mucho y muchos viven con poco?
¿Como destruir esta ficción? – …me parece…que tengo un error en mis planteas, es decir en como me cuestiono. Sartre enseñaba que: La conciencia es un ser para el cual en su ser es cuestión de su ser en tanto que este ser implica un ser otro que el mismo. Es decir que cuando yo me cuestiono soy otro… ¿¡Como!?,¿Quiere decir que yo soy una conciencia vacía y cuando entro en cuestión de mi mismo es porque algo desde fuera de mi que yo miro modifica mi subjetividad? – ¡Entonces! ¿Qué carajo soy?, voy a ensayar una respuesta: yo – observo la realidad humana, que es producto de una invención cultural, que esto es falsedad de juicios y números, pura ficción lógica, por lo tanto la no – verdad… ¡Estoy perdido!…basta voy a ensayar otra respuesta: yo observo la realidad humana, pero yo soy parte de esa realidad, soy también la ficción ¿¡Que!? – esto no es posible, pues si no yo seria inverosímil y todas estas cuestiones serian puros juicios falsos hasta las impresiones de mi mismo. ¿Será así? – sino mi propio ser sería una mentira. ¿Y si soy mentira?, si lo soy también lo son mis preguntas; la religión; la filosofía; Dios; la economía; la ley; la justicia; etc.

Sin embargo yo escucho mi corazón latir, ¿O es una creencia?. ¡Oh! ¿Santo Universo que haré con mis dudas, si es que existen?…Ya se…pero es una idea un tanto descabellada: debo ser Dios o el Universo o el ¡Ser Supremo!, lo que sea.
Por consiguiente eliminare todas las cosas corporales que convocan dudas a mí atormentado ser:
¨ Primero me trasformare en un ciego. Si destruiré mis ojos,… dolió un poco quemar mis ojos, pero ahora no recibo impresiones de fealdad, bellezas, distancias, etc. Todo es obscuro…Esto no me basta, proseguiré con mi eliminación.
¨ Ahora me quedare sordo. Llevare mis oídos hacia la destrucción total… que bien no escucho nada; extrañare la música y los sonidos en general, pero no importa porque evitare preguntas y dudas que me provoque la sociedad.
¨ …¡Aún hablo! … bueno para evitar comunicarme y brindar conocimiento tomare esta filosa cuchilla y me arrancare la lengua: genial nadie me escucha así nunca más dirán que estoy loco.

…¡Que estúpido todavía pienso y tengo tacto. Entonces me
matare, caminare por la autopista para morir…ya esta, estoy muerto
Ahora no tengo acceso a nada del mundo, ya no tendré dudas, pues no veo, no siento, no escucho, no pien… ¡La puta madre estoy pensando!, si aquí desde mi inexistencia. Y ahora si no existo, si ya no soy… ¡No soy Dios! … que idiota sigo pensando. Esta es la verdad. Siempre estuvo conmigo y me mate sin indagarla, pues cuando me cuestionaba ella esculpía mis pensamientos sobre todas mis dudas. Estoy en el no ser de mi existencia, se que no-soy. ¿Podré resucitar?…

Categorías:PRIMERO EL DERECHO