Inicio > PRIMERO EL DERECHO > El ESTADO DE INTERPRETADO DEL SUJETO EN EL DERECHO

El ESTADO DE INTERPRETADO DEL SUJETO EN EL DERECHO

Voltaire, segun un gravado de la escuela francesa del siglo XVIII

Uno nace, y lo primero que le pasa, en su caso, es tener frio, hambre, depender del otro; enfermarse y estar expuesto a la enfermedad y al otro que diagnostica y prescribe medicamentos; o trabajar estando arrojado en las fauces de la legislación laboral y el sistema de transporte, que este ya estaba predispuesto por otra normativa y otros intereses; ser educado por quien sabe, y recibir la educación básica para desarrollarse en sociedad; o amar desde un parámetro ya decidido por la estructura; ser padre y no tener idea de cómo somos un, como lo dice el código civil, buen padre de familia. Cuando en realidad la mayoría de los pensamientos procesados no tienen origen autentico de nuestra parte; ser abogado siguiendo ya un esquema que se nos estipula desde la universidad como si estuviésemos desprovistos de pensamientos propios para interpretar la ley o patrocinar el derecho de defensa; en suma se nos ha dicho todo, se nos responde a todo. Y en mi caso particular no recuerdo a ciencia cierta haber formulado la pregunta.
Hay obvias razones históricas: no estuve presente cuando murió Cristo, menos aún cuando muere Nietzsche; Tampoco presencie la publicación de los demonios de Dostoievsqui o su mas popular crimen y castigo; No me horrorice con las dos grandes guerras europeas, mal llamadas mundiales; Lo que quiero decir, que venir al mundo implica:
1-Perderse la historia. En consecuencia discutir el presente es tan banal como ubicar su sentido dialectico.
2-Formular la pregunta: ¿Cómo existió un mundo antes de mí? Raya lo absurdo, pero hay un sentido. A decir verdad estar en el mundo es aceptar la facticidad de los antecedentes del mismo, percatarse de ellos y ver hasta que margen de maniobra se reflexiona sobre el presente.
Uno no debe ser condescendiente de lo ocurrido, pero es inevitable, quedar pegado por la obra de los otros; Ser letrado es inherente al proceso de formación de la ley, interpretación y aplicación. La voz interpretación en el derecho de la enciclopedia omeba nos deja perplejos:
…Por consiguiente, no se puede determinar primero la norma aplicable a unos hechos si antes no se ha calificado en alguna medida esos hechos desde el punto de vista jurídico. Y no se puede calificar jurídicamente esos hechos si al mismo tiempo no tenemos a la vista el enfoque que de los mismos se sigue de acuerdo con lo establecido en !a norma general. Por eso la determinación de la norma y la constatación del hecho o los hechos, con su calificación jurídica, no son dos momentos diferentes y sucesivos en el proceso jurisdiccional, sino que son algo así como el anverso y reverso de una misma operación. Ahora bien, nótese que esa operación no se halla realizada de antemano en la norma general vigente. Por el contrario, es una operación nueva, que hay que llevar a cabo, y que debe ser realizada por alguien. Por eso y para eso tiene que haber funcionarios u órganos jurisdiccionales.
Esa operación nueva, que en realidad es posterior, porque existe un parlamento, un ejecutivo y un órgano judicial y nosotros los abogados que llevamos los intereses de los otros, no es más que un clise para justificar el estado de interpretado. Y creo yo que el sujeto como concepto no ha desaparecido del Derecho como ciencia porque protege intereses poderosos; Se debe dejar bien en claro que el sujeto nos concierne a todos los abogados, porque aquellos sujetos hoy desprotegidos por las mas progresistas legislaciones en materia de derechos humanos se han transformado en la nota marginal del estatuto jurídico de nuestra sociedad. Son el margen de la ecuación económica que da como resultado la pobreza más extrema y la más extrema violencia. Y la protección del enclave burgués se encuentra en el discurso del sistema represivo penal; hay que recordarles a estos sujetos que el primer acto criminal es la ecuación económica de la pobreza y que es tan sofisticada su trama que no existe un solo país del mundo que reprima penalmente el crimen de generación de pobreza. Y no existe un solo sistema político que haya dicho que la pobreza es nuestra obra. Esto es entendible porque generar pobres no esta deliberado, lo que esta deliberado es la ganancia; la pobreza es el impulso inconsciente detrás de esa ganancia. Esa pulsión es la única que no ha sido reprimida por nosotros.
Les dejo algo de Voltaire: Un pordiosero, en Madrid pedía limosna dignamente. Un transeúnte le dijo: ¿no te da vergüenza rebajarte de ese modo pudiendo trabajar? Señor –respondió el mendicante- pido limosna no consejo. A continuación le volvió el rostro conservando todo su orgullo castellano. Aquel mendigo era todo un hombre, dice en su diccionario, y yo agrego también era un cínico y estaba alimentado para la impresionante lucidez; Nuestros pobres ni siquiera tiene derecho al cinismo, porque este tipo de sistema económico les ha quitado hasta lo elemental para sobrevivir. Y no están en prisión por el pan y el agua, ¡NO! Mucho peor: están en los bordes de la basura para comer.

 


Categorías:PRIMERO EL DERECHO
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: