Inicio > Casacion penal > Excarcelaciones. Presuncion de inocencia.

Excarcelaciones. Presuncion de inocencia.

Follow abogadolonghi on Twitter
Voces : Excarcelación. Motivación. Seriedad de la pena. Sospecha
de eludir la acción de la justicia.EXCARCELACION. PRESUNCION DE INOCENCIA. EN WORD.
Leer desde el sitio de la Corte Suprema.

Sumario : Corresponde rechazar el recurso de casación contra la
denegatoria de excarcelación si la presunción de riesgo procesal
aparece razonablemente sustentada, atendiendo a la gravedad de
la imputación -transporte de estupefacientes en calidad de
autor-, así como a la existencia del antecedente condenatorio
que registra el imputado, por el delito de almacenamiento de
estupefacientes en grado de tentativa, máxime teniendo en cuenta
que la condena que registra el procesado fue dictada en orden a
los mismos delitos por los que se encuentra procesado en estas
actuaciones, lo cual resulta de indudable relevancia al momento
de evaluar sus condiciones personales en los términos del art.
319 del ordenamiento ritual. (Voto del Dr. Fégoli, adhieren los
Dres. David y Mitchell).

Magistrados : David, Mitchell, Fégoli.

Registro n° 10422.2.
Wartsky, Christian Aquines s/recurso de casación.
23/08/07

Causa n° : 7422.

Cámara Nacional de Casación Penal.

Sala : II.

Citas : C.N.C.P. – Sala II, “Solohaga, Sergio A. s/recurso de
casación”, Reg. n° 8244, causa n° 6075, rta. el 16/12/05.
Carrió, Alejandro “Excarcelaciones, presunción de inocencia,
peligro de fuga y peligrosidad, ¿no es hora de mezclar y dar de
nuevo?”, artículo publicado en Revista de Derecho Procesal
Penal, “Excarcelación”, Santa Fe, año 2005, pág. 81. C.I.D.H.
Informe n° 2/97.-LEER FALLO COMPLETO-

///la Ciudad de Buenos Aires, a los 23 días del mes de agosto del año dos mil siete, se reúne la Sala II de la Cámara Nacional de Casación Penal integrada por el Dr. Pedro R. David como Presidente y los Dres. Gustavo W. Mitchell y Juan E. Fégoli como vocales asistidos por la Secretaria, doctora Gabriela García, a los efectos de resolver el recurso interpuesto contra la re¬solución de fs. 44/47 y vta. de la causa n 7422 del registro de esta Sala, caratulada: “Wartsky, Christian Aquines s/recurso de casación”, representado el Ministerio Público por el señor Fiscal General doctor Ricardo Gustavo Wechsler y la Defensa por el Defensor Público Oficial doctor Guillermo Lozano.
Habiéndose efectuado el sorteo para que los señores jueces emitan su voto, resultó designado para hacerlo en primer término el doctor Juan Edgardo Fégoli y en segundo y tercer lugar los doctores David y Mitchell, respectivamente ( fs. 77).
El señor juez doctor Juan E. Fégoli dijo:
I-
1) La Cámara Federal de Apelaciones de Tucumán resolvió, en el
Incidente formado a tal efecto, revocar la resolución de fs. 11/12 en cuanto hace lugar a la excarcelación de Christian Aquines Wartsky con caución real.
Contra dicha decisión la defensa particular del nombrado interpuso recurso de casación a fs. 49/55 el que concedido a fs. 58 y vta., fue mantenido a fs. 67.
2) Que el recurso de casación lo estimó proceden¬te en virtud de lo establecido en el art. 456 inciso 2º del C.P.P.N.
En primer lugar puntualizó la defensa que la privación de la libertad le causa a su defendido un agravio de imposible reparación ulterior, equiparándose la decisión del a quo en sus efectos a sentencia definitiva.

Manifestó que la prisión preventiva es equiparable a una pena y su justificación debe ser absolutamente restrictiva, excepcional y debe encontrarse justificado su dictado en situaciones compatibles con el principio de inocencia.
Sostuvo a continuación que la resolución atacada contiene graves defectos, resultando recurrible por la falta de motivación, puesto que el a quo: decide revocar la excarcelación que venía gozando Christian Aquines, apoyado en la presunción de que, de permanecer en libertad, intentará eludir la acción de la justicia.
Además, adunó que el Tribunal no tuvo en cuenta que su asistido tiene familia que lo arraiga , que cuando estuvo excarcelado trabajo con su padre, que se presento inmediatamente al tomar conocimiento de la resolución adversa, como también se desprende de los informes penitenciarios que su conducta ha sido ejemplar hasta el momento.
Refirió que la resolución atacada resuelve la problemática de la libertad de su defendido efectuando una interpretación literal de los arts. 316 y 319 del C.P.P.N., basándose en la escala penal y como consecuencia de ella, concluir en la presunción de que se intentará eludir la acción de la justicia.
Por lo cual señaló que la aplicación de los arts. 316 y ss. del C.P.
P.N., debe aplicarse en forma armónica con lo preceptuado por las reglas establecidas en los arts. 280 y 319 del Código Procesal.
Para finalizar hizo reserva del caso federal (fs. 54 vta. y 55). ¬- ¬ ¬ 3) Que a fs. 77se dejó debida constancia de haberse superado la etapa prevista en el art. 468 del C.P.P.N.
II-
Llegadas las actuaciones a este Tribunal estimo que el recurso de
casación interpuesto con invocación de lo normado en el artículo 456, incs. 1 y 2 del C.P.P.N. es formalmente admisible toda vez que del estudio de la cuestión sometida a inspección jurisdiccional surge que el recurrente invocó la errónea aplicación de la ley sustantiva y procesal; además el pronunciamiento mencionado es apelable en virtud de lo dispuesto por el art. 457 del C.P.P.N.
¬¬III-

Examinados los planteos traídos a examen por el casacionista, adelanto que el remedio que deduce no habrá de prosperar en tanto no alcanza a desvirtuar los contundentes argumentos desarrollados por el tribunal de a quo para denegar la soltura anticipada del procesado.
Es que tal como lo señalé al emitir mi voto in re “Rago, Jorge Horacio s/ recurso de casación”, causa n 2784, reg. n 3562 rta. el 26/9/00, si bien es cierto que existe un derecho constitucional a la libertad durante el trámite del proceso penal no lo es menos que ese derecho (como todos) no es absoluto; ello significa que los habitantes gozan de él, conforme a las leyes que lo reglamentan; el Estado puede reglamentarlo en función de una legítima finalidad: la de evitar que el individuo sometido a proceso eluda la acción de la justicia, sea impidiendo u obstaculizando la investigación del hecho o no cumpliendo la eventual pena que se imponga (Cfr. Pessoa, Nelson R.- “Fundamentos constitucionales de la exención de prisión y de la excarcelación”, págs. 55/157).
En el presente caso, la Camara de Apelaciones de Tucumán que denegó la soltura anticipada de Christian Aquines Wartsky lo hizo de manera fundada, al aludir a la gravedad de la imputación que se le atribuye -transporte de estupefacientes en calidad de autor-, así como a la existencia del antecedente condenatorio que registra el imputado Aquines Wartski,, a la pena de tres años de prisión de ejecución condicional, por el delito de almacenamiento de estupefacientes en grado de tentativa, impuesta en fecha 13 de Noviembre de 2002 .(cfr. fs. 44 vta.).
En definitiva, las circunstancias arriba descriptas le permitieron concluir al tribunal de a quo que existía una presunción de riesgo procesal y en la medida que tal conclusión aparece razonablemente sustentada, el planteo nulificatorio incoado por la defensa no puede prosperar.

Por lo demás, es dable poner de resalto que la condena que registra el procesado fue dictada en orden a los mismos delitos por los que hoy se encuentra procesado en estas actuaciones, lo cual resulta de indudable relevancia al momento de evaluar sus condiciones personales en los términos del art. 319 del ordenamiento ritual. (confr. en idéntico sentido mi voto in re “Solohaga, Sergio A. s/ recurso de casación”, causa n 6075, reg. n 8244, rta. el 16/12/05).
Al respecto, comparto el pensamiento de Alejandro Carrió cuando -en su pormenorizada reseña acerca de los factores que obstan la excarcelación- alude entre otros a la historia personal del imputado, invocando en tal sentido el informe 2/97 de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, donde se expresa que para justificar la prisión preventiva resulta especialmente importante constatar, entre otros elementos, si el procesado ha sido anteriormente condenado por ofensas similares, tanto en naturaleza como en gravedad. (confr. autor citado, “Excarcelaciones, presunción de inocencia, peligro de fuga y peligrosidad, ¿no es hora de mezclar y dar de nuevo?, artículo publicado en Revista de Derecho Procesal Penal, “Excarcelación”, Santa Fe, año 2005, pág. 81).
-IV
Por todo lo expuesto, propongo al acuerdo rechazar el recurso de casación deducido por la defensa de Christian Aquines Wartsky, con costas. Así lo voto.

Los señores jueces doctores Pedro R. David y W. Gustavo Mitchell dijeron:
Que adhieren al voto precedente.

En mérito al resultado habido en la votación que antecede la Sala II de la Cámara Nacional de Casación Pe¬nal RESUELVE: Rechazar el recurso de casación interpuesto por la defensa de Christian Aquines Wartsky, con costas. (arts. 470 y 471 – a contrario sensu-, y 531 del C.P.P.N.).

Regístrese y notifíque¬se en la audiencia designada a los fines del art. 400, primera parte del Código Procesal Penal de la Nación en función del art. 469, tercer párrafo del mismo ordenamiento legal, y remítase al tribunal de procedencia sirviendo la presente de atenta nota de estilo. Fdo: Dres. Fégoli, David y Mitchell. Ante Mi: Dra. García.

Anuncios
Categorías:Casacion penal
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: