Inicio > Fallos laborales > CONTRATO DE TRABAJO. INTERPOSITA PERSONA. FALTA DE PRESUPUESTOS.

CONTRATO DE TRABAJO. INTERPOSITA PERSONA. FALTA DE PRESUPUESTOS.

Follow abogadolonghi on Twitter
CONTRATO DE TRABAJO.
Transitorios. Supuestos en que no media contratación fraudulenta
a través de interpósita persona.
SENTENCIA Nº 36556 JUZGADO Nº 73.DOC
LEER DESDE EL SITIO DE LA CORTE
Art. 5 y 29 L.C.T.

Toda vez que la empresa Gestión Buenos Aires S.A. (de
mensajería) no es una mera proveedora de personal o simple
colocadora, sino que se trata de una verdadera empresa según los
términos del art. 5 L.C.T., con clientela propia -entre ellos la
codemandada Telefé S.A.- cuyos servicios específicos fueron
contratados por ésta última, el hecho de que las tareas del
trabajador de la empresa contratada (Gestión Buenos Aires S.A.)
haya sido controlada o supervisada por la contratante (Telefé
S.A.) no la convierte a ésta en la empleadora, sino que se debe
a la consecuencia lógica del funcionamiento de la explotación en
el desarrollo de una actividad diversificada. Ambas empresas
están legalmente constituidas, tienen distintos domicilios y
tienen objetos diferentes. Por todo ello no se configura en el
caso el comportamiento antijurídico que postula el primer
apartado del art. 29 L.C.T. que se refiere a la contratación a
través de interpósita persona.

Vazquez. Catardo.

33507/2007.
ACOSTA Jorge Gustavo c/ GESTION BUENOS AIRES S.A. y Otro s/
Despido.
1/10/09

SD. 36.556.

CÁMARA NACIONAL DE APELACIONES DEL TRABAJO.

Sala VIII.
-LEER FALLO COMPLETO-EXPEDIENTE N°33507/2007
SENTENCIA Nº 36556 JUZGADO Nº 73
AUTOS: “ACOSTA Jorge Gustavo c/ GESTION BUENOS AIRES S.A. y Otro s/ Despido”

En la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, a los 1 días del mes de octubre de 2009, se reúnen en acuerdo los jueces de la Sala VIII de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo para dictar sentencia en la causa del epígrafe, y, de acuerdo con el resultado del sorteo realizado, proceden a votar en el siguiente orden:

LA DOCTORA GABRIELA A. VAZQUEZ DIJO:

I.- La señora Juez “a quo” hizo lugar a la demanda orientada al cobro de indemnizaciones por despido y otros créditos de naturaleza laboral. Para así decidir, luego de valorar las pruebas producidas y los antecedentes del caso, concluyó, por aplicación de los artículos 14 y 29 de la LCT, que Telefé SA (Televisión Federal SA) revistió el carácter de empleadora del actor, y sostuvo que la codemandada Gestión Buenos Aires SA fue una mera intermediaria que actuó como pantalla destinada a disfrazar la verdadera situación creada. En consecuencia determinó que la situación de despido indirecto en que se colocó el actor fue ajustada a derecho en atención al resultado negativo a sus intimaciones cursadas a Telefé SA a efectos de lograr la registración laboral.

II.- Contra tal decisión se alzan en apelación ambas codemandadas a tenor de las manifestaciones insertas en las memorias de fs. 390/400 y fs. 406/409. Adelanto que por mi intermedio, los recursos interpuestos tendrán favorable recepción.
Liminiarmente, destaco que no comparto la tesis del sentenciante en cuanto a que la situación descripta deba ser encuadrada en el supuesto del art. 29 LCT., el cual en su primera parte expresa que “Los trabajadores que habiendo sido contratados por terceros con vista a proporcionarlos a las empresas serán considerados empleados directos de quien utilice su prestación”.
Telefé SA., empresa dedicada a “…la explotación de licencias de televisión abierta incluyendo la comercialización de contenidos de todo tipo y su comercialización directa o indirecta…” entre otros (ver Anexo VIII –informe pericial contable), contrató los servicios de Gestión Buenos Aires SA –empresa dedicada a “…la gestión de trámites por cuenta y orden de terceros, servicios de mensajería, cafetería y mailing en moto, vehículo automotor, bicicleta y a pie, gestión de cobranzas y pagos….” entre otros (ver Anexo V del informe contable) a efectos de cumplir con las tareas de mensajería (para la sección de cobranzas) en motocicleta, servicio por el cual mensualmente abonaba una suma determinada de acuerdo a las facturas obrantes a fs 279/283 del informe contable.
Asimismo, advierto que la empresa Gestión Buenos Aires SA no es una mera proveedora de personal o simple colocadora, sino que se trata de una verdadera empresa según los términos del artículo 5° LCT, con clientela propia –entre ellos la codemandada Telefé SA- cuyos servicios específicos fueron contratados por ésta última. El hecho de que las tareas del trabajador de la empresa contratada haya sido controlada o supervisada por la contratante, no la convierte a esta en la empleadora, sino que se debe a la consecuencia lógica del funcionamiento de la explotación en el desarrollo de una actividad diversificada.
No advierto que el presente caso trasunte una contratación irregular como la que plantea el actor en el inicio. Ambas empresas están legalmente constituidas, tienen distintos domicilios y, como ya expuse, tienen objetos diferentes, a lo que se suma que las tareas prestadas por el actor –quien se encontraba correctamente registrado para Gestión Buenos Aires SA, encuadran en la órbita de las enumeradas en el objeto social de esta última, quien es en definitiva la real empleadora.
En conclusión, no encuentro configurado en el caso el comportamiento antijurídico que postula el primer apartado del art. 29 LCT que se refiere a la contratación fraudulenta a través de interpósita persona. Y ello conlleva a reputar inválido el despido dispuesto por Acosta el día 31.07.07 respecto de la codemandada Telefé SA. por no ser ésta su empleadora. Lo dicho torna abstracto el tratamiento de los restantes agravios vertidos por ambas demandadas en su relación.

III.- Corresponde, en consecuencia analizar en el caso si la situación de despido indirecto en que se colocó el actor respecto de Gestión Buenos Aires SA, para quien luego de esa fecha continuó trabajando, fue ajustada a derecho.
Recuerdo que Acosta la intimó el 06.10.07 para que aclarase su situación laboral porque a su entender, se habían cambiado abruptamente sus condiciones de trabajo en violación a lo establecido por el art. 66 LCT, dado que le habían dicho verbalmente que no concurriera más a prestar tareas a Telefé SA. (fs. 8). Gestión Buenos Aires SA, contestó dicha misiva el 12.10.07, negando que esa hubiera sido la situación, y manifestando que se lo destinó a cumplir tareas para otros clientes debido al reclamo laboral que éste le iniciara a Telefé SA el 08.08.07 (expte. nro.60113/07 del SECLO quien a su vez la citó como tercero), y sin que ello alterara su horario, sus tareas o el salario. Asimismo, manifestó su intención de continuar la relación laboral en las mismas condiciones, le solicitó que aclarase cuál era el perjuicio alegado y lo intimó a retomar tareas o justificar sus inasistencias desde el 10.09.07. Finalmente, el 16.10.07, el actor contestó rechazando la anterior, manifestando que se encontraba en uso de licencia médica desde el 08.08.07, con alta el 08.10.07, denunciando nuevamente el cambio abrupto de las condiciones y del lugar de trabajo y considerándose despedido.
A mi modo de ver, la disolución del vínculo dispuesta por el actor fue apresurada. Ello lo afirmo porque: a) denunció un uso abusivo del ius variandi debido a un cambio abrupto en sus condiciones de trabajo omitiendo en grado irredimible especificar (no sólo en sus comunicaciones, sino a lo largo del proceso) cuáles eran los cambios alegados, dado que excepto el lugar de destino, no se alteraba ni el salario ni su horario normal. Tampoco aclaró cuál era el perjuicio ocasionado por dicho cambio; b) en su comunicación disolutoria hace mención a una licencia médica a efectos de justificar sus inasistencias pero sin ahondar demasiado sobre el particular; y c) no obstante la expresa manifestación de la demandada de su intención de continuar con el vínculo laboral dado no saber cuál era el perjuicio sufrido por Acosta, este último disolvió la relación.
Las pruebas producidas solo denotaron un intento frustrado de la accionante de demostrar un supuesto vínculo directo con Telefé SA desde el año 2001, o en su caso desde febrero de 2004 (como fuera reconocido por Gestión Buenos Aires SA) soslayando que ello aconteció debido a que sus reales empleadoras –La Postal SA, primero y luego Gestión Buenos Aires SA. (art. 229 LCT)- eran quienes lo destinaron a cumplir tareas allí, pero lo cierto es que nada aportan acerca de la verdadera causal de disolución denunciada por el actor respecto de su verdadera empleadora Gestión Buenos Aires SA.
En conclusión, estimo que la situación de despido indirecto en que se colocó Acosta no fue ajustada a derecho y por lo tanto, y teniendo en cuenta el depósito efectuado por la demandada a fs. 49 en concepto de liquidación final, cuyo recibo obra en sobre de prueba reservada agregada por cuerda, la sentencia debe revocarse.

IV.- No obstante, en relación al reclamo efectuado con fundamento en el art. 80 LCT, observo que los certificados obrantes en sobre de prueba agregado por cuerda no se condicen con los registros laborales de la demandada (ver informe contable, fs. 319) en tanto dichos instrumentos no comprenden el periodo que va desde febrero de 2004 hasta mayo de 2006 –fecha en que La Postal SA cedió el personal a Gestión Buenos Aires SA. Por lo tanto, y dado que ésta última reconoció la antigüedad del actor en sus registros, corresponde que confeccione nuevos certificados en los términos del art. 80 LCT como lo fuera solicitado en el inicio.

V.- Por lo expuesto, propongo en este voto: 1) se revoque la sentencia apelada y en su mérito se rechace la demanda, haciéndosele saber a la codemandada Gestión Buenos Aires SA que deberá hacer entrega de los certificados establecidos en el art. 80 LCT conforme lo establecido en el considerando IV; 2) se deje sin efecto lo resuelto en materia de costas y honorarios (art. 279 CPCCN); 3) se impongan las costas del proceso por el orden causado en atención a que el actor pudo valerse de mejor derecho para demandar (art. 68 y 71 CPCCN); 4) se regulen los honorarios de la representación letrada de las demandadas, actora – por la total actuación- y del perito contador en las sumas de $5.000.-, $5.000.-, $4.000.- y $2.000.- respectivamente, en atención al mérito, calidad y extensión de los trabajos realizados.- (Ley 21839 y Dec 16638/57).-

EL DOCTOR LUIS ALBERTO CATARDO DIJO:

Que por compartir sus fundamentos, adhiere al voto que antecede.-

EL DOCTOR JUAN CARLOS E. MORANDO no vota (art. 125 Ley 18.345).-

Por ello, el TRIBUNAL RESUELVE:

1) Revocar la sentencia apelada y en su mérito rechazar la demanda, haciéndosele saber a la codemandada Gestión Buenos Aires SA que deberá hacer entrega de los certificados establecidos en el art. 80 LCT conforme lo establecido en el considerando IV;
2) Dejar sin efecto lo resuelto en materia de costas y honorarios;
3) Imponer las costas del proceso por el orden causado;
4) Regular los honorarios de la representación letrada de las demandadas, actora – por la total actuación- y del perito contador en las sumas de $5.000.-, $5.000.-, $4.000.- y $2.000.-
Regístrese, notifíquese y, oportunamente, devuélvanse.
vsc

GABRIELA A. VAZQUEZ LUIS ALBERTO CATARDO
JUEZ DE CAMARA JUEZ DE CAMARA

Ante mi:

ALICIA E. MESERI
SECRETARIA

Anuncios
Categorías:Fallos laborales
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: