Inicio > Debido proceso > VEREDICTO ABSOLUTORIO DE LUCILA FREND

VEREDICTO ABSOLUTORIO DE LUCILA FREND

                                               VEREDICTO

En la ciudad de San Isidro, a los 12 días del mes de JULIO del año 2011, reunidos en acuerdo los Sres. Jueces del Tribunal en lo Criminal nº 2 Dptal. Dr. Lino Mirabell, Dr. Luis Oscar Zapata e integrándose el Tribunal con el  Dr. Hernan San Martín en virtud de la excusación de la  Dra. Clarisa Moris, con la presidencia del nombrado en segundo término, con el objeto de dictar veredicto, conforme lo dispuesto por el art. 371 del CPP, en la causa nº 13016, que se le sigue a LUCILA FREND en orden a los hechos motivo de juzgamiento y habiéndose practicado el sorteo que rige la Ley, resultó que la votación debía observar el siguiente orden: MIRABELLI, ZAPATA, SAN MARTIN procediéndose a votar las siguientes cuestiones:

Primera: ¿Se halla probada la existencia de los hechos en su exteriorización material?

Segunda: ¿Se halla probada la participación del procesado en los hechos en estudio?

Tercera: ¿Existen eximentes?

Cuarta: ¿Se verifican atenuantes?

Quinta: ¿Concurren agravantes?

VISTO que:

            Que se han incorporado por lectura a este juicio los siguientes elementos de prueba: DOCUMENTAL RODADO fs. 25, FOTOGRAFIAS fs. 29, FOTOGRAFIAS fs. 88/101, FOTOGRAFIAS fs. 139/141 – 152/158, INFORME LABORATORIO GLAXO SMITHKLINE fs. 179/181,  COPIA D.N.I. Víctima fs. 188/189,  CONTRATO LOCACION fs. 201/203,  EFECTO Nº 148 fs. 204 – 223 – 274- 301 – 501 – 799 – 917,  FOTOGRAFIAS fs. 209/211,  FOTOGRAFIAS fs. 217/219,  COPIAS DE MAIL de fs. 239/241, HISTORIA CLINICA VÍCTIMA FS. 239/241,  INFORME SERVICIO METEOROLOGICO NACIONAL fs. 418/423,  INFORME MICROSOFT fs. 424/426,  INFORME TELECOM fs. 427/431.INFORME NEXTEL fs. 437/438,  INFORME MICROSOFT fs. 439/480,  COPIA FOTOLOG Y TEXTO MESN fs. 491 – 494/500, INFORME PERSONAL fs. 509,  INFORME LABORAL ABRAMOVICH fs. 514/540,  INFORME LABORAL BARREDA fs. 541/543, INFORME DAC fs. 548/549,  INFORME FIBERTEL fs. 572/573,  INFORME NEXTEL fs. 581/587,  INFORME DAC fs. 598/600,  INFORME PERICIAL DAC fs. 600,  INFORME S/IP PRIMA S.A. fs. 607/608, INFORME PERICIAL fs. 610/641,  INFORME S/IP TELEFONICA – SPEEDY fs. 612/613,  INFORME CTI fs. 646/655,  INFORME MOVISTAR fs. 663/683, INFORME TELECOM fs. 812/813, CERTIFICADO DE DEFUNCION Y PARTIDA NACIMIENTO fs. 889 – 1060- 1060/1069,  LISTADO LLAMADAS TELECOM (fs. 890/893), PLANILLA DE ANTECEDENTES DE LA JEFATURA DE POLICIA –  MINISTERIO DE SEGURIDAD fs. 1775 – 1781 – 1870- 1873,  INFORME DEL REGISTRO NACIONAL DE REINCIDENCIA de fs. 1731, ACTA DE INCAUTACION DE FS.137, CERTIFICACION DE FS. 224, OFICIO DE FS.247, RESUMEN DEL CURRICULUM VITAE DE FS.1809/1815,  ACTA DE PROCEDIMIENTO de fs. 6/8,  ACTA DE NECROPSIA de fs. 30,  CROQUIS de fs. 34,  ACTA de fs. 35,  ACTA DE INSPECCION de fs. 86,  ACTA DE INAUTACION de fs. 109, PERICIA DE RASTROS de fs. 130/133 – 134/136 – 206/208 – 213/216,  PERICIA PLANIMETRICA de fs. 138,  AUTOPSIA de fs. 142/151 y fotografías de fs. 152/158,  ACTA INSPECCION MAIL fs. 236,  PERICIA S/MAIL fs. 237/238 – 239/241,  INFORME AUTOPSIA PERITO DE PARTE DR. GONZALEZ OLIVA fs. 260/269 – 553/554 ACTA DE VISU fs. 281/282, INFORME DAC s/comunicaciones fs. 327/357,  PERICIA ADN fs. 404/408 – 555/557,  PERICIA POTASIO EN HUMOR  VÍTREO fs. 487/488 – 571,  PERICIA fs. 600,  INFORME MEDICO LEGAL DR. FLORES fs. 729/738,  INFORME S/FOTOLOG FS. 741/745,  INFORME QUIMICO PERICIAL fs. 748/749,  PERICIA LEVANTAMIENTO RASTROS fs. 750/766, INFORME QUIMICO PERICIAL fs. 748/749,  INFORME ADN fs. 856/857,  PERICIA CIMINILASTICA fs. 767/789,  PERICIA HISTOPATOLOGICA fs. 626/629 – 882,  PERICIA ANATOMOPATOLOGICA fs. 790/797 – 697/698,  PERICIA TOXICOLOGICA fs. 823/826 – 853/854,  ACTA INSPECCION OCULAR Y LEVANTAMIENTO RASTROS GENDARMERIA fs. 836/845,  ACTA RECONSTRUCCION fs. 874/879, INFORME PERICIAL DR. CASTEX fs. 883/888 – 1224/1225, INFORME MEDICO LEGAL GENDARMERIA fs. 895/914, INFORME AUTOPSIA PSICOLOGICA que corre por cuerda al principal conforme fs. 975, INFORME PATOLOGIA FORENSE fs. 1012/1020, INFORME PERICIAL DE INSPECCION OCULAR Y RELEVANTAMIENTO DE RASTROS GENDARMERIA que corre por cuerda conforme fs. 1026, ACTA ELEMENTOS SECUESTRADOS INSPECCION OCULAR fs. 1027/1029, PERICIA ADN fs. 1045/1046, INFORME MEDICO LEGAL DIVISION HOMICIDIOS POLICIA fs. 1091/1111, INFORME DAC S/VAIC fs. 1200/1206 – 1274/1289,  INFORME ADN fs. 1213, PERICIA PSIQUIATRICA DRA QUERO – DR. BURGUEÑO de fs. 1226/1228, PERICIA PSICOLOGICA LICENCIADA ANA CABANILLAS de fs. 1265/1268, PERICIA PSICOLOGICA LICENCIADA MARTINEZ LLENAS de fs. 1229/1255,  PERICIA PSICOLOGICA LICENCIADA GRINSPUN de fs. 1256/1259,  PERICIA DE ADN de fs. 1308/1310,  ACTA JUNTA MEDICA de fs. 1366 , INFORME MEDICO DR. VALENTI – DRA DEL GESSO  de fs. 1367/1381,  INFORME MEDICO DR. FLORES fs. 1382/1385, INFORME CRIMINALISTICO Y MEDICO LEGAL de fs. 1389/1397, INFORME MEDICO DR. JULIAN de fs. 1400/1406, INFORME MEDICO GENDARMERIA de fs. 1409/1415,  INFORME MEDICO DR. GONZALEZ OLIVA de fs. 1417/1420, INFORME MEDICO DR. ARANDA de fs. 1422/1424,  INFORME DAC – VAIC fs. 1427/1485 – 1602/1695,  INFORME MEDICO DR. CHEUQUEL fs. 1486/1491, PERICIA ADN fs. 1697/1698, DECLARACION DE LA IMPUTADA A TENOR DEL ART. 308 DEL CPP de fs. 1709/1715,  PERICIA ADN de fs. 1749/1770,  PERICIA ADN de fs. 1780, INFORME DE ADN de fs. 1789/1808, INFORME MEDICO LEGAL DRA. PELLEGRINI de fs. 1823/1838, INFORME MEDICO LEGAL Y CRIMINALISTICO EN II TOMOS del DR. KVITKO Y LICENCIADO TORRES)  que corre por cuerda conforme fs. 1863),  TRANSCRIPCIONES DE RECONSTRUCCION Y TEATRALIZACION GENDARMERIA que corre por cuerda; dejando constancia que atento la nulidad parcial dictada por el Magistrado Garante en cuanto a la actuación en aquella diligencia de la encartada Frend no deberá tenerse en cuenta su participación, más si la de los restantes testigos,  EFECTO 148.-

            Que sin perjuicio de no ser la siguiente una transcripción completa y literal de lo manifestado por los testigos en las largas audiencias de debate producidas, y haber filmado el debate la acusación particular, ha de hacerse un detalle de esas manifestaciones con el objeto de dar integridad al pronunciamiento y facilitar, en su caso, la completa revisión ulterior de sus fundamentos (conf. CSJN Fallo “Casal”):

            Pablo Miguel Barrera, dijo que conocía a la imputada, que habían sido compañeros de teatro por unos años y tuvieron una relación amorosa. Que conocía a la víctima, algo de amistad, que fueron los tres compañeros de teatro. Que sufrió un perjuicio económico por un vehículo que tenía un tiempo atrás que tuvo daños por parte de la acusada y la fallecida. Que no fue mucho dinero, “…lo resolvimos, fue un mal momento y la situación quedó atrás.”, que la deuda fue reconocida en su momento.

            A preguntas del Fiscal, dijo que la relación con Lucila Frend comenzó cuando eran compañeros de teatro, duró unos dos años o dos años y medio. Que tenían una relación normal, algunas idas y vueltas, nada fuera de lo común, había algunas cuestiones de la diferencia de edad, unos diez años, “…creo que yo no me encontraba sano psicológicamente, en una situación de lucidez absoluta. La pasábamos bien, tranquilos. Creo que yo me encontraba en un cierto retraso psicológico que me llevó tiempo superarlo.”.

            Le preguntó el Fiscal por qué habían dañado su vehículo, y dijo que en ese momento había cortado con Lucila, a veces la llamaba por teléfono, al llamar hablaba a veces con Sol, que descubrieron  como que tenían alguna buena onda por lo que les pasaba y se juntaron a charlar un día, en eso surgió algún jugueteo o seducción. Que aunque no fue planificado eso sucedió un fin de semana a la noche.

            El testigo catalogó la situación referida como “un histeriqueo, nada demasiado“. Que tomaron mucho alcohol, que luego cayeron en conciencia de lo que pasaba y no pasó a mayores, ni siquiera se  besaron, que fue pasando la noche y se hizo tarde, que decidieron que todo quede así, que no pasó nada, y agregó que a su entender ambos, él y Solange “…Nos sentíamos culpables los dos al respecto, eso es como que estaba presente.”

            No supo decir si hubo un pacto para no contarle lo ocurrido a Lucila, pero que Solange iba a reponer unas cervezas que tomaron e iban a ser para una fiesta.

            Que para ese día la relación con Lucila había terminado hacía poco tiempo.

            Que un  par de días luego Luli se puso en contacto él  y estaba muy enojada, le mandó mensajes y lo llamó por teléfono, que estaba muy enojada, que fue un momento horrible.

            Días después, antes de ir a trabajar encontró que su auto estaba con las gomas pinchadas, rayado y con alguna pintada. Que fue evidente que habían sido ellas, entonces se puso en contacto con Luli,  que estaban tan enojados y mal que no podían mantener un diálogo, pero cuando todo se serenó un poco se juntaron a hablar e intentaron llegar a un acuerdo económico por el auto.

            Que no recordaba cómo fue el arreglo pero compensaron alguna deuda y se iba a pagar algo en cuotas. Que el auto era viejo igual y que la situación económica de Luli no era muy holgada, y además “…tenía razón, yo se que la lastimé mucho con lo que hice, y al tiempo tomé la decisión de perdonarle la deuda”. Dijo “…Recuerdo que cuando la perdoné tomé conciencia del luto que hacía por el corte de la relación con ella, ahí recuerdo haber sentido un alivio y un dolor muy fuerte por haber terminado una relación de más de dos años. Me llevó tiempo recuperarme de eso.”.

            Que luego de ello se vieron algunas veces cuando las cosas estaban más tranquilas. Que no sabía bien cuánto tiempo pasó entre que terminaron y la noche en que mataron a Sol, pero lo calculaba en medio año o unos 8 meses.

            Le preguntó el Fiscal por la noche del hecho en que Lucila lo llamó y al respecto dijo que “..Lo recuerdo con mucha claridad, fue un momento muy feo, yo estaba con otra persona en ese momento, había comenzado hacía un tiempo otra relación de pareja, fue un día de semana a la noche,  23 o 24 hs. Sonó el teléfono, era Lucila, estaba desesperada, histérica, llorando me dijo “Me parece que sol se murió”, intenté calmarla, y me dijo “que estaba tirada en el piso, que había sangre de la cabeza a los pies y que estaba sonando el despertador, me puse mal, y seguido a eso me preguntó “vos no tuviste nada que ver, ¿no?” “Fue una pregunta, y yo me quedé como qué puedo tener que ver yo Luli”, qué tengo que ver. Ella conjeturaba, no fue ni una afirmación ni nada. Lo que me pareció es que estaba fuera de sí conjeturando y habrá pensado eso por el tema del auto.”

            Que con Solange luego del incidente con el auto nunca tuvieron más nada pero que tal vez Lucila se quedó pensando que él la odiaba a Sol, que creía que sólo conjeturaba fuera de sí.

            Le preguntó el Fiscal si en algún momento surgió algo respecto de “un trio sexual“, y el testigo dijo no recordarlo pero que era posible aunque no sabía decir si fue en serio.

            A preguntas del particular damnificado dijo que Lucila se enojó con él porque la hirió, porque Sol era la mejor amiga y al poco tiempo de cortar había estado en una situación de seducción con su amiga. Que Lucila estaba muy enojada porque él la lastimó mucho, también hubiera pasado si él hubiera estado con otra persona, que habían cortado hace poco y ya no estaban de novios.

            Le preguntó el Dr. Damboriana si Lucila era zurda o derecha, y dijo “Creo que era zurda pero no estoy del todo seguro”.

            Respecto del tema del trío sexual que refirió el Fiscal, le preguntó si entre Lucila y Solange hubo alguna vez alguna relación homosexual, a lo que el testigo dijo que no, que aunque había en el ambiente una idea como que ser bisexual estaba de moda, y había un par de chicas en el grupo que eran lesbianas e iban a bailar a boliches gay, lo cual era una cuestión más generacional que otra cosa, él no creía que haya habido algo entre ellas, que no era para ellas un tema tan tabú como en su época. Que no recordaba si Lucila alguna vez le dijo que hubiese tenido alguna experiencia homosexual. Que eran chicas muy conservadoras pero tenían amigas de todo tipo.

            Que nunca supo él que Lucila lo hubiera engañado

            Insistió el Dr. Damboriana diciendo si descartaba una relación entre ambas, y contestó que no, pero para él no. Que nunca imaginó una situación así entre ellas. Que nunca se le pasó por la cabeza que  entre ellas hubiera habido una relación homosexual, “y si fue así no me lo contó”.

            A preguntas de la defensa respecto de la relación entre Lucila y Solange dijo que eran muy amigas, se apoyaban mucho la una en la otra, se querían mucho, muy grandes amigas, vivían juntas, creo que fueron al colegio juntas, se querían mucho. Que sol tenía un carácter muy fuerte, Luli no.

            Respecto del auto que le dañaron dijo que luego del hecho se enteró que fueron las dos en el auto de Sol.

            Que Lucila no era agresiva de ninguna manera.

            Que luego del hecho leyó los diarios y decían cualquier cosa, que se tergiversan las cosas desde la prensa, hablaban de un mail de su casilla.

            Que nunca en su relación con Lucila observó algún motivo de confrontación entre ellas, al menos nada significativo.

            Preguntado si notó alguna competencia entre ambas por él, dijo que de ninguna manera. Agregó que la vez que se iban a ver él y Solange incluso Lucila lo sabía, aunque él no se imaginó lo que luego sucedió.

            Patricia Lamblot,  madre de la víctima, contó como conocimiento del hallazgo de su hija. Dijo que era de noche, estaba en su casa por cenar, que la llamó Valeria Kohan  preguntando por Solange, que la estaban esperando y no llegaba. Que intentó ubicarla, la llamó y no atendía el contestador. Que ya por la tarde su hijo Marcos la estaba buscando y no le encontraba. Que se empezó a preocupar, Santiago también estaba preocupado porque no se había comunicado en todo el día como hacía siempre.

            Que pensó que se habría quedado dormida, y eran las 22:30 y decidieron pasar por su departamento a ver si estaba. Antes de salir de su casa la llamó Lucila y le dijo  “Vení rápido, Sol está muy mal”, luego le pasó el teléfono a Valeria, que no le dijeron si estaba viva o muerta. Fueron “volando” al dpto. Estaba Valeria, Lucila, Santi y el padre, no la dejaron pasar primero pero logró subir y la vio como la encontraron luego tirada.

            Dijo que alcanzó a tocarla, estaba fría, así fue.

            Dijo que luego creía que la hicieron bajar para que no se quedara ahí, luego volvió a subir, que estaban solos, no había llegado aún la policía, luego llegó y la hicieron bajar y no volvió a subir. Que fue con su marido y el papá de Santiago a subir la primera vez.      Que no recordaba desorden o violencia. Estaba todo en su lugar, que miró si entraron a robar, cómo estaba ella, estaba su celular cargándose al lado de su cabeza. Todo normal, no había nada tirado, nada roto.

            La planta superior tenía un ventanal que daba a un balconcito o puentecito, el ventilador estaba prendido, el ventanal cerrado medio trabado un poco con la cama.

            El ventilador estaba a un costado del cuerpo, a un metro de la cama. El lugar era muy cálido porque era primer piso. Era una noche que con la tormenta, no hizo calor ese día.

            Hubo tormenta a la mañana ese día, lo recordó porque tuvo que esperar para ir a trabajar a eso de las 7 u 8 de la mañana, que había parado la furia de la tormenta pero seguía lloviendo. Vivía en Benavídez.

            Que no escuchó un despertador, eso se lo contaron Lucila, Valeria y Santi que lo escucharon, era cuadradito comprado en el supermercado.

            Que la ventana del balcón estaba cerrada y trabada con el pie de la cama que era más larga en su pie de donde se abría la ventana.

            Que una semana luego del hecho quisieron ingresar a la cuenta de correo electrónico de Solange. Que quisieron entrar para tratar de encontrar algún mensaje que los oriente, alguna discusión con alguien. Que llamaron a Lucila, les dio una clave pero tampoco pudieron ingresar pese a probar de todas formas y ser analista de sistemas.

            Que Lucila les dijo que ésa era la clave y no conocía otra, por lo que no insistieron.

            Respecto de la relación entre Lucila Frend y Sol, dijo que en el último tiempo Sol estaba medio molesta porque Lucila dejaba todo desordenado, le usaba su desodorante, tenía que pasar por su habitación, se despertaba cuando hacía eso y se quejaba, se quejaba de una fiesta en que Sol se enojó mucho, en los últimos tiempos estaba molesta, no quería renovar el contrato, quería irse a vivir sola ya sin Lucila. La fiesta la había organizado Lucila y no Sol, y los vecinos se quejaron, cuando Sol llegó encontró botellas tiradas, personas, y tuvieron que ir a pedir disculpas a los vecinos.

            Dijo también que tuvieron un problema por un ex novio de “Luli”, Pablo que quiso seducir a Sol, él se puso violento y Sol tuvo que encerrarse en el baño para que él se vaya. Que Lucila se enojó primero con Sol pero luego lograron entenderse.

            Que Sol estaba cansada que le usara la cama Lucila. Sol llegaba y “Luli” y amigas le estaban usando la cama.

            Que eran detalles de convivencia que no son importantes pero eran los que indicaban que Sol no quería vivir más con “Luli”.

            Que a Lucila le costaba llegar a fin de mes y Sol tenía que poner algo más.

            Que su ex marido, le había puesto propiedades a nombre de Sol, se las regaló, eran heredadas del abuelo, Sol podía irse a vivir sola, eso quería, el contrato vencía dentro de los seis u ocho meses.

            Sol tenía auto, Lucila no, Sol la llevaba a todos lados. Iban a todos lados juntas.

            Que se comunicaban todos los días para ver cómo estaban, cómo hacían, cómo iban.

            Que en el velatorio recordó ver a Lucila en el último minuto antes de llevar el cajón y no haberla visto en toda la noche. Que se saludaron.

            Que no recordaba cuál fue la actitud para con ella, que no tenía demasiado recuerdo de lo que pasó, pero no recordaba haber hablado con ella.

            Que Lucila era como una hija más, tenían un excelente trato.

            Que la vio en el entierro pero no estuvo cerca de ella.

            Que el padre le pedía a Sol que se acercara a él y lo ayudara a trabajar. Le pedía que la acompañe a reuniones con abogados y eso la ponía nerviosa a Sol, ella estudiaba hotelería. Con el novio no había ninguna relación en especial, ni buena ni mala, hacía dos o tres meses que iban y venían.

            Que unos días antes del hecho estaba como triste, por cualquier cosa se ponía como mal, que ella lo atribuía a problemas con el novio que iban y venían.

            Que su hijo Marcos que trabaja con el padre no tuvo ningún tipo de amenazas. Que Sol tampoco fue amenazada para nada, se lo hubiera contado al padre, Roberto.

            Que Roberto vende láminas de polarizados y polariza autos, en Güemes y Juan B. Justo, Warnes de la Ciudad de Buenos Aires.

            Se le preguntó qué hizo Lucila luego del velorio, a lo que dijo que se acercaba como todo el mundo, los primeros días, a contar esas hipótesis que tenía porque según ella un albañil tenía ganas de salir con Sol, luego una persona que vio en la puerta, luego un compañero de teatro, luego la mucama de Santi, una compañera de facultad que estaba en el sur en ese momento.

            Que ella le preguntaba a Lucila qué podía haber pasado, para entender, que se  juntaron con las amigas para ver qué podía haber pasado, Lucila quería que se junten.

            Que cuando les entregaron el departamento la cartera de Sol estaba en el desnivel de Lucila, Lucila dijo que cuando llegó Sol estaba mirando la tele en la cama de ella. Que se enojó con ella por eso y le contó lo que pasó en su casa con la mucama de su novio.

            Que los pisos de los desniveles eran de madera, tal vez había luz entre ellos, la escalera metálica y de madera, hacía ruido, muy angosta y difícil de subir.

            Que la TV no estaba encendida.

            Que Sol se levantaba habitualmente entre las 9 y 10 hs., que iba al local del padre a llevar material, ese día la esperaban para eso. “Robi” estaba en Punta del Este de vacaciones. Que Celeste Stuchetti era la encargada del local.

            Que Celeste la llamó a Marcos para ubicar a Sol. Eso fue a las 14 ó 15 horas que no la encontraban y necesitaban el material para entregar.

            Que la recaudación del local del día anterior estaba intacta en el departamento,  Sol tenía un reloj caro y también estaba en su muñeca. El celular estaba al lado de su cabeza enchufado en la pared cargándose.

            Que todo lo que Lucila dijo o explicó o sus teorías, el Fiscal las investigó todas, que ella hizo una investigación paralela, contrató peritos y profesionales, que se investigó todo a fondo, que creía que se hizo un trabajo a conciencia.

            Le preguntó la defensa si tenía conocimiento que se haya analizado el teléfono de Sol a partir de las 8.00 hs., a lo que dijo que había mensajes registrados que no atendió, que a su criterio no se realizaron llamadas hacia afuera sino que estaba prendido y recibía mensajes.

            Que la relación entre Sol y su actual pareja era mas o menos, Sol venía tarde, era desordenada, eso a veces ocasionaba algún tipo de discusión pero totalmente normales en una casa.

            Que no la visitaba seguido en el PH, que habrá ido cinco o seis veces.

            Que del episodio de la noche anterior con la empleada doméstica se enteraron a través de lo que dijo Lucila. Santiago reconoció que hubo una discusión con la mucama, luego fueron a cenar fueron para ver si la echaban o no.

            Le preguntó la defensa por el tema de la investigación paralela, si podía explicar eso, a lo que dijo que tomó todo lo que tenía en la causa y lo hizo ver por otros abogados penalistas, peritos criminólogos, y que le digan qué creían que había pasado, y que le digan si encontraron dudas respecto de Lucila, que quería despejarla del caso.

            Que sospecha de Lucila.

            Que a los dos o tres días de la autopsia fue a hablar con el Dr. Aranda, que fue a verlo a Vte. López, que quería que le explicara y le dijo “a su hija la mataron antes de las 7 de la mañana por el estado de las livideces y rigidez del cuerpo”. Dijo eso por el estado en que había encontrado el cuerpo. Que eso a su entender fue corroborado en la autopsia y luego por unos cuantos forenses pero siempre basándose en las manifestaciones de Aranda y los médicos que realizaron la autopsia.

            Que del comportamiento de Lucila la noche del hallazgo le sorprendió verla hiperactiva contando a todo el mundo los posibles asesinos que podía haber a su alrededor. Esa noche no podía creer que podía ser Lucila, que se enojó incluso con la policía que le preguntaba por la relación entre ellas y les decía que se dejen de molestar con ella que vayan a buscar al asesino.

            Se le preguntó por la lluvia que dijo bajó mucho la temperatura, a lo que dijo no saber, un poco por la tormenta hasta que volvió a estar caluroso a la tarde.

            Se le preguntó si tenía algún otro elemento de juicio, y dijo que sí, que cuando Valeria Kohan y dos más le cuentan cómo la encontraron a Sol le sorprendió por qué Lucila no quería entrar si eran cuatro chicas, pero ella no quería como que tenía terror de encontrarse algo terrible dentro. Lo llamaron a Santiago que vive a quince cuadras, y lo esperaron. Que se pregunta por qué no podían entran cinco chicas mayores.

            Que a su entender fue al cumpleaños de Valeria para disimular, hacerse la sorprendida. Que Lucila no la llamó a Sol en todo el día, que no surge ningún llamado en los registros de Nextel.

            Que cuando le preguntó a Lucila si sacaron las cosas del departamento, nunca la miró a los ojos. Que le dijo ese día “dejé un bulto”, jamás la miró a los ojos y le dijo, incluso hoy, “YO NO FUI”.

            La defensa le preguntó si tocó a Sol cuando llegó al departamento la noche del hallazgo y dijo “Le levanté la pierna, me costó, estaba dura. Se levantó entera, no se flexionó la rodilla. Cuando llegué a las 23 hs. Estaba boca abajo. La pierna se levantó toda entera, apenas sí se movía, no estaba floja, quedó extendida. Apenas la pude mover un milímetro, quise tocarla. No hice el movimiento de levantarla. Mi hija estaba dura y fría en el piso.”

            Le exhibió la defensa la fs.  337, Puntos 16 y 18 donde surge un llamado entrante del 10/01, y dijo que reconocía el número de Lucila, que Sol le decía a ella, a Lucila, “LULETA”. Y dijo que no recordaba haber visto ese listado, que puede ser que Lucila la haya llamado a Sol o enviado algún mensaje ese día, pero pudo haberlo hecho para disimular como lo que hizo con las hipótesis que lanzaba.

            Que el auto de Sol estaba guardado en el garaje a la vuelta del departamento, lo guardaba sobre la calle Las Heras a la vuelta del PH en un garaje remisería. Era descapotable, no lo podía dejar en la calle. Fueron a ver esa noche si el auto estaba ahí.

            Que le contaron los forenses que el cuerpo de su hija fue refrigerado antes de la autopsia.

            Que se investigó a la mucama de Santiago, se la llamó, se le tomó declaración, pero fue acreditado que estuvo en la casa toda la noche.

            Que por la escalera podían subir juntas dos personas una tras otra.

            El Dr. Luis Alberto Kvitko,

                        Titular de medicina legal de la Facultad de Medicina y titular de dicho departamento, realizó un peritaje a pedido del particular damnificado. Lo ratificó y dijo que lo hicieron con el Lic. Raúl Torre, encargándose él de las cuestiones médico legales en tanto Torre se encargó de cada lesión para explicar las hipótesis posibles de víctima victimario.

            A su criterio respecto de la causa de muerte no era aceptable pensar en estrangulamiento, discrepando en consecuencia con el resto de las experticias en lo que se refiere a la causa de la muerte.

            Exhibió algunas fotografías e indicó que todas las lesiones que presenta la víctima tienen carácter de vitales, y que la muerte fue provocada por una hemorragia que generó gran cantidad de pérdida de sangre y consecuente shock hipovolémico. Que en eso coincidía con otros peritos mas no en que haya habido estrangulamiento, destacando además que el Dr. Julián realizó en su informe una cita incorrecta de Gisbert Calabuig.

            Que los fenómenos cadavéricos inmediatos son las livideces, la temperatura, la deshidratación y la rigidez.

            Que la temperatura del lugar es importante cuando son extremas pues la putrefacción puede comenzar antes en temperaturas altas. Que en el caso la temperatura estaba en el orden normal porque no había mancha de putrefacción cadavérica. No había mancha verde de putrefacción abdominal.

            Que el caso está relacionado con las livideces cadavéricas y la rigidez cadavérica.

            Dijo ser experto en cronotanatodiagnóstico a partir de la experiencia teórica y practica en más de mil quinientos casos estudiados.

            Exhibió una foto de la víctima con lesiones en el cuello obtenida en la autopsia, estudio del que partía su análisis. Que en la autopsia se verificaron existentes en lengua, labios y en el cuello. Que en él hay 4 lesiones punzo cortantes en que todos los médicos coinciden LP1 a LP 4.

            La discordancia se ocasiona con la interpretación de las lesiones lineales en forma de arco, ese es el motivo de discordia en cuanto a cuál ha sido el mecanismo médico legal productor de esas lesiones.

            Exhibiendo una fotografía del cuello de la víctima con flechas verdes y negras señaló lo que entendía como lugar de ingreso -verde- y salida -negro-, las coletas de salida son superiores y en eso coincide con la Dra. Pellegrini y el Dr. Cheuquel. En una fotografía en blanco y negro indicó cómo se advertían las que a su criterio no eran lesiones de un estrangulamiento a lazo.

            Que coincidía con la causa de muerte indicada en la autopsia: lesiones de arma blanca, violenta y homicida, más no cuando se indica “asfixia” que lleva a pensar en estrangulamiento.

            Que la víctima tenía lesiones en la nariz, en la punta de la lengua y labios, y que a su criterio ello se daba en los casos en que a una persona para ser reducida se le coloca una mano en la cara, eso priva de ingreso de oxígeno en el organismo lo cual genera  un proceso de asfixia mecánica -obstrucción de nariz y boca – lo cual provoca la lesión en los pulmones que se ha observado en el peritaje histopatológico.

            Que descartaba el uso de una almohada, pues con ella se podía sofocar pero no causar las lesiones.

            Que la víctima puede haber sido mantenida en esa situación de asfixia pero que no murió por eso, porque las lesiones en el cuello eran vitales, comenzó un proceso de asfixia pero no murió por eso aunque puede haber perdido la conciencia.

            Que la fuerza física necesaria para esa sofocación a mano dependía del estado en que se encuentre la víctima, de cómo fue sorprendida y la disparidad o no de las contexturas. Que no podría decir cómo estaba la víctima en este caso.

            Que cuando una persona enfrenta uno o más agresores con arma blanca trata de impedir que el arma llegue a su cuerpo con sus extremidades superiores. Las estadísticas marcan eso. Que si la víctima hubiera sido atacada teniendo plena conciencia de la lesión que venía tendría que haber habido lesiones de defensa y en el caso no hay lesiones de defensa, fue inmovilizada con la maniobra que explicó con la mano. También puede haber estado bajo las sábanas, acostada boca arriba, era una posibilidad.

            En cuanto a la cantidad de agresores, dijo no poder establecerlo, que a su criterio nadie podía decir en este caso si hay uno o más autores.

            Que una persona que está medio minuto sin respirar pierde el conocimiento y luego recibe las lesiones con arma blanca. Que las lesiones de arma blanca en el caso se produjeron luego de las otras de obstrucción.  Que se la puede haber inmovilizado con las sábanas, a caballo o con la mano y sin las sábanas, que eso no puede determinarse.

            Que las lesiones en la cara (nariz) tenían que haber sido con la mano o la rodilla. Que la sucesión de las lesiones fue una secuencia rápida, 30 a 40 segundos, luego de colocar la mano se acometió con el arma blanca.

            Qué pensar en el agresor, cuando no existe un móvil evidente como en este caso, no puede saberse, podría tratarse de un acto premeditado como no, que el caso a su criterio daba para las dos cosas, pensar que la víctima fue sorprendida por alguien desconocido o que luego de una discusión se pelea y termina así. Las lesiones defensivas dependen de cómo se sorprende a la víctima.

            Que con una mano se podría inmovilizar a la víctima desde delante como desde atrás, si estaba sentada en la cabecera de la cama, son especulaciones en que no puede ingresar, sobre las posiciones no se podría especular con certeza.

            Que la mano podría haberse utilizado para evitar que la víctima grite, pero que no se podía estar seguro de ello porque “no podríamos ponernos en la mente del autor”.

            Que no recordaba bien la existencia de un mordillo para dormir en la boca de la víctima.

            Se le preguntó si era posible que el agresor no haya salido manchado con esa sangre, a lo que contestó que en la escena del crimen había gran cantidad de sangre, en la cama, en el piso, pero no había salpicaduras, no encontraron salpicaduras, y que ello a su criterio se debía a que la perforación de la vena subclavia no era lo mismo que la sección de la carótida que sería imposible que no manche al agresor, que en el caso la sangre fue hacia dentro de la cavidad pleural, ocupándola para luego salir, razón por la cual a su criterio no tenía por qué haber manchado al agresor, aunque en las manos era probable que sí al clavar el puñal.

            Que la lesión que realmente mató a la víctima era la LP3 porque lesionó la vena que provocó la hemorragia.

            Que a su criterio las lesiones en forma de arco incompleto con distintas direcciones que se observan en el cuello de la víctima eran muy distintas a los surcos de ahorcadura, por lo que a su criterio no hubo estrangulamiento a lazo ni ahorcadura en el caso, que no eran posibles esos surcos incompletos que se cruzan entre sí, que a su entender el mecanismo de esas lesiones sería con la misma arma blanca luego utilizada para provocarle la muerte.

            Que se podría pensar en potencial en un homicidio con connotación pasional o sexual, pero en potencial, no pudiéndolo afirmar.

            Que a su criterio no se habrían utilizado alambres ya que los surcos no son paralelos.

            Que el arma blanca no sería un cuchillo tipo “Tramontina” porque hay trazos finos e uniformes, no acerrado, que a su criterio se utilizó un arma blanca con borde liso o un vidrio. Las lesiones de ese tipo se provocan pasando el arma blanca por el filo con suavidad y fueron anteriores a las mortales punzocortantes, como que el autor pasando el cuchillo diría “así vas a aprender… así vas a entender”.

             A preguntas que se le formularon dijo que también podrían haberse causado con el canto sin filo del cuchillo pero que no lo creía lo más probable, sino pasando el filo suavemente, que ese era en definitiva a su criterio el origen de las lesiones suaves que se dicen de estrangulamiento.

             Que a su criterio el tamaño de la hoja del cuchillo para una lesión en el pulmón como la existente en el caso no seria necesario que sea mayor a seis o siete  centímetros.

            Que las lesiones que en miembros superiores e inferiores presentaba el cadáver no obedecen a su criterio a lesiones de defensa. Que en los rastros en uñas que se enviaron a analizar nada se encontró.

            Que la excoriación lineal de 17 centímetros puede tener origen variado, que no podría decir a qué obedecía, que no estaba el dato de si era reciente o no, y no había datos que permitan determinar su data pero que no eran producto de un mecanismo de defensa.

            Que el Dr. Julián dijo en su dictamen que eran surcos de estrangulación pero que a su criterio eso no era así de ninguna manera, ni a mano ni a lazo.

            Se le preguntó si había estudiado en el caso la posibilidad de un ataque sexual, y dijo que no pues no se lo preguntaron, pero que en la autopsia se habló de una pequeña lesión en el ano, a fs. 154  refieren una lesión en hora once (mucosa despulida en hora once) que el término despulida no era feliz, pero era una lesión que no la observaba como de antigua data. Que tendría que ver la foto original pero sería a su criterio  una lesión de entre 24 a 72 hs antes de la muerte, y de naturaleza sexual no consentida. Que si la relación hubiera sido consentida no habría lesiones, por lo que esa lesión se correspondería con una lesión sexual no consentida, aunque debería ver para confirmarlo o no la foto original.

            Pese a ello le preguntó el Fiscal si el cuerpo presentaba algún signo de ataque sexual, y contestó que no.

            Que las lesiones en el caso indicaban a su criterio una intención de reafirmar el dominio del o los autores sobre la víctima, que esos cortes o firuletes daban a entender como una intención de tipo “así vas a aprender o saber“, aunque la víctima estuviese inconsciente.

            Respecto de la data de muerte, dijo que partía de las afirmaciones del Dr. Eugenio Aranda, lo que había afirmado en el expediente a fs. 833, donde dijo “rigidez cadavérica irreductible (instalada completamente) y livideces fijas.”

            Que en el ateneo no se anotó lo que dijo Aranda, y que no estuvo presente en éste, por lo que partía y supeditaba su análisis a lo dicho por Aranda a fs.833, ya que luego de esa reunión de ateneo cada uno de los profesionales salió diciendo cosas distintas, por eso él partía para su análisis de lo que dijo Aranda, que luego del Ateneo ratificó en una nueva declaración. Que el cronotanatodiagnóstico lo hacía a partir de esto, de las declaraciones de Aranda.

            Explicó que desarrolló un cuadro guía que se utiliza en España y Portugal (LA KVITKO, 1977) CUADRO DE RIGIDEZ CADAVERICA que obra en su informe, donde se tienen en cuenta para la data de muerte rigidez, livideces y temperatura.

            Que la rigidez cadavérica comienza por las mandíbulas y se expande al resto del cuerpo, que puede ser irreductible o reductible fácilmente o difícilmente, dado esto último por la posibilidad de realizar movimientos denominados de gimnasia cadavérica sin romper los músculos o estructuras.

            Que el dato de la temperatura del cadáver en este caso no estaba, pero que no es imprescindible pues si bien se podrían aplicar fórmulas las mismas han sido por algunos autores cuestionadas.

            Que en razón de los datos aportados en el caso, de acuerdo a su cuadro para el cronotanatodiagnóstico, y citando a Gisbert Calabuig, quien dice que la rigidez es máxima a las 24 hs aunque puedan ser 23 o 25 pues son aproximaciones, pero no 13 hs como ha dicho el Dr. Julián en su informe, y que las livideces se fijan a las 12 hs (no desaparecen al tacto), concluye que el cadáver en el caso tenía unas 24 hs al momento del examen realizado por el Dr. Aranda, o entre 22 hs y 25, pero no 18 ni 15 ni 12, que no podía aceptarse otra cosa.

            Que a su criterio no habría dudas que la data de muerte en el caso era de 24 hs, siempre supeditado a lo manifestado por el Dr. Eugenio Aranda a fs. 833 que ratificó luego del ateneo.

            Que en cuanto al dato indicado en el cuadro de FRIO o MUY FRIO dependía de la experiencia pues en realidad un cadáver siempre parece más frío. Que la indicación de 24 hs se sostiene en un rango de temperatura de entre los 20 y 25 grados ambiente. Que un ventilador no incidiría pues solo hacer circular el aire mas no refrigera, que a su criterio no incidiría una ventana cerrada o abierta en el caso pues la víctima era joven y sana.

            Cuando la defensa le indicó al testigo la existencia del informe del Dr. Aranda de fs. 1422/24 donde dice que la muerte de la víctima habría ocurrido ente las  7 y 13 hs del 10 de enero, dijo desconocerlo, pero que de acuerdo a sus estudios estando ante un cadáver frio, con rigidez completa e irreductible y con livideces fijas, sin putrefacción“ el resultado es el que él había dado, y debería preguntarse entonces al Dr. Aranda como llegó a ese parámetro de entre las 7 y 13 hs del 10 de enero de 2007, que aunque lo cite a él esa no sería su conclusión con esos parámetros, pero que de todas formas a fs. 1727 el Dr. Aranda ratificó lo dicho a fs. 833.

            Que en el caso de ser la rigidez completa y reductible se diría de 12 a 18 hs, pero su análisis partía de lo dicho por el Dr. Aranda. Que a su criterio cuando un cadáver esta frío tiene alrededor de 18 hs, aunque siempre de todas formas cuando se dice 18 hs podría ser una hora más o menos ya que no es taxativo el parámetro.

            Que la temperatura del cuerpo de haber sido tomada podría ayudar pero de todas formas habría una discusión acerca de cómo realizar el cálculo.

            Respecto del humor vítreo refirió que en el caso estaba mal realizado el estudio, porque según esta determinación indicaría que la mujer murió cuando estaba viva, los datos que arrojó ese estudio en el caso son sin dudas incorrectos.

            Que si la temperatura ambiente en el caso era de 26 grados no cambiaba su dictamen pues lo normal está entre 16 y 26 grados, en cuyo caso el cronotanatodiagnóstico no varía en más de una hora.

            Que la rigidez cadavérica desaparece cuando aparece la macha de la putrefacción, lo que ocurre a las 36 hs, cuando desaparece la misma rigidez.

            En cuanto a las livideces y su transposición dijo que si el cuerpo quedó en una misma posición por 12 hs -algunos autores dicen 15 hs- las livideces se fijan y aunque se lo de vuelta no se mueven ni desaparecen a la presión, en cambio si estuvo 6 horas las livideces estarían generalizadas pero no fijas por lo que al cambiar la posición comenzarían a escurrir por acción de gravedad al nuevo plano.

            Que si fuera cambiado a las 6 ó 6 hs y media, como se fijan a las 12 hs , el cuerpo va a tener la misma intensidad en las livideces, mas si es cambiado a las 12 va a haber diferencias entre unas y otras livideces.

            Que en el caso de autos, aunque no es matemático, el cuerpo tiene que haber sido cambiado de lugar más cerca de las 5 horas, entre 4 a 6 horas de la muerte, o 4 a 8 hs como máximo, que no había a su criterio trabajos en este punto que pudiese citar solo experiencias.

            El Lic. RAUL OSVALDO TORRE

            Ratificó los dictámenes que realizara y están incorporados por lectura.

            Que trabajó primero en el caso como funcionario del Ministerio de Seguridad, originalmente en carácter oficial y luego el particular damnificado le solicitó si podía continuar y presentó el informe junto al Dr. Kvitko.

            Que su trabajo en el Ministerio era facilitar el acercamiento con los Fiscales dando celeridad en todo lo que necesiten, que en este caso eso no ocurrió pero personalmente llevaba documentación del caso. Que lo llamó el Dr. Guevara y le pidió que participe en el caso, que no fue mucho lo que hizo en la esfera oficial pero libró algunos oficios, que su trabajo era pericial y se baso solamente en elementos objetivos de apreciación y no en declaraciones.

            Que una de las cosas que le preguntó el Fiscal era la mecánica de producción del hecho, si el autor era diestro o zurdo.

            Que no investigó la vida de la víctima ni del imputado, sólo hizo el trazado del perfil criminal, tema sobre el que tiene tres libros.

            Que de la escena del crimen en el caso tenía dos interpretaciones.

            Que tenía la convicción que las líneas del cuello las produjo un elemento de canto que no quiere decir que no tenga filo del otro lado, podía ser un cuchillo del lado del lomo -por eso se inclinó- o un cuchillo muy poco afilado.

            Que a partir de dicha impronta hacía dos interpretaciones, una que el criminal haya tenido la intención de generar esas lesiones sin llevar a la víctima a la  muerte, o bien que no pudo resolver un degüello por algún motivo, por un factor de conmoción o efecto de una droga.

            Que a su modo de ver han tomado a la víctima de atrás para acallarla y con la mano izquierda provocaron las heridas, le taparon la boca para luego producir las heridas, por ello pensaba que pudo haber sido una persona zurda.

            Que la coleta de las lesiones hablaba de un arma con filo, que creía sería una sola arma en un hecho dinámico, las lesiones lacerantes con el canto del arma y luego las punzocortantes.

            Que le daba la sensación de la intervención de un único agresor.

            Que las lesiones según la Dra. Pellegrini eran de derecha a izquierda así que si fueron hechas de atrás corresponderían a un zurdo.

            Que la muerte por degüello era más de “paisano“, “de campo“, sin embargo en el gran Buenos Aires ocurren hechos de este tipo con gran carga pasional que no descartaba en el caso, o el componente sexual que no es lo más probable en este caso.

            Que el trazado de un perfil a partir de la escena de un hecho era algo posible, no matemático, una escena posible que debe ser luego estudiada. Son esquemas de posibilidades sobre el perfil de un NN.

            Respecto de qué entendía por pasional, dijo: celotipia, traiciones, parejas rotas, puede ser por connotación económica.

            Exhibió una proyección mostrando fotografías del expediente y utilizando un software para el análisis de las lesiones. En una fotografía en blanco y negro, por luces y sombras indicó cómo se advertía la profundidad de las lesiones, indicando a su criterio cuáles eran las zonas de ataque, zonas del fondo aplastadas -por eso habló de canto y no filo-, otra lesión que es coleta de salida.

            Que a su criterio, de haberse tratado de un dogal la lesión sería pareja, y no lo es.

            Que en general, el autor del hecho en estas lesiones está de atrás de la víctima, ya que de estar el autor de frente la lesión sería más corta.

            Que no podía descartar que la víctima haya estado de pie pero no lo creía.

            Que las lesiones comienzan más atrás del lado derecho del cuello y son de derecha a izquierda por lo que el autor tuvo que usar a su criterio la mano izquierda.

            Que el gran problema de esta investigación a su entender es que se habla de lesiones apergaminadas, y cuando se habla de ello son lesiones antes, durante o inmediatamente después de la muerte.

            La profundidad de los surcos es a su entender mínima, pero quienes más autoridad tienen para pronunciarse al respecto son los que vieron el cadáver pues su trabajo era sólo sobre imágenes, que la autopsia es soberana.

            Respecto del orden de las lesiones indicó que la lesión LP 4 se encontró con la lesión cortante anterior, la coleta de salida corta las paredes de la lesión cortante, por lo que la cortante es anterior. Que lo  mismo sucedió en la LP2, la lesión cortante es anterior porque no ha aplastado los labios de la punzocortante.

            Respecto de las otras lesiones de la boca, nariz, labios, dijo que a su criterio el pulgar derecho del autor presionó la nariz y ocasionó las lesiones, la mano derecha desde atrás. El aparato de ortodoncia y la presión ocasionaron esas lesiones. Puede que el inicio del hecho fuese con la víctima en pie.

            Que respecto del tamaño del arma, la Dra. Pellegrini en informe ampliatorio dijo que el arma no tiene menos de 10 cm de largo y no menos de uno de ancho. La sierra está descartada porque hubiera desgarrado.

            Que a su criterio se trató de una sola arma blanca.

            Que a su criterio la víctima estaría acostada en la cama boca hacia abajo y con la cabeza levemente levantada -como se ilustra en su informe-.

            Que esa era a su criterio la hipótesis más probable, las lesiones hechas con la víctima en esa posición y el autor detrás, aunque existe otra posibilidad.

            Reiteró que las lesiones cortantes fueron a su criterio producidas entonces por la misma arma blanca y porque el autor no pudo resolver un degüello o porque quiso que la víctima sufra.

            Que luego de las lesiones se produjeron tres movimientos del cuerpo.

            La otra hipótesis que a su entender era posible pero no la que él sostenía como principal, es estando el autor de frente a la víctima, posición que indica en imágenes pero que no era la principal a su criterio por la ausencia de un grupo de lesiones defensivas.

            Que si el autor atacó de frente debe haber sido derecho, si lo hizo de atrás zurdo.

            Que de frente era posible, pero no probable que se busque el ángulo de ataque que tienen las lesiones en este caso.

            Que en el caso, desde el punto de vista de la víctima, había cierto grado de indefensión, lo cual ponía en situación relativa la fuerza del agresor.

            En cuanto a las posiciones del cuerpo, dijo que primero la víctima debe haber permanecido sobre la cama boca abajo perdiendo sangre, un tiempo en esa posición, luego fue girada boca arriba para que pudiera su prenda superior chupar la sangre en la parte posterior como se observa en las fotografías, -la marca que tiene, una raya, es la marca de la almohada -, y su posición final luego es en el piso. Por eso según su criterio hubo tres posiciones.

            Que en la zona de la entrepierna se veían impresiones digitales, la marca de los dedos. El autor cuando manipuló el cadáver tenía las manos ensangrentadas. Están corridos, el criminal tenía la mano muy cargada de sangre. Que sin dudas el cadáver fue manipulado con las manos ensangrentadas. En la ropa también podría tener sangre.

            Que ese movimiento del cuerpo pudo ser inmediato o tres horas después, pero seguro ha requerido un tiempo para que el cadáver se desangrara y que absorbiera la sangre de atrás en la ropa.

            Que estos movimientos no tienen a su criterio mucha explicación, el criminal pudo haber tenido un motivo pero no se podría saber.

            Que a su criterio si únicamente hubiera estado boca arriba no hubiera perdido la sangre la forma en que lo hizo sobre la cama.

            Que no hubo evidencias de un ataque sexual previo.

            Reiteró que de todas formas había que privilegiar a los profesionales que observaron el cadáver y el lugar del hecho puesto que su trabajo era sobre las fotografías.

            A preguntas de la defensa dijo que no investigó el lugar del hecho respecto de manchas dinámicas ni si el autor se lavó la sangre, que ello no le fue solicitado pero tenía entendido que lo hizo el Lic. Cottier, que no contestaron más preguntas en su informe porque no se lo pidieron, que tampoco fue al lugar del hecho porque no lo envió el Fiscal aunque le hubiera gustado ir.

            Le preguntó el Fiscal sobre el móvil para un homicidio, si siempre existía o no, a lo que dijo que desde el punto de vista criminológico muchas veces se lo tenía y otras veces no.

            Realizó una explicación del trazado de un perfil criminal, concluyendo que respecto de una personalidad que pueda cometer este hecho es, que quiso degollar y no pudo, ó quiso lesionar especialmente así para hacer sufrir a la víctima, hay dos posibilidades. Si estamos ante la primer opción en que no se pudo resolver un degüello podemos estar ante una personalidad normal afectada por stress o un tóxico, en el segundo supuesto en que las lesiones fueron hechas para el sufrimiento de la víctima, estaríamos ante una personalidad sádica. En este caso hay que pensar en un trastorno antisocial de la personalidad, sujetos que pueden neutralizar los efectos nocivos de un hecho semejante, no tienen culpa, es necesaria una personalidad psicopática, una forma de ser, pero en el primer caso de error en el degüello no. Si fue cometido con la intensión de hacer sufrir en el hecho el autor tiene una rasgo sin dudas antisocial, psicópata.

            Respecto de la marca que la víctima posee en la parte anterior de una de las piernas y se correspondería a la forma de un encendedor, dijo que podía ser tal vez particular, un encendedor muy particular, y pudo ser movido el cadáver para recuperarlo, que eso fue lo primero que pensaron, porque el objeto estaba debajo del cadáver y falta, aunque tuvo que estar el tiempo necesario para que se fijen las  livideces cadavéricas, tal vez un objeto con alguna publicidad.

            Que debajo de la pierna debió estar entre  12 y 18 hs según el autor que se utilice.

            Que el encendedor representó un interrogante porque se podía especular que el autor removió el cadáver para sacarlo porque podía incriminarlo, aunque eso no puede establecerse.

            Alfredo Abramovich, padre de Santiago, novio de la víctima declaró que el día de la muerte de Solange fue un miércoles, 10 de enero, que habían ido a cenar a un restaurante a San Isidro con Santiago. Que en el transcurso de la cena, Santiago intentó comunicarse con Sol y le comentó que no la había ubicado en todo el día.

            Que cerca de las 22 o 2230 terminando de cenar, Santiago recibió un llamado y le pidió si podía  llevarlo a su casa y quedarse con el auto porque se iba a encontrar con la compañera de Sol, con quien compartía el departamento.

            Que lo dejó en su casa  y a los 10 o 15 minutos lo llamó al teléfono fijo y le dijo que Sol estaba tirada en el piso en un charco de sangre.

            Que el día 9 a la noche Santiago le había contado de un episodio que hubo en su casa entre la empleada doméstica y Solange. Que no presenció el episodio sino que se lo comentó Santiago. Que hubo alguna agresión física de la empleada hacia Sol. Que en ese momento le pidió a Santiago que vaya a comer afuera y que cuando llegara su madre le pediría que tome las medidas del caso, que eran despedir a esta señora,  una mujer de unos 40 años.

            Que hasta ese momento era una buena empleada doméstica, no había notado nada pero Santiago luego le contó que se le insinuaba y él la rechazaba. Que su intención era hablar con su mujer el miércoles a la noche para que la despidiera.

            Que cuando lo llamó Santiago por lo de Sol le pidió al custodio de la garita que se fije que no salga nadie de su casa por la empleada, llamó al 911 y aportó la dirección que le dio Santiago, a una 15 cuadras de su casa, que luego fue al lugar.

            Que al llegar lo vio a Santiago y dos chicas jóvenes que no sabía quienes eran.

            Que entró a PH y la vio a Sol tirada boca abajo con una mancha de sangre, le tomó el pulso, que la mano estaba fría como un mármol, que también le tocó el cuello.

            Que a los 15 ó 20 minutos llegan los primeros policías, y a partir de ello comenzaron a trabajar, que antes que la policía llegó la madre de Sol.

            Que le solicitaron sea testigo y empezaron su trabajo: tomar huellas, revisar la basura (la revisaron), muestras. El tacho de la basura estaba en la planta baja hacia el fondo, sacaron unos cigarrillos de marihuana, colillas, dos o tres.

            Respecto de la escalera que subió, dijo que el cuerpo de Sol estaba en una especie de sobrepiso al que se accedía por una escalera caracol empinada, muy recta, metálica, no de fácil acceso, que le costó subirla, tenía que agarrarse de la baranda, que por ella pasarían dos personas juntas pero con dificultad dependiendo de su grosor.

            Que del lugar en que estaba la víctima recordaba una mesa de luz, una cama de plaza y media, que había un balcón, que se enteró de ello cuando llegó la policía que abrieron la puerta y lo vio. Que no recordaba cómo estaba esa puerta cuando subió la primera vez pero que pensaría que estaba cerrada pues luego la abrieron, que además de él subió la madre de Sol antes que la policía.

            Que las chicas presentes eran la prima de Sol y la chica que vivía con ella, que no recordaba particularidad alguna del comportamiento de ellas pues no tuvo contacto ya que estaba preocupado por su hijo, tratando de acompañarlo cuando no estaba con la policía.

            Que su hijo estaba asustado por la sensación de horror, por cómo vio el cuerpo de su novia, por lo que estaba viviendo, le decía “vos tenés que ayudar a encontrar quién hizo esto, me tenés que ayudar“. Que lo de la empleada doméstica fue lo primero en que pensó.

            Que no le constaba si esta mujer sabía donde vivía Sol, pero a eso de las 4 o 5 de la mañana la fueron a buscar a su domicilio porque él le contó lo ocurrido con la doméstica la noche anterior a la policía, estaba durmiendo en su domicilio y el garitero le dijo que nadie había salido. Que la policía la interrogó por muchas horas, y al mediodía siguiente el comisario le dijo que no creía que la mujer podía tener la capacidad intelectual y los medios para participar en un hecho así. Me dijo que sus características no daban. Que descartaba una relación entre esta señora y su hijo porque le creía a su hijo.

            Que la señora vivía durante la semana en la casa y tenía un hijo. Que si la noche del martes la empleada se hubiese retirado de su domicilio lo hubiese notado pues tendría que pasar por su dormitorio. Que el miércoles salió de su domicilio hacia el centro con Santiago a eso de las 8 u 8:15 hs, que la señora quedaba en el domicilio, que su mujer no recuerda si se quedó o no pero cuando se fue su mujer estaba.

            Que no recordaba si Lucila subió a la escena del hecho mientras estuvo presente. Que no le constaba tampoco si subió con Santiago, que este le dijo que subió solo.

            Respecto de si algo en ese momento le llamó la atención de Lucila, dijo que no. Que luego del hecho, el viernes o el sábado, Santiago le preguntó si podía invitar a almorzar a Lucila a casa, que esa vez habló con ella por primera vez. Que cuando terminaron de almorzar subieron al cuarto de Santiago y al rato bajó Santiago alterado y le dice que era porque Lucila le había contado cosas muy fuertes, muy duras que lo pusieron muy mal. Algo de un viaje a México de Sol y algo que le pasó. Que lo que le llamó la atención es que en un momento de tanto dolor se generaran temas que agudizaban el dolor o el sufrimiento, aunque no sabía cómo fue que se generó el tema.

            A preguntas puntuales respecto de si cuando llegó la policía al lugar del hecho hubo alguna manifestación de Lucila al personal interviniente respecto del cuerpo de la víctima, dijo no recordarlo. Que cuando ingresó al domicilio escuchó el ruido de un despertador que no sabe quién lo apagó.

            Que a su arribo al PH las puertas estaban abiertas, ambas. Que no le dijo Santiago si estaban con llave colocada.

            Que al lugar calculaba llegó a las 23 ó 23.30.

            Respecto de si alguien solicitó que le taparan la cara a Solange, dijo que sí, pero que no estaba seguro si eso ocurrió el día del hecho o en la reconstrucción que fue muy fuerte. Que algo de eso hubo pero tenía un recuerdo muy vago, sí que lo pidió Lucila, que creía que fue el 10 de enero.

            Que respecto de la puerta del balcón no recordaba si habría hacia adentro o hacia afuera, sí que hubo algún episodio con la puerta porque la policía buscaba una herramienta o algo.

            Respecto del momento en que tocó el cuerpo para buscar el pulso dijo que no movió ningún miembro, que no movió la mano, que le tomó la mano izquierda sin moverla. Que no recordaba ello en la reconstrucción, del esfuerzo que dijo el Sr. defensor. Que leyó el acta de procedimiento antes de firmar.

            Laura Lucia Martinasso, fue convocada por la defensa en su calidad de policía con funciones en la Dirección de Análisis de las Comunicaciones.

            Exhibido el informe de fs. 1427/84, dijo se trataba de un informe de comunicaciones, que lo reconocía como lo que le solicitaron. Que se realizó un intervínculo con el sistema VAIC.

            Que el número de Solange surge de fs. 1431, donde dice NEXTEL 011554294779, que ese era su número a nombre de Marcos.

            Que a fs. 1449 y las páginas que siguen existen llamadas salientes de ese celular de Solange y la fecha y hora de las llamadas. Se informan comunicaciones sin duración. Que en el caso de Nextel cuando se utiliza el radio la duración aparece en  0 cuando se quieren comunicar y no abren el canal.

            Preguntada para que diga qué significaba en el caso de los llamados que no tienen duración, dijo que no sabía, que la empresa informó que sobre el teléfono pero no hubo comunicación, puede ser radio o que salta la casilla de mensaje y que no hablan.

            Se le preguntó a la testigo si ese listado indicaba que se trató de usar el teléfono de la víctima para llamar, y dijo que sí, según surgía del informe el abonado llama, pero que no sabía si la constancia era fehaciente, sí que la empresa lo informó así.

            Que ante lo poco concreto de las respuestas de la testigo se insistió preguntándole si había llamados de ese teléfono hacia afuera, y dijo nuevamente que no sabía pero que la empresa así lo había informado, que si la duración es cero no sabía si hubo comunicación, pero sí que era un intento de comunicación, y así aparecía en fecha 10 de enero a las 8:55 AM, repetidos 10:13:38 AM, otro 10:20:28 AM, .10:27:10 AM, 10:30:18 AM, 10:30:41 AM, 10:35:26 AM, 10:44:55 AM. 10:58 AM, 10:05 AM, 12:21:09 PM, 12:21:38 PM, el que sigue es un llamado entrante de Auto-Tint.

            Se le preguntó entonces si desde ese teléfono salieron los llamados, si podía decir ello, a lo que contestó que ella no podía decirlo pero que la empresa le mandó la información así, que desde ese teléfono de la señorita salieron esos llamados.

            Que no podía determinar si esas llamadas fueron hechas por radio o teléfono ya que la empresa lo informaba igual. Que la empresa informó que las alertas las informaba con duración cero. Que las salidas eran del teléfono de la víctima.

            A preguntas del Fiscal dijo que hacía nueve años que se desempeñaba en la dirección de análisis de las comunicaciones. Que le había sucedido que la empresa informe erróneamente pero que ello no era común, que no era habitual sino una vez cada tanto, afirmando que de cada 100 causas le habrán mandado algo mal en tres. Que no recordaba si en el caso habían enviado alguna información errónea sobre mensajes de texto.

            Que no podía decir si esas comunicaciones de las que habló podían ser o no reconocimientos de antena, sí que lo que ella pedía a la empresa eran comunicaciones y no si estaba captando el celular.

            Que las llamadas en cuestión que tienen duración cero fueron dirigidas a la casilla de mensajes como se lee en el listado.

            Michelle Fliess, dijo conocer a la imputada por haber concurrido al mismo establecimiento educativo aunque a distintos años ya que la imputada era más grande que ella. Que no tenía trato frecuente con ella, y que al momento del hecho era novia de Marcos, el hermano de Solange aunque antes de ello siempre fue amiga de la familia de Solange.

            Que empezó a salir con Marcos más o menos en 2005, que era muy amiga de la familia, que con Sol se veían con frecuencia.

            Que el 1 de enero de 2007 se fue de vacaciones con amigas y Marcos con sus amigos. Que Marcos le dijo que volvería el 8 de enero a Buenos Aires para el cumpleaños de su madre, que también le dijo que iba a tener una sorpresa, que ella pensó que iba a ir a verla. Que como no fue la llamó a Sol el 10 de enero a las 0:30 ó 1:00 hs aproximadamente, que la llamó por Nextel, que abrió el canal y le habló unas cuatro veces y que envió como veinticinco alertas.

            Le preguntó el Fiscal si de acuerdo al trato que tenían Sol la hubiera “desoído”, y dijo que no, que Sol siempre la atendía.

            Indicó que su sobrenombre era “Pipi”.

            Se encuentra agregado que hay llamados de radio a nombre de “Pipi” y en la agenda de Solange figura la testigo con ese apodo.

            Dijo también que conocía el domicilio de la víctima, que no tenía puertas interiores salvo la del baño y la canción que tenía Sol en su teléfono sonaba fuerte por lo que a su criterio sería muy raro, imposible que no la escuche en ese lugar. Que durmió alguna vez con Sol y cree que lo hubiera escuchado.

            Que conoció a Santiago el novio de Sol y su relación era normal, con las peleas normales de una pareja. Que el padre de Solange compra encendedores raros o característicos pero no estaba segura si Sol tenía alguno tipo “Zipo” oro o plata.

            Patricia Ines Martínez Llenas, perito Psicólogo del particular damnificado, ratificó su informe de fs. 1229/55. Dijo ser  Lic en Psicología de la Universidad de Belgrano y que hizo estudios en 1994 en París y especialidad en psicología con test. Que era docente en Filosofía de la Facultad de Morón, y en Psicopatología y Delito de Cátedra de Mariano Castex.

            Que a su forma de ver, habiendo analizado la personalidad de la imputada y el expediente, observó contradicciones profundas entre lo que aparecía en el expediente y su presentación. Que las conclusiones a que arribó es que era narcisista, no neurótica para nada y no tenía sentimiento de culpabilidad en su personalidad profunda, rasgos manipulatorios e histriónicos porque no quería hablar. Que esto constituye su opinión no compartida por los otros profesionales.

            Que la unanimidad entre todos los profesionales estuvo en la existencia de un  juicio conservado, no es una psicótica y tiene juicio de valor.

            En lo personal, dice haber encontrado una personalidad narcisista que puede pasar al acto en situación de stress, que no tiene tan formado el super yo, como las personalidades psicopáticas, las personalidades psicopáticas tienen una formación de base narcisista, el rasgo psicopático es de una personalidad de base de estructura narcisista.       Dijo haberse tomado el trabajo de comparar mucho el expediente y ver qué pasaba, si era una “personalidad angelical” cómo se presentaba o no. Que advirtió que la imputada “negaba” y “proyectaba“, “yo no fui, fue el entorno de Robi, que es el papá, fue un obrero”, “proyecta“, no había mecanismos de defensa ricos, había proyección, negación y minimización. Minimización en el sentido de decir “tal cosa no es importante”.-

            Dijo que en el test de Rorschach dio 17 respuestas pobrísimas lo que no era compatible con un nivel universitario, dio un resultado pobre que prácticamente no tiene utilidad, fue evitativa y por eso prácticamente su resultado no sirve. Que no colaboró la paciente. Que también se negó a pasar por el test de Phillipson, que es para ver cómo maneja las relaciones efectivas con los otros.

            Que tuvo en cuenta un mail de la causa, y que cuando le preguntaron por su relación con Pablo, dijo “todo bien, él quería una relación de futuro, yo no“, lo minimizó diciendo que no era importante en su vida, lo cual no se correspondía con el expediente porque ella le decía en un mail por un hecho que lo “iba a matar”. Que a su criterio, ello muestra la diferencia entre la entrevista y lo que surge de esa relación con Pablo a partir de un hecho que surge de ese mail.  Que la rotura del auto lo presentó como una travesura cuando no lo fue, que a su criterio minimiza el hecho. Que a su criterio nada era importante en este psiquismo.

            A otras preguntas orientadas a que fundamente su posición, la testigo refirió que en la lámina cuatro de test de Rorschach, que es la más importante, la de la figura paterna, la del “super yo“, la rechazó. Que vio piernas con zapatillas como si salieran de un cuerpo, no de cuerpo, ni de persona, ni de animal. Que le llamaba la atención que no haya podido describir lo esperable, lo normal, la idea de un monstruo en la lámina esa que se relaciona con la figura paterna.

            Agregó que esto lo relacionaba con que en el expediente hay fotos de un cuerpo con dos piernas, fotos del cuerpo y hay que ver a su criterio si no se relaciona lo que dijo de la lámina 4 con el cuerpo de la víctima en este caso. Que en la causa hay fotos de las piernas de la víctima.

            Que se le preguntó a la testigo si esas fotografías las había visto con zapatillas, y contestó que eso no lo recordaba.

            Que esos datos que aportaba no eran unánimes y por esos había presentado informe por separado. Que no coincidió con los demás peritos en estos puntos.

            Que no sabía si la no realización del test de relaciones objetales se debió a una negativa de la peritada o a qué si hubo una recomendación profesional para ello o no, que ella sólo podía decir que lo pidió la Fiscalía y no se hizo.

            A preguntas que le fueron formuladas indicó sin embargo que la peritada siempre contestó lo que se le fue pidiendo salvo una sola vez la perito de parte le dijo que no conteste algo porque involucraba una nulidad procesal.

            Que no se determinaron rasgos de homosexualidad.

            Que no encontró en el caso relación de dominación mas sí de manipulación. Que no podía decir si en el caso hubo algún elemento pasional.

            A preguntas de la defensa dijo que “personalidad angelical” no era un término técnico, sino que era como la peritada se presentaba a su criterio, lo cual tiene que ver con el histrionismo, minimización de lo que se le preguntaba -“todo bien, divino, perfecto“- , un “fingimiento de que todo era perfecto“.

            Que a su criterio hubo un “desgaste” en la relación y un problema pasional con el novio, se enojó, hubo un acuerdo, le arruinaron el auto, y esas fueron sensaciones de gran tensión.

            Que ella se mostraba como totalmente a-conflictual.

            Dijo que a su criterio el psicoanálisis era algo científico al igual que los test, aclarando luego que eran estadísticos y científicos, y que tenían el horizonte epistemológico de las ciencias sociales.

            Se le preguntó del por qué no observaba signos de culpabilidad, y dijo que “desde la clínica” no se observaban, que había minimización, negación y proyección.

            Agregó que observó algún rasgo de mendacidad, de querer ocultar, no decir, minimizar, ejemplificando que la mendacidad estaba en minimizar o en lo que dijo que era una travesura, lo del auto, y no lo era. Que en una nota de la revista ”Para Ti” la peritada dijo que le habían reventado el auto, como dándole su merecido.

            También dijo no creía que la idea de venganza haya podido partir de Sol.

            Que se quedaba igual con incógnitas, que era un caso que dejaba a su criterio muchas incógnitas.

            Dijo también que a su criterio había una “disociación” en la personalidad de la paciente, ocultaba la impulsividad.

            Cuando se le pidió que ejemplifique al respecto, repitió lo del hecho del daño al vehículo y que a su criterio un indicio de mendacidad era asimilable a negar o callar, de mostrarse fingidamente.

            Que respecto de los pasajes al acto estaban dados por la falta de frenos inhibitorios, por la no culpabilidad a nivel estructural de la personalidad, y cuando se le pidió explicación de ello, una vez más se limitó a decir que ello surgía del estudio de su perfil de su personalidad.

            La Lic. María Isabel Ortiz, Perito oficial, bióloga, manifestó que hizo el análisis comparativo de ADN en el caso. Exhibidos los informes de fs. 1749/70 y 1780, los reconoció como los estudios realizados.

            Indicó que hizo varios peritajes en la causa, que en la primera analizó pelos de la mano derecha e izquierda de la víctima, todos pertenecían a ella, luego hizo estudios sobre una copa y una colilla de la que no pude obtener ADN. Luego sobre una bombacha donde se obtuvo un perfil masculino.

            Luego se estudió un filamento piloso con una costra de sangre, la sangre correspondía a la víctima, y en el pelo había dos perfiles mezclados, uno femenino correspondiente a la víctima y otro que por debajo del perfil de detección se correspondía con un perfil masculino minoritario.

            Que el perfil masculino no pudo terminar de descartarlo, estaba en el límite de detección, si hubiera tenido con quien cotejar podría decir a quién correspondía, que podía entonces ser  un perfil masculino o un artefacto de detección.

            Que como la muestra única es destructiva no pudo seguir trabajando en eso. Que el ADN del pelo perfil masculino detectado permitiría identificar a un individuo determinado si tuviera con qué cotejar.

            Que cuando se tiene un perfil masculino se reserva como en este caso hasta que se ordene cotejar.

            Que el masculino de la bombacha es diferente al del pelo y también está reservado.

            Respecto de conclusión de fs. 1780, dijo no recordarla, y que a partir de ella se podía concluir que el perfil minoritario no correspondería a Lucila Frend, y el perfil masculino se correspondería a un artefacto, suciedad.

            La muestra de ADN de la bombacha quedó reservada y no se cotejó. Eran rastros de semen. Que no sabe cuál es su permanencia en una bombacha. No sabía cuál era la bombacha siendo la única referencia que era un recorte de bombacha de un culote rosa.

            Marcos Alan Grabenheimer, hermano de la víctima, dijo que Lucila Frend y su hermana se conocieron en el colegio, eran compañeras desde el secundario, fueron muy amigas desde el principio, tenían una relación normal, nada para destacar. Que a lo largo de los años fue creciendo su amistad y querían vivir solas, Lucila ya lo hacía y surgió la idea de vivir juntas. Se fueron a buscar algo y encontraron el PH de Florida.

            Que como todas las amistades tenían momentos buenos y sabía por su hermana algunas diferencias pero que no llamaban la atención.

            Que a su hermana no le gustaba vivir sola, pero se había asentado y una semana antes de irse de vacaciones en enero de 2007 le comentó que se iba a ir a vivir sola, ella se quejaba del desorden de Lucila, que se pusiera su desodorante. Que eran hechos de no importancia pero que a su hermana le iban molestando. Que sabía que su hermana a veces se molestaba porque se encontraba gente  tirada en su cama y no le gustaba que invadieran sus espacios, que no se refería sólo a Lucila.

            Que de su muerte se enteró estando en Punta del Este, se había ido para fin de año, que el 8 de enero cumplía años su mamá e iba a volver de sorpresa a saludarla, vino el 7 a la noche y volvió el 9 de enero a Punta del Este por la mañana.

            Que el 10 de enero a la tarde llamó al PH y no pudo dejar mensaje, luego habló con la persona del local de su padre, Celeste y le preguntó por ella diciéndole que la buscaban y no la podían encontrar.

            Que se empezó a preocupar y a eso de las 23 hs. llamó a su abuela, y al rato recibió un llamado del marido de su madre que le dijo que le pasó algo a su hermana.  Que llegó a Buenos Aires a las 6 o 7 de la mañana.

            Que iba al colegio con la hermana de Lucila, Yanina, las conocía a ambas, tenían una relación fluida, cercana. Que a su criterio luego del fallecimiento Lucila cambió porque nunca se acercó a nadie de su familia, a preguntar cómo estaban, que se la encontró tres meses luego del hecho en un  supermercado. Que la vio en el velatorio, que no se acercó a él, que estuvo un ratito, que pasó con un grupo más de gente, hizo una aparición de presencia y luego se retiró, que no se quedó como él todo el tiempo.

            También en el entierro estuvo aunque dijo no haberle prestado demasiada atención a lo que hacía.

            Que tenía la impresión que Lucila era zurda.

            Relató luego a pedido del Fiscal un incidente que tuvo con una amiga de Lucila de apellido Casal. Dijo que estando en la casa de su madre una semana luego del hecho con la computadora vio en la lista del MSN que una persona, Lucía Casal, tenía un mensaje en el nick, que decía “El 10 sucedió lo esperado”, que le habló por eso y le dijo que no tenía nada que ver con lo de su hermana, que tenía un corto de cine realizado en Uruguay que se llamaba así. Que no podía decir si la respuesta era verídica o no.

            Que tenía la clave del mail de su hermana del 2002 y la había cambiado y no sabía la nueva. Que se la preguntó a Frend y se la dio pero cuando trató de ingresar al mail de su hermana para ver si había algo en la desesperación por encontrar cualquier cosa, la contraseña era incorrecta. No pudo acceder. Que eso ocurrió al día siguiente o a los dos días del fallecimiento.

            Que Lucila no le dijo que había ingresado al mail de su hermana.

            Que Sol trabajaba en el local de su padre. Que no recibieron ninguna amenaza, que su padre tiene ese local hace 30 años y nunca tuvo amenaza de ningún tipo.

            Que su hermana consumía marihuana y que Lucila lo hacía en los mismos momentos.

            Que Lucila fumaba solo socialmente tabaco, y Sol sí fumaba, que tenía encendedores comunes.

            Le preguntó el Fiscal cómo era la convivencia con el tema del auto, a lo que dijo que su hermana tenía auto y siempre que iban a un lugar en conjunto iban en el auto de su hermana, pero ello no era una regla general. Que Sol no se mostraba molesta por tener que llevarla.

            Que no tenía conocimiento de la existencia de problema alguno con los bienes que su padre ponía a nombre de su hermana, sí que no lo gustaba mucho trabajar en el negocio familiar.

            Que su hermana le contó del incidente con Pablo, el ex novio de Lucila, que se puso insistente, Sol le dijo que primero Lucila se enojó con ella pero luego se maquinaron y decidieron ir a hacerle un acto de vandalismo al auto de Pablo. Que no sabía de quién de las dos surgió esa iniciativa pero fueron juntas.

            Que su padre colecciona encendedores.

            Que por radio no se pueden levantar mensajes del Nextel. Que si tiene un mensaje de voz la empresa le avisa con un alerta en el teléfono, uno por mensaje.

            María Celeste Stuchetti, dijo conocer a  Lucila por intermedio de Solange, que trabaja para el padre de Sol. Que con ella tenía una relación de casi madre, más que de amiga, que la conocía de chica.

            Preguntada por la relación entre ellas, dijo que a Lucila la conocía por los dichos de Sol, eran muy amigas, que se querían muchísimo, era como una hermana para ella, y cuando tuvo la posibilidad de irse a vivir sola con Lucila consultó con sus padres y fue, estaban muy contentas las dos. Que todo ello lo sabía por dichos de Sol ya que a Lucila la vio dos o tres veces en su vida.

            Que Sol hablaba con ella porque la conocía ampliamente, familiarmente, de su vida privada conocía varias cosas aunque puede que no todas, que si estaba angustiada por alguna cosa se lo contaba.

            Que de Lucila no se hablaba mucho porque era una amiga de ella, hablaba más de los problemas con Santiago y ella le daba como un apoyo maternal, ella lloraba mucho por él, lo amaba, se iba a ir de vacaciones con él por unos días y luego a Brasil con Lucila y unas amigas.

            Que a Santiago nunca lo conoció personalmente, solo por fotos.

            Que la última semana, “Robi”, el padre de Sol, se fue de vacaciones y Sol el viernes y sábado llegó a horario (9hs), no tarde, que siempre abría ella el local y Sol llegaba más tarde a  veces a las 11hs., a veces a las 12hs., nunca más que eso, que justo esa semana el trabajo venía bajo y el padre decidió tomarse vacaciones.  Sol venía, vendía, atendía el teléfono, menos el polarizado. Había cuentas a pagar.

            Que el martes se encontraron con Marcos, el hermano, cumplía años la madre, estuvieron hablando con él y Sol en el local, Sol comentó que no estaba muy conforme en seguir viviendo con Luli y aparentemente estaría decidida a mudarse sola, que faltaban seis meses para que el contrato se terminara.     Que Sol contaba que Luli le había usado un traje negro con el que ella iba a los exámenes, que parecía que Luli comía y no lavaba los platos, que la convivencia la estaba agotando, quería irse sola porque decía que ya estaba preparada para ello, y le había empezado a molestar que le usara las cosas, perfumes, desodorantes. Que por ejemplo cada vez que Lucila se iba a trabajar la despertaba con el sonido de su desodorante que estaba en su cuarto, ya que Sol tenía el sueño muy liviano.

            Que eran como hermanas pero surgió este tema de la convivencia. Que nunca la vio preocupada en esos días, se iban a ir de vacaciones juntas.

            Que el día del hecho tenían que hacer un envío de mercadería, no hubo mucho trabajo, que ese día fue al local su hija de 10 años.

            Que no hubo mucho trabajo, que llamó un cliente de Comodoro Rivadavia por un pedido, que Sol tenía las llaves del depósito por lo que necesitaban que llegue para hacer ese envío. Que Sol podía llegar a las 12 ó 13 así que no se preocupó.

            Que a eso de las 14 el cliente volvió a llamar, que mandaba su madre a pagar y que le envíen por encomienda el pedido, llegó la madre y le dejó el dinero, que entonces la llamó al Nextel a Sol, a eso de las 14 horas aproximadamente, que le estaba dando tiempo para que llegue porque era medio “COLGADA” en esas situaciones.

            Que llamó y no la atendió, que no le extrañó porque Sol era de dejar sonar el teléfono.

            Que pasaba el tiempo y no le contestaba, que le dejaron un mensaje.

            El Fiscal preguntó si Sol la hubiera dejado de atenderla, y ahí contestó a contrario de lo dicho anteriormente que “NO” y más si era algo importante del trabajo. También dijo que se habría despertado de estar durmiendo.

            Que el teléfono suena muchas veces en el día en el local, pero ese día no hubo muchos llamados, que llamaron más que nada de Comodoro Rivadavia.

            A la pregunta de si recibió esa tarde algún llamado preguntado por Solange, dijo que no, que nadie preguntó por Sol.

            Que ella era la única persona que atendía, pero si estaba muy ocupada podía hacerlo su marido.

            Que también hay una señora que trabaja de limpieza y va después de las 17 hs en general, pero puede atender sólo luego de pasado determinado tiempo.

            Le preguntó el particular damnificado por el clima de ese día, y dijo que abrió el local a las 8 hs, que estaba nublado y luego llovía.

            Cuando se le preguntó por qué lo recordaba dijo que porque el polarizado mucha gente piensa que no se puede hacer por lluvia. Que no recordaba cuándo había llovido días antes y que no lo recordaba por nada en particular. Que creía que estaba nublado, podía estar lloviznando pero no lloviendo.

            Que no recordaba si la semana anterior había llovido.

            Que Sol le contó de un incidente con la mucama de Santiago, que la semana anterior al hecho le contó que estaba un poco celosa con la mucama que trabajaba en la casa porque había empezado a notar un cambio importante en la relación de Santiago hacia la mucama. Estaba enojada aunque no sabía qué problema hubo pero sí le dijo que le pidió a Santiago que hablara con la madre para que la echen.

            Que el problema fue algo así como que Sol decía por qué le había abierto la puerta de la casa Santiago y no la mucama, que eso le cayó mal, y que parece que un día se bañó él en el cuarto de la mucama o al revés. Que ella dijo que le pidió a Santiago que le diga a la madre que la despidiera porque era su novia y había cosas irregulares. Que no la despidieron.

            Le preguntaron si Lucila estuvo en el velorio, y dijo que sí, pero que llegó más tarde. Y cuando se le pidió que aclare por qué decía que llegó más tarde, dijo que porque el primero en llegar fue Marcos, que ella ya estaba y a todo esto Lucila no estaba. Que la morguera llegó tarde, y cuando lo hizo salieron a un patio y ahí recién la vio a Lucila. Que no la vio en shock, que no dice que estaba fría, pero todos estaban muy mal, casi no podían hablar y a ella no la vio así.

            Cuando se la cuestionó por ello, la testigo dijo que tal vez ella pretendía otra cosa, que otros reaccionen como ella y no era así.

            Que nunca durmió en una misma habitación con Solange.

            A otras preguntas dijo que llamó esa tarde del día 10 de enero Marcos para ubicar a Sol porque no tenían el teléfono de línea de la casa de Sol, que Sol  no se los había dado porque no quería que su padre, Robi, la llame por temas de trabajo. Que le dijo a Marcos lo del material, y dijo que la iba a tratar de ubicar a Sol pero no volvió a comunicarse.

            Que actualmente no trabaja para el padre de la víctima desde hace dos años pero que siguió en contacto con la familia y lo iba a seguir teniendo.

            Que la Sra. de Roberto, Yanina, asistía, atendía el teléfono, pero ese día no trabajó.

            Se le enseñó a pedido de la defensa la fs. 1473 donde figura el llamado a Auto-Tint, y dijo que ello no podía ser así, que no hubo ningún llamado, que no era que no lo recordaba, que no hubo un llamado preguntando por Sol, y que si llamaron no recordaba haber tenido una conversación. Que insistió la defensa por si hubo algún llamado entonces ese día en que no le contesten, y la testigo insistió en que no hubo ningún llamado así. Que no salió del local entre las 14 y las 14:30 hs.

            Eugenio Fabián Aranda, dijo ser médico, actualmente jefe del cuerpo médico de San Martín, que en 2007 era perito de guardia en San Isidro. Que actualmente es subcomisario.

            Que fue convocado en este hecho, acudió por un llamado al lugar del hecho con chofer.

            Que no recordaba exactamente la hora,  0:30 a 1:00 aproximadamente.

            Que accedió esperando a todos los peritos, que tuvo que esperar.

            Que tuvo acceso al cuerpo de la víctima, era una casa monoambiente con varios niveles, en uno de ellos había una persona de sexo femenino decúbito ventral con miembros superiores flexionados e inferiores extendidos. Que hizo el reconocimiento médico legal y examen para cronotanatodiagnóstico,  luego lesionología supeditada a la autopsia porque de ello se puede hacer poco en el lugar.

            Que tenía entendido que fue un médico público antes a certificar el deceso.

            Que al dar vuelta el cadáver a decúbito dorsal el cuerpo giró como una tabla.

            Que a ese momento tenía un cadáver frío, luego se identificaron las lesiones.

            Que las livideces eran ventrales fijas, la rigidez cadavérica completa y dado que las piernas giraron en bloque, definía eso como una rigidez completa irreversible.

            Que pese a las manchas de sangre vio lesiones punzantes, 3 ó 4 lesiones que en ese momento le impresionaron como horizontales. Que en eso culminó su examen.

            Le preguntó el Fiscal por la hora de muerte a su criterio, y ello generó una pequeña incidencia en que la defensa planteó el falso testimonio porque a fs. 1423 y en una declaración posterior de fs. 1727 dio versiones opuestas sin que nada permita respaldar ese cambio de posición.

            Que la cuestión se difirió y el testigo dijo hubo una aparente contradicción.

            Que el tema era que cuando hizo el examen dio una data aproximada basándose en rigidez, livideces y temperatura, y concluyó que la muerte tenía una data de 18 a 24 hs desde el momento en que realizó el análisis del cuerpo en el lugar a la 1 hs del 11 de enero, así que de allí llegó al horario de entre 1 y 7 hs de 10 de enero de 2007.

            Que respecto de las livideces hay varios autores, bibliografía de un lado y de otro, que según Trezza las livideces se fijan a las 18 hs, que Trezza es una autor de su medio y está avalado por Di Maio y Raffo, y dice que las livideces se fijan a las 18 hs.

            Que luego del ateneo, si se lee bien, hay una diferencia horaria, pero ese cambio no fue en cuanto a la apreciación del cadáver: cuerpo frío y livideces fijas. Fue una aparente confusión por buscar el consenso en las horas, pero no en la rigidez, livideces y temperatura.

            Que a “ciencia cierta establecer el horario exacto de muerte es muy difícil, por eso va a haber diferencias.”, que su opinión la basó en la experiencia.

            Que la temperatura corporal puede tomarse con termómetro, que en 2007 eso no se hacía, porque era un complemento, además no había a disposición en el cuerpo médico. Ahora en San Martín tampoco se usa, antes sí se usaba. Que además es muy discutido por donde se encuentra el cuerpo.

            Que hay algunos autores que dan tablas o fórmulas para establecer la temperatura, pero teniendo dos signos inequívocos como las livideces fijas y la rigidez, lo otro a su criterio es accesorio.

            Que no tomaron el humo vítreo en el lugar porque se toma generalmente en la operación de autopsia, que si bien era una apreciación personal, es algo que está discutido aunque no tenía experiencia en el tema.

            Que con el termómetro y el humor vítreo se sumaría información, que todo suma pero que a su criterio la clínica manda, siguen siendo un complemento, que no sabe si sería más exacto el dato con esa información.

            Que la temperatura del medio ambiente también influye, que el cuerpo empieza a descomponerse cuando cesan las funciones vitales, y respecto de la temperatura hay autores que dicen que cuando el ambiente es de 20 grados la temperatura del cadáver sería como esa cuando el ambiente es de 10 a 20 grados, hablaría de 18 hs de evolución. Con un clima cálido avanza más rápidamente la putrefacción si está a la intemperie, si no depende del ambiente.

            Que la existencia de un ventilador de pie puede cambiar la humedad del ambiente y por eso puede influir, pero no tenía datos de eso. Que a su criterio en una temperatura de 16 a 26 sería diferente la evolución, pero mínima.

            Que en cuanto a las livideces dijo haber visto manifiestas livideces ventrales fijas.

            Que existe una proporción para dar de los autores que sostengan un rango horario, pero en toda la bibliografía médica hay diferencias, no es exacta la medicina, hay que hablar desde lo académico y la experiencia, hay muchas opiniones diferentes, se usa mucho la experiencia personal. Que no hay un protocolo oficial en cuanto a la actuación de los forenses.

            Que su experiencia en este tipo de concurrencias era de más de 5 mil cuerpos seguro, que pasan 5 cuerpos por día por el cuerpo médico, aunque no podía ser exacto sino más o menos. Ello por experiencia propia y como supervisor.

            Dijo que no leyó la autopsia, que sí charló con los profesionales que la hicieron luego pero no específicamente de la autopsia, si charló antes de la autopsia.

            Exhibida la fs. 1422/4, dijo que en el ateneo se concluyó que la muerte pudo haberse producido entre las 7 y 13 hs, que ese fue el consenso del ateneo, pero que el informe dice (rigidez, livideces fijas, temperatura fría). Que aparte de ello luego dio su opinión en una testimonial cuando lo llamó el Fiscal, aunque igual lo iba a hacer.

            Que lo que se determinó por consenso no tiene nada que ver con lo que cada uno opinaba.

            Que su opinión es otra y no la del ateneo.

            Se le preguntó entonces cómo fue que se llegó a esa conclusión entonces, a lo que contestó que éso ocurrió porque cuando él dijo “irreversible“, entendieron reversible.

            Que todos dependían de lo que él dijera ya que fue el único que estuvo en el lugar.

            Le señaló la defensa que a fs. 1424 – cuatro renglones antes de la conclusión- dice: en el caso que nos ocupa “la presencia de un cadáver con livideces fijas, rigidez fija, habla de 12 a 18 hs. de la primer labor pericial, que eso da entonces de 7 a 13.”, pero insistió igualmente en que no era esa su opinión personal, que ese informe era la conclusión del ateneo. Que era la primera vez que había ido a un ateneo. Que en el ateneo se llegó a la conclusión de ese informe por mayoría.

Que si hoy participara en un ateneo lo haría distinto.

            Que a su entender hubo una mala interpretación sobre “irreductible” o “y reductible”. Que él llegó más tarde a ese ateneo porque tuvo otras obligaciones.

            Que no recordaba si en el ateneo se discutió la existencia o diferencia de opiniones sobre la existencia de estrangulamiento.

            Se le preguntó cómo era posible que haya puesto en ese informe un consenso de ateneo como dice si luego todos los profesionales presentaron informes por separado, a lo que dijo que él presentó ese dictamen como conclusión del ateneo, su opinión personal la dio luego cuando el Fiscal lo citó.

            Que no distinguía la temperatura entre “frío” o “muy frio”.

            Que no observó livideces dorsales, que se tomaron muestras de las manos de la víctima pero no en su presencia.

            Juan Raúl Cheuquel, médico de policía que practicó la autopsia ratifica ese informe que se hizo conjuntamente con la Dra. Pellegrini, que no hubo disidencias.

            Que en cuanto a las lesiones del cuello de la víctima eran múltiples, divididas en tres grupos, encima de la glotis o no.

            Que en la parte más alta del cuello encontraron cuatro lesiones superficiales, de menor intensidad en cuanto al infiltrado hemático, ello significa que éstas en particular podrían haberse producido con la víctima en período agónico o con la tensión arterial en disminución. Uno podría pensar dos cosas o el autor no tuvo registro del período agónico o que siguió lesionando por no detener el impulso.

            En cuanto a la posición del autor dijo que su idea respecto de la posición relativa, por la dirección y tipo de lesión, y la región creía firmemente que fueron producidas con el agresor detrás. Todas apuntan en ese sentido, salvo las lesiones en la región infra glótica que son más horizontales.

            Que lo que pusieron en el informe es que todas tenían carácter de vitales por lo que no se puede certeramente decir la secuencia salvo en dos lesiones que sí se puede decir que una fue primera que la otra. Que las lesiones de mayor gravedad en general fueron las últimas en producirse, las punzantes.

            De las punzantes tenía cuatro, región glótica, un poco más abajo que la anterior, la primera queda en el plano muscular, las otras tres son las que tienen la entidad de producir la muerte, una de ellas es la que particularmente perfora el bronquio y lóbulo superior derecho del pulmón, que provoca un neumotórax al romper la vena subclavia, lo que provoca un sangrado profuso y rápido.

            Neumotórax grado 3 significa que el pulmón se ha colapsado por completo lo que se produce cuando se rompe la pleura.

            Las lesiones son bastante profundas, llegaron a la región prevertebral, de adelante hacia atrás, de izquierda a derecha y de arriba hacia abajo.

            Que a su criterio la víctima estaba delante del victimario y por la dirección e impronta serían hipotéticamente por alguien diestro de adelante como menos probable, o una persona zurda desde atrás, que es lo más probable.

            Respecto de los signos de estrangulamiento dijo que lo tuvieron que meditar mucho, que debía confesar que pese a los años de médico que tenía, algunas de estas lesiones lineales era la primera vez que las veía. Lesiones que tienen un fondo tipo apergaminado, que un arma blanca actuando por el filo es prácticamente imposible ese tipo de lesión, pero hay unas características que le llamaron la atención que algunas parecían tener dos coletas de salida lo cual no tiene ningún tipo de explicación.

            Que le llamó la atención, cómo hacer en un cuello cilíndrico para mantener una presión uniforme si no fuera un lazo.

            Que tiempo después de este hecho le tocó ver un suicidio por ahorcadura en la cual la víctima había usado un lazo fino con doble vuelta y además había caído, y eran las mismas lesiones que vio en el cuello de Solange.

            Que todo ello se mandó a anatomía patológica.

            Que unas lesiones se cruzaban con otras, se observaba que una interrumpe a la otra y casi con certeza indicaría que la lesión perforante fue producida después de la lineal.

            Que a su criterio sería la misma arma sin duda en las lesiones punzo cortantes, otras lesiones podrían ser la misma con el lomo, pero otras por patología hacen pensar que pudo haber otro elemento, un lazo u otro elemento que haya constriccionado el cuello.

            Que observó la histología de fs. 626/629 y su complementaria de 882, y dijo que se indica lesión lineal con facelo de la epidermis y congestión lo que significa es un signo en general de asfixias por ahorcadura, signo fuerte de asfixia de ahorcadura, aunque no se trató en el caso de una ahorcadura porque el cuerpo no pende, pero los signos son iguales para el caso de estrangulamiento. También vimos hematomas en la autopsia alrededor del paquete vascular.

            Que a su criterio las lesiones de más abajo, las más horizontales eran compatibles con un lazo, y las otras más oblicuas eran muy probablemente de un arma blanca.

            No existían lesiones de defensa, y la escasa o nula defensa de la víctima es un indicador.

            En ese sentido en primer lugar la víctima podría haber sido sujetada con un lazo, siendo ello sólo una hipótesis. Que no podía descartar más de una persona pero que pensaba primero en una mano para acallar un grito de auxilio, o apoyándola contra un plano mínimamente semiduro como podría haber sido contra el colchón.

            Respecto del cronotanatodiagnóstico dijo que empezaron la autopsia del cadáver a las 17hs. y estimaron una data en ese momento de 24 a 36 hs  que es cuando comienza la putrefacción aún no presente, que no la vieron macroscópicamente, ni fuera, ni en viseras, que puede a nivel microscópico.

            Que la refrigeración podría detener la putrefacción pero todo dependería de si funcionaba la cámara o no y su temperatura, que no había una cuestión matemática en eso, que con el frenado del frío a su criterio ocurre que todo se desborda.

            Que la rigidez se toma en general que es máxima a las 24 hs y luego empieza a desaparecer cuando se instala o inicia la putrefacción.

            Que cuando empezaron la autopsia no tenían datos de cómo era la rigidez en el hallazgo, que luego tuvo datos en la reunión de peritos, en el ateneo.

            Que a su criterio el médico que mejor puede determinar el horario de la muerte es el que va al lugar del hecho. Es el que mejor, más próximo está y mejor y más puede evaluar.

            Que cuando Eugenio Aranda mencionó que la rigidez era completa “y reductible“, él le preguntó si era con “y” o “i”, porque si se puede reducir son 6 hs de diferencia, y si no se puede reducir en ese caso se habla de 18 a 24 hs.

            Que las livideces eran otro factor a tener en cuenta y que van de la mano de la rigidez y putrefacción. Que las livideces sirven en general para tiempos menores a 4 hs. Que Raffo dice que se fijan a las 15 hs y otros a las 12 hs, ello es variable porque depende de muchos factores.

            La defensa le preguntó qué argumento se esgrimió en la junta médica para que se pronuncie como lo hizo a fs. 1486,  a lo que dijo que esa era la conclusión luego del debate de médicos, que a su juicio el hecho había ocurrido entre las 7 y las 13 hs aproximadamente, y como dice a fs. 1488,  rigidez cadavérica reductible, por eso dijo ese horario.

            Se le preguntó entonces qué fue lo que tuvieron en cuenta entonces para esa modificación respecto de lo dicho en la autopsia, a lo que respondió que en realidad estaban a su criterio en el mismo parámetro que en el informe de autopsia: de 24 a 36 hs.  Que al ajustar el horario la diferencia surge en cuanto a si tiene la rigidez completa reductible o no, que a esa conclusión se llegó a partir de lo manifestado por Aranda en el ateneo

            Le indicó el Fiscal que si Aranda dijo que fue mal interpretado variaría su dictamen, a lo que dijo que si Aranda dijo que fue mal interpretado sí, pero que él creía que todos se fueron del ateneo con la idea que la rigidez era reductible.

            Dijo que quería decir además que alguien dijo en un medio de comunicación que había una supuesta lesión en el ano de la víctima, nosotros dijimos mucosa despulida en hora 11 sin que sea lesión reciente, es decir que eso no era una lesión reciente sino un despulido de la mucosa.

            Que la mucosa despulida podría atribuirla a hemorroides pero no era ese el caso a su criterio, y repasando sus papeles vio que la mucosa despulida se puede atribuir a la descomposición o degradación del cadáver, no es lo primero en general que ocurre, pero podía deberse a ello, la falta de irrigación, lo que reafirma la idea de irreductible, no es putrefacción pero indica que el cuerpo se va degradando.

            Aclaró que esto lo pensaba ahora luego que escuchó en los medios lo de la lesión anal, que no lo habían tenido en cuenta antes, pero en los medios dijeron que era una lesión anal y no lo es, sino un despulido de la mucosa.

            Le preguntó la defensa qué se había conversado en la junta médica, qué les había dicho Aranda, a lo que contestó que en lo personal entendió como dijo que la rigidez era reductible pero que se quedaba con la duda en lo personal. Que no recuerda si Aranda teatralizó el brazo indicando que se movía.

            Reiteró que de la junta se fue con la idea de “Y” reductible y cuando hizo el dictamen tenía en la certeza que era con “Y” o sea “REDUCTIBLE”.

            Que al terminar la junta médica el Dr. Guevara les dijo que en 15 días cada uno presente su informe.

            Que no estuvo con la Dra. Pellegrini antes de declarar pero sí hablaron de esta supuesta lesión anal telefónicamente, lo que movió esta noticia es que fuera a repasar antes del juicio, como hace generalmente.

            Respecto de la fuerza del atacante dijo que si la víctima no estaba drogada ni ebria cosa que descartó toxicología, suponiendo sí dormida es probable igual que el victimario pueda no tener una fuerza extraordinaria, pero lo primero que les llamó la atención es cómo no se defendió. Pero por el mecanismo sobre el cuello, todas son lesiones vitales, pudo haber pasado que haya habido una pérdida del conocimiento mediante la estimulación vagal, Raffo dice que así hasta un niño puede matar, pero no podía decir si era o no el caso.

            Se le preguntó por cómo sería la secuencia, si primero fueron las heridas superficiales, con una mano sosteniendo a la víctima, con otra el arma, no parecía posible, a lo que contestó que no sabía, que puede haber hecho la víctima una lipotimia en minutos y él no diría que el atacante frenaría ante la pérdida de conocimiento. Que puede que el agresor en una posición horizontal la haya inmovilizado con el peso del cuerpo.

            Que respecto de la contextura en ese caso del agresor podría pensarse que en una abstracción teórica que estando en decúbito ventral es difícil levantarse aún con un peso no muy grande. Que además había que tener en cuenta que esto fue una sucesión de eventos. Que a su criterio no haría falta un agresor muy robusto ni de demasiado peso.

            Respecto de si este tipo de ataque sería pasional, dijo que no sabía, que sí creía que había en el hecho mucha bronca, y pasional puede ser en ese sentido.

            Exhibido el certificado de defunción de fs. 1060 dijo que era del registro civil, y que el horario surge fijado a las 9 hs del 10 de enero de 2007, pero que esa hora no tiene nada que ver con lo penal, la hora que se pone ahí es a los fines civiles. Que la muerte es en realidad un proceso, por lo que no se puede poner algo cierto.

            Que esa hora se puso estimativamente porque hay que ponerla pero no tiene nada que ver con lo pericial aunque a su criterio es en el caso igualmente “compatible” con el protocolo de autopsia.

            Respecto de las livideces dijo que se las advirtió en la parte antero lateral del cuerpo y del rostro derechas. Que no podía decir si el cuerpo fue movido o no, que pudo serlo. Que había una marca como la de un encendedor “BIC“, en el plano de apoyo este elemento y por encima del cuerpo, en la zona del encendedor no había livideces, eso se produjo después de muerte o permaneció cierto tiempo, horas, mínimo 6 hs.

            Que en la hemorragia interna como en el caso con pérdida de sangre la lividez tarda más tiempo en aparecer.

            Que luego de un cierto tiempo no se producen más livideces, cuando el cadáver se mueve puede haber transposición de livideces que no observó en el caso, que no lo podía afirmar ni descartar.

            Que respecto del tema de la mucosa despulida que dijo que podía ser un comienzo de descomposición que se inicia a las 36 hs., era a su criterio un dato de calidad científica como para la data de muerte, pero no modificaría lo que dijo.

            Que de acuerdo a la totalidad de esos datos: rigidez irreductible, livideces fijas, y este dato de la mucosa, puede aproximarse más la data de muerte a las 36 hs. desde la autopsia, más o menos dos horas antes o después. Que de todas formas el tema no era matemático, que diría con aquellos datos que la muerte podría haber estado cerca de las 5 de la mañana.

            Que un ventilador sobre el cuerpo podría incidir pero poco, tal vez una hora.

            Que no midieron en el caso la incidencia de la cámara, pero no podría modificar el guarismo que se ofreció en la autopsia. Que la temperatura no fue medida, sino mensurada, un tiempo estuvo a temperatura ambiente, luego pasó a heladera y luego salió. Una vez que estuvo en heladera la temperatura no tiene sentido, pero tuvieron en cuenta la rigidez y livideces, lo que constata el primero que ve el cuerpo.

            Que a su criterio el necrotermómetro sería importante, que hoy día se usa, pero en esa época no se utilizaba. Que un termómetro clínico no sirve.

            Que la extracción de humor vítreo en el caso se hizo pensando en un posible reproche ulterior, por demás, y creía que arrojó un valor de más de 70 hs, que era un tema hoy muy discutido.

            Que alimento prácticamente nada se encontró en el estómago y orina creía que tampoco. Que eso sería un dato más, pero pudo haber relajación de esfínter. Que en este caso respecto de la orina pensaba que fue evacuada poco tiempo antes de la muerte.

            Que el objeto que dejó la marca del tipo de un encendedor pudo haberse no levantado o perdido, por descuidar la escena del crimen, tal vez.

            La Dra. Gloria Mónica Pellegrini, perito oficial autopista, dijo que ratificaba su informe de autopsia. De fs. 142 y siguientes reconociendo su sello y firma.

            Que fue una muerte violenta y el hecho tenía connotaciones pasionales, ira, violencia extrema.

            Que llegó a la conclusión “pasional” por las características de las lesiones, las fotos que vio del lugar del hecho, al que no fue, todo lo cual les daba la secuencia fáctica de un hecho pasional, donde primó lo instintivo, la ira, sentimientos básicos en el hombre, primó la ira y no la reflexión.

            Una pasión destructiva evidentemente, derivada de muchas connotaciones, que uno trata de meterse en la mente del que ejecutó el hecho aunque no se logre, pero podría ser por ira, por celo, no se descarta venganza, y mucha agresión por algún lid o motivo de base, “nadie sale a matar de esta manera porque sí“, salvo por epilepsia temporal severa o matar por matar, porque sí, por puro placer. Aclaró de todas formas que era psiquiatra, que hablaba desde su experiencia como médica tanatóloga.

            Describió las lesiones observadas en la autopsia que tuvo a la vista, la zona principal era el cuello. Algunas excoriaciones, en la mano izquierda una uña rota, escasas lesiones en miembros inferiores, no muchas en el tórax -salvo el superior-, casi todas lesiones cortantes y punzantes. En miembros superiores, mano izquierda dedo medio y una lesión en mano izquierda.

            El área del accionar homicida era el cuello.

            Por las escasas restantes lesiones se permitió presumir poca autodefensa.

            Que las manifestaciones de defensa debieron ser vistas en miembros superiores con mayor presencia.

            Que por ello siguiendo a Raffo se podía pensar que hubo alguna inmovilidad por alucinógeno o droga y que fue sometida físicamente por uno o dos victimarios. Lo pudo hacer uno pero no descartó que haya habido más.

            Que las lesiones son tan terribles en el cuello que debió defenderse, y si no lo hizo fue porque o estaba bajo efecto de algo o fue inmovilizada pues aún profundamente dormida  tuvo que haber despertado

            Que no hacía falta necesariamente tener mucha fuerza para cometer un hecho de estas características, pero sería importante para determinar ello saber cuál fue la mecánica del hecho, la secuencia, por lo que la autopsia es una cosa más que complementa el lugar del hecho.

            Que “hubo un tormento terrible antes de la muerte.”. Primero descartar los tóxicos, luego que hubiera un mecanismo asfíxico manual -con la mano- o con algún lazo en el cuello, las dos formas para llevar a alguien a la inconsciencia, el cuello puede llevar al desvanecimiento, a la pérdida de conciencia.

            Dijo que una persona de su contextura (53 kilos) sería muy difícil que aún si se pudiera arriba de alguien  evite que la persona atacada se pueda mover con una mano en la boca, eso sería más difícil, con una almohada tal vez más fácil, con presión del cuello estando atrás con un lazo tal vez sería más fácil, aunque todas estas son hipótesis.

            Que creía que el agresor en el caso estuvo de atrás.

            Que fue objeto de debate en la morgue qué elemento pudo ser utilizado, alguien incluso habló de un tenedor. Lo que no había duda era que hubo un elemento con filo y punta. Hubo discusión sobre ese tema y no hubo una conclusión con certeza más que, la víctima no se defendió, aunque no descartaba que la lesión en la uña fuera como consecuencia de un mecanismo defensivo.

            Las opciones era entonces tóxicos o asfixia. Los tóxicos luego se descartaron.

            Que pudo haber lipotimia por algún tipo de presión de cuello, que no lo consideraron totalmente aunque no se podía descartar.

            Que tuvieron muchas dudas con las marcas del cuello, por eso sacaron el dosaje para analizar, también las carótidas. Que no vio los resultados.

            Que también tenía cianosis en las uñas, lo que es un signo de asfixia.

            También recordó que la víctima tenía un aparato colocado en la boca transparente.

            Que se pudo haber mordido la lengua por la lesión que posee.

            Que las lesiones en nariz, los labios pudieron ser ocasionadas por el apoyo sobre almohada o colchón o en el movimiento ocasionárselas el victimario, no descartó ninguna hipótesis.

            Ratificó el ángulo de ingreso de las lesiones señalado en el protocolo de autopsia.

            Que respecto de la mano utilizada por el agresor dijo que a fs 1823/30 hay un informe ampliatorio al respecto al que se remitió y que para hablar de mano igual tenían que hablar de posición víctima victimario, con efecto espejo, boca abajo con alguien encima sería con la mano izquierda, caso contrario al revés. Que no se puede ello determinar solamente con la coleta de salida.

            Que en síntesis del informe surge de 30 a 45 grados, siendo ese un trabajo conjunto con el Lic. Cottier que también fue a la morgue.

            Que al serle exhibidos los estudios histopatológicos de fs. 626 y 882, dijo que era la primera vez que los veía, que coincide lo que dijo con estos resultados en el punto de debate sobre una compresión del cuello, que se confirma.

            Se le preguntó sobre la posibilidad de la utilización del lomo de un arma blanca, a lo que dijo que tal efecto con un cuchillo romo nunca lo había visto, que no sabía qué pudo decir ese perito pero que en patología se ve con microscopio, que la patología era soberana a su criterio. Con las fotos se podría ver vitalidad pero para hilar finito había que tener el informe patológico que en el caso dice ahorcamiento de carácter vital. Como no había autodefensa y uno asocia con estrangulamiento.

            Respecto del cronotanatodiagnóstico dijo que a fs. 145 se habla de la constatación que hizo Aranda que fue al lugar y lo hizo el 11 de enero a las 0:30, que no recordaba cómo les llegó esa información, pero en aquella época a veces era por teléfono o en el instructivo o pedido de autopsia que hace el lugar del hecho.

            Que el tema de la hora de muerte en la morgue fue discutido.

            Que la opinión más importante fue la que llegó de Aranda, que no sabía decir cómo fue que llegó, pero seguro que el día 11 de enero fue al lugar del hecho y que el cadáver por sus características los llevó a la convicción de 24 a 36 horas de muerte desde la autopsia como se indicó. Que no fue fácil porque hasta sacaron la muestra de humor vítreo.

            Que no recordaba qué les había dicho Aranda pero en el informe anotaron “RIGIDEZ COMPLETA”. Que los clásicos hablaban de no instalada y completa, luego se habló de reductible o irreductible, pero completa es totalmente instalada. Por eso pusimos la data esa.

            Si es completa se debería pensar entre 18 y 24 horas, pero muchas cosas pueden influir hasta fármacos que tomó previamente. Muchos dicen que la rigidez se empieza a instalar a las 6 hs pero a veces antes, depende de la zona hay lugares donde se superan rápidamente esas etapas.

            Que la humedad influía, también la presión.

            Que el tema de la hora de la muerte es muy complejo.

            Que la livideces tampoco dan una clave, la rigidez tampoco, es un proceso, un período y no un momento concreto, son períodos. Hay que ver la nutrición, la medicación, la humedad, muchas variables, con los años se trata de ser más acotados y se habla de reductible o irreductible.

            Que no sabía qué pensó Aranda cuando encontró el cuerpo pero les dijo rigidez completa y por eso concluyeron en el horario colocado en la autopsia. Todo siempre en base a lo que les dijo Aranda.

            Que el médico que concurre al lugar del hecho es el más autorizado para opinar al respecto del horario de la muerte.

            Que hoy se habla que la rigidez es un proceso, se habla de reductible, irreductible, difícilmente reductible o muy reductible, son clasificaciones. La rigidez es un proceso adornado de muchos elementos y por ahí no se los puede mostrar.

            Que el tema del termómetro podría haber sido de utilidad pero relativa al ambiente, las condiciones y las condiciones de cuerpo, y luego la fórmula que se utilice.

            Con todos los ingredientes del caso no debía incidir en más o menos cuatro horas del certificado firmado por el Dr. Cheuquel cuyo horario lo sacaron del promedio entre lo que les dijo el Dr. Aranda y lo que vieron en la autopsia.

            Que lo cierto es que de acuerdo a lo que dijo el Dr. Aranda, desde la autopsia el horario sería de  24 a 36 hs., que si le sacaron humor vítreo fue porque tuvieron dudas, que no recordaba lo que se habló en la autopsia pero que hablaron con el Dr. Aranda y luego se debatió el tema, que no se pudo avanzar más, que lo que pusieron es lo que está escrito en el informe de autopsia.

            Que respecto de las livideces que observaron en el cuerpo puede decir que estaban fijas, que hay fotos de ella, que se fijan a las 6 hs, en zona antero interna de ambos muslos, rostro y lateral del cuerpo, lo que hizo suponer que estaba lateralizada a la derecha boca abajo con las piernas estiradas.

            Que no se observaron superpuestas ni que haya diferencias entre ellas.

            Se le preguntó por la existencia de livideces dorsales, a lo que contestó que fueron muy exhaustivos con las que mencionó, tenía en rostro, lateral derecha, cara de los muslos, a esto se sumaba la imagen del apoyo que estaba en el muslo derecho antero lateral, que era como un encendedor o similar.

            Que no recordaba otras, que tampoco recordaba si hubo transposición de livideces.

            Que al momento de la autopsia no sabían dónde fue encontrada, sólo sabían que era una joven femenina con lesiones en el cuello.

            A preguntas que le fueron formuladas respecto de las posiciones de la víctima observando las fotos del lugar del hecho dijo que le parecía más probable que haya estado decúbito ventral en la cama, que observaba babeo de la sangre del cuello, que tal vez la dieron vuelta en la cama después, que una cosa es cómo la agreden y si luego la manipulan. Que tenía la idea que la lesión pudo ser de atrás, y que se desconoce luego si la dieron vuelta o cae al piso de algún modo, que pensaba que el ataque debió ser desde atrás.

            En cuanto a las improntas de dedos con sangre que tenía el cadáver, dijo que en el caso indican que hubo una  mano que se apoyó ahí sin guantes.

            Que si estuvo en la cama boca arriba debió estar a su criterio poco tiempo porque no hubo livideces.

            Que ratificaba su informe de autopsia en totalidad y que el médico que llega al lugar es el más habilitado para el cronotanatodiagnóstico.

            Se le preguntó si asistió al ateneo, y qué se habló, a lo que dijo que no recordaba, que Aranda debe haberles dicho lo que estaba en la autopsia, que les debe haber dicho que las livideces estaban fijas por el tema de la rigidez completa.

            Que la marca del “encendedor” se produjo con las livideces, que calculaba que el “encendedor” debió estar en el piso para que se marque al mismo tiempo que la lividez aunque no se vea el objeto en las fotos. Que no podía determinar si la marca ocurrió en la cama ni cuánto tiempo el cuerpo estuvo en ella.

            Que para que se produzca una marca como esa el cuerpo debió estar sobre el objeto en esa posición un par de horas largas, unas seis horas, porque para que haya perdurado deben haber sido horas.

            Que entendía que por la marca ya bien asentada debió estar en el suelo, elemento que era una marca precisa, llamativa, aunque era posible que el “encendedor” haya estado en la cama.

            Que las livideces coinciden con cómo se halló el cuerpo en el piso, y si las livideces estaban fijas, es donde estuvo bastante tiempo. Que fue un tormento lo que recibió esta chica, fue brutal en el cuello, pocas veces visto y que todo ello fue a su modo de ver sobre la cama, que luego sí estuvo en el piso pero más no podía decir.

            Que no había signos de ataque sexual.

            Que respecto del tema de la mucosa anal dijo que la víctima tenía hemorroides, que se hizo hisopado y no había signos de agresión sexual. Que un despulimiento no es una fisura.

            Que el Dr. Kivtko habla en un libro de despulimiento anal al momento de la muerte, además de deshidratación y dilatación. Lo del caso fue interpretado como un despulimiento. Que no les resultó significativo caso contrario, ante la menor duda sobre que fuese una lesión, la hubieran mandado a patología.

            Carlos Dante Barrionuevo, comandante de la Gendarmería Nacional, reconoció su informe de fs. 895/904, explicó que fue un trabajo en equipo inter y multidisciplinario.

            Que las conclusiones fueron debatidas por los miembros del equipo y consensuadas. Que las disidencias se plantearon dentro de grupo.

            Que era cirujano con residencia completa y médico emergentólogo, ecografista y médico legista desde hace 15 años, que fue jefe de la división científica durante 6 años en Gendarmería.

            Que tuvieron acceso a los informes existentes, fotos de autopsia, fotos de la escena del crimen y anatomía patológica de La Plata, también se hizo observación del lugar del hecho y una reconstrucción, que creía con el expediente hasta las fojas 370 aproximadamente.

            Que se basaron puramente en cuestiones objetivas.

            Respecto de la causa de muerte, dijo, refiriéndose a las fotos e informe de autopsia, analizando las heridas y correlacionando ello con el informe patológico, además de las lesiones en región cervical y supra external, con fotos digitales de autopsia, que había sangre en pulmón derecho -espacio pleural- entre 2500 cm cúbicos y mucha sangre en piso, colchón y almohada.

            Que les llamó la atención las lesiones a nivel cervical -cuello en toda su circunferencia- que no eran en absoluto de arma blanca, porque tenían apergaminamiento que es típico de las lesiones por elemento compresivo y ello consta en la mayoría de los libros de medicina legal.

            Que los elementos productores pueden ser distintos: puede haber trama textil en el surco, puede ser un alambre, una sábana, un cable, algo que genere el surco y el apergaminamiento en el fondo.

            Que entendía corroborado por su experiencia como cirujano emergentólogo, lo cual le daba suma autoridad para hablar de ello, 26 años de experiencia, que tenía un mecanismo fundamental de muerte por el anegamiento de la vía respiratoria por sangre, que es lo que primero compromete la vida del paciente. Que ello constituye el “A” de la emergencia, el paciente se muere por falta de aire y no de sangre, entonces el anegamiento de la tráquea fue para el testigo la causa primaria de muerte, secundaria y coadyuvante que establece la “B“, la segunda prioridad, y terciariamente la “C” -circulación-.

            Que en resumen las causas de muerte fueron la inundación de la vía aérea que provoca un cuadro asfíxico corroborado en informe patológico que habla de un pulmón en lucha – insuficiencia de la respiración por la inundación de la vía aérea -, y luego el shock hipovolémico al que lleva la pérdida brusca de sangre.

            Que podía decir que una compresión puede generar en carótidas una pérdida de la conciencia; para comprimir arterias de la columna hace falta 30 kilos de presión, pero para las carótidas 3 kilos fuerza.

            Que esos son valores aproximados pues la medicina no es una ciencia exacta.

            Que las heridas de arma blanca seccionaron estructuras vasculares que provocaron el ingreso de la sangre al pulmón y eso se corrobora con patología que determina la existencia de un pulmón en lucha.

            Que estaba seguro que las lesiones de estrangulamiento no llevaron a la muerte, sino las otras.

            Que respecto de algunas de estas lesiones que se cruzan, dijo que en el momento del hecho pueden producirse múltiples movimientos que pueden corresponder al intento de la víctima de eludir la acción y uno es la flexión del cuello y si un elemento pasa por el cuello, hueso de adán, eso ocasionaría que las lesiones fueran unidas por trazos derivados del mecanismos de la flexión del cuello o una vuelta más del elemento constrictor.

            Que si la víctima estuviese dormida, por supuesto que se despertaría, para no hacerlo tendría que estar anestesiada.

            Respecto de la existencia de signos de defensa dijo que observó algunas lesiones que podrían corresponder a un signo de defensa, que está descripto en la autopsia la rotura de una uña, y en las fotografías observó un hematoma en la zona pulgar de la palma de la mano, que no sabría decir si fue de defensa o producida por un golpe, pero que le parecía vital, así que puede ser de defensa. Que quizá en el intento de sacarse el elemento constrictor del cuello la víctima se enganchó la uña y la quebró y se generó el hematoma en la mano.

            Que de todas formas eran pocos signos de defensa.

            Respecto de la mecánica del hecho dijo que de acuerdo a su experiencia y las lesiones consideraba que la víctima fue anestesiada – anestesia previa, de Brouardel – y que ello generó indefensión, que por eso tenía pocas lesiones de defensa, secundariamente o concomitantemente se produjeron las lesiones punzo cortantes, una de las cuales compromete arterias y venas y otra a la tráquea con compromiso de la vía aérea.

            Respecto de la posición de víctima victimario, dijo que en los estrangulamientos, y lo podía fundamentar en las fotos de la autopsia, hay interrupción de las líneas de compresión, con lo cual la compresión no fue cilíndrica, con lo cual el agresor estaría detrás, y la víctima parada – lo cual no me cierra de acuerdo a la escena- o acostada boca abajo por la interrupción del surco de compresión del cuello que se ve en las fotos de autopsia.

            Que en el rostro leyó y vio en las fotos que había una lesión en el labio superior y otra en el labio inferior y algunas excoriaciones en nariz, que no sabría explicar si fueron parte de la agresión, producto de la lucha o que había en ese momento algún elemento interpuesto donde la víctima apoyó y produjo las lesiones. Que la lesión de la nariz podía ser por el colchón pero las del  labio no podría explicarlas, que necesitaría acceso a la escena del crimen, que se basaba en las fotos y la descripción.

            Respecto de la hora de muerte, para su determinación se basaron en los fenómenos cadavéricos que tenían, entre los inmediatos, las livideces y la rigidez. Que las livideces se fijan aproximadamente entre las 15 y 18 hs. Ello significa que si se gira el cuerpo antes de las 18 horas la lividez se traspone, se cambia de lugar. Si el cadáver persiste hasta 18 hs la lividez se instala en el tejido subcutáneo, con lo cual no se traspasa aunque se mueva el cadáver.

            Que en este caso la lividez era fija con lo que tenía entre 15 a 18 hs de evolución.

            Con respecto a la rigidez, por lo que leyó del médico de policía y el informe, donde decían rigidez generalizada e irreductible, que es un proceso evolutivo progresivo que se generaliza a las 18 hs, y se vuelve irreductible -no pueden mover los miembros- a las 24 hs, llegaron a la conclusión que por las livideces entre 15 y 18 hs, un rango menor, por rigidez 24 hs, pero que esto podía cambiar en un par de horas.

            Que tenían que usar estos elementos porque eran los que tenían.

            Que la máxima autoridad para opinar sobre la data de muerte es el médico que llega al lugar del hecho, porque el cadáver luego sufre variaciones.

            Que con livideces fijas y rigidez completa irreductible serían 24 hs.

            Luego la defensa le exhibió al testigo el informe de fs. 1409/15, Pagina 5 párrafo 3.

            A lo que contestó que en la reunión de peritos el Dr. Aranda dijo rigidez “difícilmente reductible”, por ello se supone que transcurrieron entre 15 a 24 hs. desde la muerte, que eso era lo razonable de suponer porque la medicina no es una ciencia exacta.

            Que el margen de las livideces es 15 a 18, en rigidez instalada el margen es 18 a 24 hs. (según Trezza y Di Maio, y Gisbert Calabuig) aunque puede haber alguna variación, pero este es el consenso.

            Que su conclusión era entonces entre 15 a 18 horas a partir de las livideces.

            Indicó que hasta ese momento había una cuestión semántica en cuanto a la irreductibilidad o no de la rigidez, pero si se pone la palabra “irreductible” como pleno dato son 24 hs.

            Que les generaba duda que fuera reductible o irreductible, que Aranda luego lo aclaró para poder seguir trabajando y entonces llegaron a la conclusión que era así.

            Se le preguntó entonces cuándo llegaron a esa conclusión, a lo que dijo que lo habían pensado y luego Aranda lo ratificó.

            Que no siendo por cierto clara la contestación del testigo se le preguntó entonces, si Aranda había dicho irreductible, por qué en el informe se colocó “difícilmente reductible”, mas cuando el informe es posterior a la junta médica.

            No fueron claras las explicaciones del testigo, y leyendo el informe dijo que en el segundo punto de las conclusiones de fs. 1415 hablaba de la rigidez y que resulta razonable concluir que debieron transcurrir entre 15 horas y 24 hs previos al hallazgo, lo cual sería de 1 a 10 hs del día anterior.

            No pudo aclarar a mi modo de ver por qué el informe termina diciendo entre las 7 y las 10 hs.

            Requerido nuevamente sobre el punto, dijo que pusieron por las livideces 15 a 18 horas, y si fue encontrado el cadáver a las 01:00 hs, eso daba entre las 7 y las 10 horas (PUNTO 1)

            Que por la rigidez llevaban el plazo de 15 a 24 entonces eso daba la 1:00 hs. del día anterior.

            Que eran dos mecanismos complementarios.

            Que entonces por ambos factores juntos el plazo sería de 1 a 10 horas del día del hecho, que eso lo sostenían Di Maio y otros autores.

            Que no conforme luego el Fiscal con ello, le preguntó al testigo cuál sería la conclusión si el Dr. Aranda dice que la rigidez era “completa y no reductible” a lo que contestó el testigo que si Aranda dice que es IRREDUCTIBLE es un nuevo dato e importante, porque fija el lapso de muerte en 24 hs, pero la pregunta es en potencial.

            Que entonces la defensa le indicó al testigo por qué decía que ese es un nuevo dato importante si en la reunión de peritos supuestamente ya lo tenían. A lo que dijo que ese dato reafirmaría lo que escribió de la rigidez.

            En definitiva, luego de una discusión al respecto el testigo dijo que se rectificaba en cuanto al plazo de la rigidez que sería entonces de 18 a 24 hs (1 a 7 horas) y en cuanto a livideces 15 a 18 horas, lo cual daba finalmente el horario de 1 a 10 horas.

            Mariana Gabriela Sabella Rosa, dijo ser perito anatomopatóloga de Gendarmería Nacional y que trabajó en el dictamen de Gendarmería a partir de un peritaje patológico que se hizo en La Plata y que obra a fs. 1409/1415.

            Que quería aclarar que no trabajó en el tema del horario de la muerte sino en el mecanismo de la muerte, que hizo una interpretación de un informe de anatomía patológica que se hizo en La Plata, el estudio histopatológico de 4 fojas que estaba como material de trabajo. Que no trabajó en rigidez ni livideces, ya que no era su tema específico.

            Como el dictamen era conjunto se le preguntó si ratificaba el informe también respecto de la data de la muerte, a lo que dijo que no era de su incumbencia sin perjuicio de haber firmado el dictamen porque trabajaron en equipo y en ese sentido lo ratificaba.

            Que se trabajó charlando sobre la autopsia y fotos que todos vieron, bibliografía y discusión  sobre ello aportando el conocimiento específico de cada uno.

            Que se habló del tema de la data de la muerte y se llegó a la conclusión que está en el informe, que no sabría decir qué pasó después, que no se podía hacer cargo de lo que otro perito hubiera rectificado.

            Dijo que surgían surcos de estrangulamiento en el estudio de la anatomía patológica.

            Que tomó como base el examen de la Dra. Di Piero nro. 98/07 (fs. 626/629), del que surgió la existencia de múltiples líneas amarronadas que no perforan la piel, eso es macroscópicamente, y en la microscopía dice lesiones de carácter compresivo que tienen correspondencia con características de surcos de ahorcadura. El mecanismo es comprensión extrínseca del cuello, que hay surco por ahorcamiento, pero  no podía decir qué elemento lo hizo.

            Que del informe de fs. 882 surge que en la lengua no hay lesiones evidentes.

            Viviana Torresi, dijo ser médica legista y auditora.

            Que intervino en el dictamen como “abogado del diablo” del equipo, que trabajaba en el departamento de pericias complejas, se llamaba así porque las que llegaban a ese lugar tenían cierta complejidad por lo que se armó un equipo interdisciplinario para trabajar en ellas.

            Que se expidieron sobre los dos puntos pedidos, mecanismo de muerte y data.

            Que su tarea en el equipo era “jaquear” las hipótesis de los otros profesionales para reducirlas y salir de las posibilidades hacia el terreno de lo probable y arrimar lo más probable a lo cierto.

            Que respecto del informe de fs. 1409/1415 dijo que no podía aportar nada que era una ampliación del primer informe.

            Respecto del informe de fs. 895/914 dijo que era el primero y que tomaron como punto de referencia el protocolo de autopsia donde las rigideces estaban fijas y la rigidez a punto de desaparecer y no el informe de Aranda del lugar del hecho porque en ese informe manifestaba que la rigidez era completa solamente.

            Que a su criterio la clínica es soberana y el que tiene mayores herramientas es el que está revisando al enfermo. Que se expidieron sobre el trabajo ajeno. Al hacer este informe se basaron solamente en el informe de autopsia, ya que no tenía otra cosa en ese momento.

            Que el profesional que revisa el cadáver en el lugar del hecho a su juicio es el que tiene las mayores herramientas para definir los fenómenos post mortem, pero hasta ese momento ese profesional no había dicho nada del levantamiento del cadáver por lo cual se apoyaron en el protocolo de autopsia.

            Se le preguntó la diferencia entre  rigidez reductible e irreductible, a lo que dijo que la irreductibilidad y no irreductibilidad, está dada por la posibilidad de vencerla sin desgarro o fractura.

            Que si se dice COMPLETA ES REDUCTIBLE.

            Es reductible la rigidez que se puede vencer, que no hay que hacer tanta fuerza.

            La irreductible se produce luego de las 18 horas a alrededor de las 24, y en eso no hay demasiada diferencia, Gisbert Calabuig dice 24 horas, dice COMPLETA o sobre todo el cuerpo después de las 12 hs en que ingresa en la fase de estado donde va creciendo el grado.

            Que el médico que va al lugar del hecho debería hacer esa distinción porque es un dato importante en cuanto al dato post mortem, debería hacerse según el protocolo de la evaluación médico legal en el lugar del hecho, hacer eso, y tomar temperatura con termómetro o tacto (frío, cálida o caliente) y livideces. Manualmente sólo podría decir si está caliente o frío.

            Respecto del dictamen de fs.1414 3er. Párrafo, dijo que la modificación de la posición tuvo que ver con la reunión de peritos a partir de lo que dijo Aranda: “completa y difícilmente reductible“, que el primer informe se hizo en base a la autopsia, el segundo, en base a la constatación de Aranda en el lugar del hecho que aportó luego.

            Que en el acta cuando se hizo el levantamiento del cadáver había datos insuficientes para expedirse.

            Se le preguntó por qué no se advirtió entonces que faltaban datos para expedirse antes de hacerlo, a lo que dijo que en el primer informe pusieron de 15 a 18 horas y en el posterior se mantuvieron en esa base de 15 horas.

            Que cambia la información si primero sólo se dice completa y luego se dice completa y difícilmente reductible, agrega información que no estaba.

            Que por rigidez completa solamente se puede entender que es un dato incompleto, porque puede ser reductible o no, luego se amplió el dato a “difícilmente” reductible, que no podía contestar por qué razón el Dr. Aranda no informó completamente, que le estaban pidiendo que evalúe las tareas de otro profesional.

            Que no hay un protocolo escrito de cómo actuar pero sí hay algo sistemático o sistematizado, lo que hay que hacer, en cualquier libro de medicina legal dice que además de la constatación de la muerte, la evaluación física de lesiones, visualización de manos uñas, temperatura, corresponde la descripción de livideces y de la rigidez.

            Que no sabía qué era un necrotermómetro, pero que un termómetro común en su criterio podía ser más que la mano y que no se haya tomado la temperatura con termómetro en el caso era una falencia.

            La Lic. Sandra Musumeci, dijo que formó parte del equipo que realizó la reconstrucción del hallazgo y realizó luego la autopsia psicológica.

            Explicó que era una técnica novedosa en nuestro país desde 2004 y que recién ahora se estaba  conociendo en los juicios.

            Que involucraba entrevistas con personas que conocían a la víctima y el estudio del escenario del hecho.  Que el resultado era probabilístico.

            Que una autopsia psicológica era útil desde la victimología porque enseña que víctima y victimario se complementan, orientada a saber quién era la víctima podemos sospechar quién podría haberle hecho daño. Utilizando herramientas de la psicología para la criminalística. Que sirve como un auxiliar de la investigación.

            Que estuvo presente en la reconstrucción, en la escena de los hechos haciendo un estudio de las costumbres de Solange y de sus hábitos de alimentación e higiene, un estudio de las películas que veía, la música que escuchaba, sus rutinas y hábitos. Entrevistó a la madre, la prima y la señora que limpiaba en su casa. Que el objetivo era detectar huellas psicológicas, indicios conductuales que la persona despliega en vida.

            Que en el caso principalmente concluyó que Sol estaba en una gran crisis existencial, que tuvo a la vista cuadernos, fotos, libros, un libro de Eva Luna – no sabía si se lo compró o se lo regalaron -, pero que le dijo la prima que lo estaba leyendo, que estaba en su mesa de luz pero no podía decir más que eso, que esto no era más que una nota de color, que también se averigua qué comían por lo que estaba en la heladera.

            Que todos los detalles le hablaban de una profunda crisis existencial de Sol, ella estaba reorganizando sus valores, no era su prioridad el trabajo, lo social era lo primordial y durante el último año existían elementos para hablar de la intención de poner límites en cuanto a organizarse. Una crisis motivada cree porque estaría cansada del estilo de vida que tenía.

            Cuando hizo la pericia la causa tenía tres cuerpos por lo que en ese momento la madre le parecía un allegado válido, que hoy tendría que hacer una revisión del caso y ver si se mantienen o no los vínculos y situaciones actuales.

            Que en esta causa le pasó algo que nunca le había pasado antes, que dos personas no quisieron colaborar, no incluyó al hermano porque era un vínculo muy idealizado, al padre porque era un vínculo muy conflictivo y al novio porque en ese momento era una pareja que estaba en crisis, rompían y se arreglaban.

            Que a su criterio el padre era más un par para Solange que una autoridad aunque él quisiera imponer su autoridad. Que llegó a esa conclusión por los elementos recabados, su cuaderno de anotaciones que era llevado por momentos, aisladamente, no rutinario. Que tenía con el padre un vínculo de compinche y no de autoridad, un padre que asimismo no se presentaba como modelo a seguir, más que nada por su inestabilidad emocional, sus parejas.

            Que esta técnica comenzó para estudiar muertes de causalidad dudosa.

            Que donde más conflicto tenía la víctima durante su último año de vida era con el novio, con el padre y con Lucila. Que en el caso de Lucila respecto de lo vinculado con el orden, los hábitos y la cotidianeidad donde ella empezaba a poner límites respecto de cosas que no le gustaban.

            Con el padre por trabajos que le hacía hacer y no quería, y con el novio por cuestiones vinculadas con la familia de él que a ella no le gustaban, aunque no podía especificarlas.

            Que hay una contrapartida probabilística de carácter indiciario respecto del victimario, ningún objetivo concluyente sino con la idea de orientar una investigación, dar hipótesis para trabajar.

            Que como hipótesis pudo concluir en aquel momento que el autor podría ser alguien del círculo de allegados, conocido por Sol y alguien que no ha podido aceptar un cambio o un límite puesto por Sol. Que Sol no era dócil, fácil de convencer, tenía su carácter y sabía imponerse, por momentos caprichosa, por lo que puede haber sido muy enérgica con su puesta de límites, lo cual la hizo vulnerable ante un victimario que no aceptó límites.

            Que tuvo ese desenlace por oponerse a un victimario con carácter suficientemente fuerte.

            Que todos estaríamos expuestos a una persona de esas características.

            Que el victimario debería tener una estructura de personalidad donde los frenos represivos no funcionan.

            Que en este victimario todos esos controles fallaron, generalmente estructura no neurótica, sino dentro de las psicopatías o perversiones narcisistas de la personalidad, que una perversión no es sólo un rasgo.

            Que Sol era una chica temeraria, audaz que se exponía a situaciones de riesgo lo cual pudo ser aprovechado por el victimario, no era dócil, y se encontró con un victimario que no aceptó ese no y pudo desencadenarse esa situación.

            Se le preguntó si el estudio arrojó algún parámetro sobre la sexualidad de Sol. Dijo que sí, que como la mayoría de las chicas de su edad y generación, estaba experimentando, era claramente heterosexual pero eso no la privaba de experimentar como por ejemplo con alguien del mismo sexo, se animó a probar las drogas, con otras mujeres, andar fuerte con el automóvil.

            Se le preguntó si había posibilidad en el estudio de determinar el sexo del victimario. A lo que dijo que en su momento no encontró indicadores de motivos masculinos, no había robo, violación, y dijo que estadísticamente el arma blanca era más utilizada por las mujeres, pero reconoció que no había estadísticas serias y tampoco a nivel nacional.

            Se le señaló que en las conclusiones dijo que no podía comprobar que sea masculino ni descartar el sexo femenino, a lo que dijo que si el móvil fue pasional es probable que el victimario se haya sentido abandonado o traicionado, y eso era estadísticamente femenino, que en ese sentido había un estudio de México que daba un porcentaje de 60 o 62 %, y sería un estudio latinoamericano, que estaba citado en un libro por Ruiz Harrell que se llama “Mujeres que matan“.

            Se le preguntó si exponerse a situaciones de riesgo podía ser por ejemplo dormir con una ventana abierta, a lo que dijo también que sí, por una situación inconsciente de riesgo, no intencional como otras conductas. De no evaluar el riesgo más que de asumirlo.

            Que de examinar los cuerpos posteriores del expediente sus conclusiones podrían modificarse, reforzarse o no.

            Ramón González , Sargento de la Policía de la Provincia de Buenos Aires, que revistaba en la comisaría de Florida a la fecha del hecho dijo que cerca de las 22:50 recibieron un llamado del 911 que indicaba que hubo un homicidio, que con el oficial La Torre fueron al lugar, que al llegar los para un ciudadano y les indica el lugar. Bajaron del móvil y había mucha gente que luego se identificó.

            Entró al lugar, había un pasillo, un casa, una cocina, una escalera y encontró una señora con un cuerpo a su lado llorando, una señora mayor con una femenina de 20 a 25 años. Bajó a la señora que lloraba y se preservó el lugar. Comunicó a los superiores lo sucedido.

            Que observó una femenina de 20 a 25 años, boca abajo con manchas de sangre en el cuello, manchas de sangre en la cama y el piso.

            Que las habitaciones no tenían puertas, una escalera caracol y una puerta ventana de frente a la salida de la escalera, la cama y una puerta ventana de frente un poco en diagonal. Que la puerta ventana estaba cerrada con la cama arrimada, y la cama estaba ubicada normalmente a su modo de ver.

            Que no recordaba cómo estaba el tiempo ese día.

            Que exhibida el acta de fs. 6/8, reconoció su firma señalándola.

            Expuesto que fs. 8 tercera línea dice “se procede a cerrar la puerta del balcón con trozo de cable y se coloca una franja … cerrándose”, dijo que sería para mantener el lugar cerrado, nada más.

            Expuesto que a fs. 7, reglón 11 dice: “no se observa desorden … puerta con llave en cerradura pero no cerrada …”., dijo no saber si era la misma puerta, que ellos ingresaron y luego el acta la hizo el oficial de servicio o el comisario“.

            Que no tocó a la víctima, que estaba boca abajo con un brazo flexionado según las señas que hizo el testigo con su mano derecha hacia arriba.

            Angel Ezequiel Latorre, funcionario policial en Florida, dijo que se dirigió al lugar del hecho con el Sargento González, por un llamado al 911, que una persona les hizo señas -el padre del novio de la víctima-, entraron al domicilio para constatar y encontraron una femenina tirada boca abajo en el piso con manchas de sangre por todos lados. Que salió a dar aviso al móvil y luego se preservó el lugar.

            Que al ingresar preguntaron por los moradores o propietarios y se presentó una chica que vivía en el lugar con el novio de la víctima, cuando llegaron no estaban adentro, sí la madre de la víctima.

            Que el cuerpo estaba en el piso, la habitación era un sobrepiso al que se accedió por una escalera caracol, el piso era de madera, por entre él cayó sangre a una mesada del piso inferior donde había cubiertos, había una cama, un ventanal, una cómoda.

            Que el ventanal estaba cerrado porque la cama estaba apoyada sobre el ventanal.

            Reconoció su firma en el acta de procedimiento, y exhibido que se lee desde “no se observan …”, y al final que dice “no siendo para más… cierran con trozo de cable”, dijo: que era la puerta del ventanal, que recordaba que la cama estaba apoyada contra la puerta, pero que no sabía si se abría para adentro o para afuera, que no recordaba quién cerró la puerta con esos cables.

            Marcelino Lionel Cottier, Licenciado en criminalística con funciones en 2007 como Jefe Dptal. de Policía Científica San Isidro, dijo que fue convocado al caso desde las 18 horas del día del hallazgo del cuerpo. Que iba a comenzar la autopsia, y le dijeron que en los miembros inferiores había rastros papilares, que se dirigió al lugar donde se iba a hacer la autopsia.

            Que luego, días después del hecho, se hizo una nueva inspección ocular del lugar del hecho a pedido del Fiscal, para tomar nuevos rastros.

            Que luego realizó una secuencia fáctica, mecánica del hecho en base a los indicios levantados y posteriores estudios de laboratorio.

            Que se hizo un peritaje en conjunto en el que se desempeñó respecto de lo pericial, no lo médico.

            Que respecto del levantamiento de rastros del cuerpo de la víctima, eran formados por el contacto con sangre en miembros inferiores, entrepierna, muslo y cerca del tobillo, fueron causados por alguien que estaba manchado con sangre y no usó guantes.

            Que esos rastros del cuerpo no tenían la cantidad suficiente de datos característicos, había presión y corrimiento. Eran rastros de diferentes manos: mano derecha en zona de piernas, mano izquierda, dedos, mano completa y palma. No eran completos los dibujos y había empaste por lo que no servían para cotejo pero permiten inferir que la persona no usaba guantes.

            Al lugar del hecho en el hallazgo fueron los peritos de rastros y no encontraron en la puerta del nivel inferior ningún signo de fuerza ni en la puerta superior del balcón. Esa comprobación se hizo el día 11 cuando llegaron los peritos.

            Que faltantes no se determinaron, la víctima tenía un reloj “Cartier“, y en un sector se encontró dinero.

            Que el encendedor no se ubicó si bien se ve en la autopsia la impronta, tampoco en la inspección ocular que hizo después donde se lo buscó y tampoco se lo encontró, pero dejó la impronta, por lo que no podía decir si fue extraído por alguien o retirado de forma desprolija al momento de la remoción del cuerpo.

            Que consultó a los peritos que fueron al lugar el día del hallazgo pero no recordaron haber visto un encendedor, que en las fotos tomadas tampoco se evidenciaba.

            Que buscó con luz blanca y no encontró signos ni dentro ni en el balcón de que hubiera ingresado alguien. Que se investigó el estado atmosférico y llovía y no había transferencia de marcas, aunque ante la pregunta de si debió quedar alguna un día de lluvia dijo que “probablemente“.

            Que nunca estuvo en la escena del hecho, sino luego.

            Que la ampliación en que participó se hizo porque por ejemplo los peritos no encontraron el arma blanca, tampoco encontraron algo respecto de un posible estrangulamiento. Que en la inspección que hizo personalmente no se encontró cuchillo con mancha hemática, sí en el tercer nivel en una canaleta como “C” invertida se encontró un cuchillo del tipo “tramontina” que no tenía manchas hemáticas visibles y el extremo de la hoja tenía cinta de enfermería. Preguntado respecto de por qué tendría la hoja con esa cinta, respondió que podría haber sido usado para conectar cables o pudo ser cubierto para tomarlo de la hoja y hacerle dibujos en el mango.

            Que por lo que supo de laboratorio no había indicios de sangre en ese cuchillo. Que estaba en buenas condiciones y no tenía suciedad por depósito, como que no hacía mucho tiempo que estuviese en el lugar, estaba limpio y conservado.

            Que los peritos no encontraron rastros de origen papilar al momento de la inspección.

            Que al costado de la cama había una botella de la que tomaron muestras, cosa que se hizo en la segunda inspección ocular.

            Que antes de realizar la segunda inspección y pese a que el lugar estaba fajado las cosas estaban colocadas sobre la cama. Que alguna persona ingresó aunque las fajas no estaban rotas; alguien volvió a sacar algo.

            Que al momento de la segunda inspección buscaron cuadernos y cosas de la víctima y no encontraron nada.

            Que había cosas dispersas pero no parecían de violencia o forcejeo, que no sabe si estuvieron familiares o sólo los peritos.

            Que la inspección en que participó y que habla fue una semana después.

            Se le preguntó entonces en qué se había respetado el protocolo, a lo que dijo que se le informó que se buscaron indicios, manchas biológicas. Que el reloj no se secuestró porque no tenía signos.

            Que el reloj despertador tampoco se secuestró, y que del horario en que sonaba no se decía nada.

            Que recordaba manchas hemáticas en el inferior de la vivienda, que ni bien se ingresa hay una mesada y en la pared se encontraron goteos de salpicadura y la misma línea se encuentra en el piso en que estaba la víctima y goteó por gravedad pegando en un colador invertido que causó micro salpicaduras.

            Que eso no se reveló en la primer inspección.

            Que como criminalista, en cuanto a la mecánica del hecho, luego que estuvieron todos los informes y algunos estudios se hizo una interpretación de ello, e hizo el estudio de patrones hemáticos que es su especialidad, que a partir de ello se hicieron concordancias respecto de la cama.

            La cama tenía mucha sangre en la zona media, y la almohada que no estaba completamente apoyada porque había otro almohadón, lo que concordaba con la remera de la víctima, por lo que a su criterio la víctima estuvo en decúbito dorsal previo a la remoción al piso, con lo que necesariamente a un momento de recibir las lesiones debió estar boca arriba.

            Que había algunas salpicaduras en un lateral.

            Que se levantó un pantalón corto tipo boxer con mancha de sangre con impronta de movimiento, de velocidad media, por lo que esa prenda debió estar entre los 50 cm  y no más de un metro, de la zona de las lesiones. Eso indica que en uno de los movimientos del arma blanca por desplazamiento impregnó con ese sentido, lo cual señala apuñalamiento de 10 a 15 grados pero cerca del cuello.

            Que no se pudo determinar si la víctima la tenía colocada, y refirió que tras consultar a los peritos, no recordaban esa prenda ni su ubicación en el escenario. Que no sabía decir por qué no lo vieron pero estuvo con seguridad en el lugar en el momento del crimen por la mancha que tenía.

            Se le preguntó de quién sería esa prenda, a lo que dijo que no lo sabía ni se determinó.

            Que en una foto se ve en los pies de la víctima y de la cama, y no debió estar ahí, alguien la  movió de lugar al remover el cuerpo.

            Que había manchones de sujeción o limpieza en la parte del pie del cubrecama, por eso no se explicaba como estaría ahí esa prenda con esa mancha.

            Que estuvo en la autopsia y estaba la incertidumbre respecto de la estrangulación, se le preguntó a los peritos y no apareció el lazo. También surgió el tema del cuello estirado de la víctima.

            Que respecto del lavado de manos con sangre en el lugar, dijo que se tomó una muestra del sifón, se miraron cubiertos y no existieron rastros en este sentido. Que en el cubrecama hay una mancha como que alguien lo agarró o se limpió en él, no puede determinar cuál de las dos posibilidades. El goteo en ese mismo lugar del cubrecama se puede deber al goteo de las manos del victimario o del arma, es una gota estática.

            Que las prendas de la víctima tenían una mancha lateral interna desde la axila por lo que en algún momento fue apoyada en decúbito lateral derecho.

            Que hay manchas al lado de un muñeco con forma de sol.

            Que no sabía si del control remoto se tomaron muestras.

            Que en cuanto a los movimientos tal vez pudo estar descansando hacia el lateral derecho y sorprendida en ese momento, puede haber empezado la acción desde el lateral izquierdo con la posibilidad de usar la mano izquierda y luego subirse a la víctima y por ello la imposibilidad de lucha o forcejeo. Que dice mano izquierda por la incidencia de la hoja.

            Que si bien hay otro informe que dice mano derecha, por otra apreciación, no lo discutía desde el punto de vista médico legal, pero ratificaba su forma de ver.

            Que desde el punto de vista de la secuencia fáctica la víctima estuvo tapada por las sábanas y con el victimario arriba no pudo mover sus miembros y posiblemente estuvo decúbito dorsal o boca arriba por las manchas del lado izquierdo, tal vez lateral derecho al estar durmiendo y luego boca arriba. Ello así lo sostiene por las manchas hemáticas.

            Que luego hubo movimientos en la cama, fueron removidas las sábanas, luego el cuerpo fue removido del sector superior de la cama al inferior y al piso, hubo varios pasos, lo que indica que pudo ser una sola persona. Que incluso parece haber un momento estático cuando hay un goteo estático desde la zona de lesión hacia el costado de la cama, luego desde otra parte del cuerpo se volvió a mover. Que el cuerpo fue movido por rotación y en algún momento el cuello quedó colgando al borde de la cama para hacer el goteo estático al piso.

            Luego cae el almohadón. También hay tracción desde el tobillo.

            Luego entre la cama y una especie de cómoda hay una reja por donde se esparció sangre posiblemente al caer la cabeza al piso.

            Que no encontraron pisadas con sangre en el lugar, tampoco goteo de altura.

            Que el movimiento no debe haberse realizado mucho después de las lesiones pues la sangre a los 5 minutos inicia coagulación. Entre cinco y diez minutos deben haber pasado entre la posición inicial a la posición final sobre la cama.

            Que si el agresor se limpió las manos con la sábana era normal que quedaran rastros en los dedos o en las uñas.

            Que desde el punto de vista de la remoción o movimiento del cuerpo que se hizo descartaba que hayan sido dos los victimarios.

            Que no sabía cuándo llovió el día del hecho, que no podía precisar horarios, aunque si llovió quedarían improntas de arenisca o barro.

            Que no podía asegurar que llovía cuando se cometió el hecho.

            Que al momento de las lesiones punzo cortantes de haber sido con la víctima boca abajo tiene que haber tenido el lugar para ingresar el arma y sacarla, y allí ocurre el fenómeno de transferencia, al sacar el arma las gotas de sangre tendrían que haber quedado en la almohada o cortinas si la víctima estaba boca abajo y no las había. Que para él la víctima estaría lateralizada y el victimario por detrás, o la víctima boca arriba, puede haber sido el primer ataque lateral y luego boca arriba. En la cabecera no había manchas.

            Que no tuvo en cuenta las lesiones que serían de estrangulamiento al hacer el informe, pues no estaban los estudios patológicos que hablan de la existencia de un lazo.

            Las lesiones punzo cortantes sostiene que se hicieron con la víctima boca arriba.

            Respecto de la secuencia del hecho puede variar teniendo en cuenta la posible existencia de un lazo.

            El agresor pudo no dejar pisadas con sangre porque la sangre estuvo antes de mover el cuerpo solo en la cama, con lo cual pudo no mancharse.

            Que aparte de los lugares indicados en el termo tanque en la pared contraria había sangre.

            En la escalera se buscó con luz y no. En toallas tampoco.

            Que en la obra contigua no se hizo análisis a este respecto en cañerías. Sí, se buscó por todos lados el arma blanca en la obra vecina y no se encontró.

            Que los cuchillos de la cocina fueron examinados, que no se secuestraron cuchillos que eran de un solo filo y no acerrados, pero los había, se observaron con lupa y luz y nada se encontró.

            Tampoco se encontraron manchas hemáticas en ducha ni bañera.

            Que la cerradura de adelante era perno pasante y la de arriba tipo trabex. No había improntas de que fueron abiertas aún con llave colocada.

            Que no recordaba el sistema de cerradura de la puerta balcón, pero al momento de la primer inspección ocular cree la encontraron sin la llave.

            Que no vio al momento de su inspección que la puerta estuviera con un cable.

            Julio César Julián, dijo que al momento de la pericia que realizó y obra en el expediente se desempeñaba como Médico Forense de la División Homicidios de la Policía Provincial, Médico Auditor, Master en Investigación Criminal, Docente de Posgrado, Docente de Medicina Legal, Jefe de Guardia, Perito Oficial de la Justicia Nacional, Secretario de la Academia de Medicina Legal, y otros títulos.

            Comenzó el Fiscal interrogándolo acerca de cuándo comenzaba una pericia de autopsia, a lo que dijo que clásicamente se dice que comienza en el lugar del hecho, tres cuartas partes.

            Preguntó luego el Fiscal: “¿si tuviéramos un caso en el cual el médico que concurre al lugar no es el mismo que el autopsiante, tiene más datos el primero?”. A lo que contestó que dependía de las capacidades del médico, ya que su idoneidad va a transmitir al autopsiante datos relevantes del lugar del hecho. Que el relevamiento del lugar del hecho aporta gran cantidad de elementos. Aporta pruebas o indicios que luego van a complementar la autopsia.

            Se le preguntó por el Dr. Aranda, y dijo que lo conocía y que no era médico legista.

            Dijo que su intervención en la causa se produjo a partir de un pedido de la Fiscalía, pedido que llega a través del Ministerio de Seguridad, sobre tres puntos, para lo cual contaba con seis cuerpos de expediente hasta ese momento, las pericias de Gendarmería y las fotografías originales.

            Reconoció su firma en el dictamen de fs. 1091.

            Exhibió fotografías proyectadas.

            Dijo que lo que hay que observar es el conjunto lesional y tener presente el informe de anatomía patológica. Que había tres signos de lesiones.

            Que las lesiones punzo cortantes son típicas, tienen un borde romo y un borde agudo. El agudo corresponde al filo y el romo al elemento punzo cortante por lo cual es posible concluir en un elemento monofilo. La lesión más grande tiene coleta de salida o “cola de ratón de Lacassagne”, lo cual marca por dónde sale el cuchillo. Tiene la forma ovalada típica de las lesiones punzo cortantes. La anatomía corrobora que los bordes son netos. Que en este caso no hay coleta de entrada por lo que se puede afirmar que el borde es romo y corresponde a la entrada; “de eso no hay duda”.

            Que las otras lesiones contusas exulcerativas no están producidas por la misma arma.

            Explica que la exulceración es el efecto que produce por ejemplo una uña sobre la piel, uña como ejemplo, como un rasguño, es superficial, la superficialidad está dada por la coloración nacarada.

            Que el arma, objeto o elemento que produjo estas lesiones no tiene filo, y no puede ser el mismo elemento. Los trazos nacarados son todos desiguales entre sí en cuanto a su ancho. Unas son más gruesas que otras. Si fuera un cuchillo debería mantener la misma medida. Que el lomo de un cuchillo no puede generalmente producir este tipo de lesiones, el filo tampoco y la punta no puede, serían constantes y en este caso los surcos no lo son.

            Que la diferencia entre el ancho de uno y otro surco es notoria, los bordes son festoneados, esto se ve a simple vista y es notorio.

            Que con un tenedor jamás podría ser, y un cuchillo en su opinión no daba la curvatura para hacer este tipo de lesiones, si el arma fuese más corta que diez centímetros tal vez, pero no es el caso según el lugar hasta donde interesaron las lesiones punzocortantes.

            Si fue un cuchillo no se compadece con las otras lesiones punzo cortantes donde se nota claramente que ese elemento tenía filo -coleta de salida-.

            Las bandas apergaminadas en su opinión se corresponden a surcos de estrangulación, la anatomía patológica indica que corresponden a un surco de estrangulación con un elemento multifilamentoso.

            Mostró una fotografía donde se ve claramente el surco de compresión o estrangulación, y dijo que esa fotografía era tan clara que no necesitaba mayor explicación pues se observa claramente la depresión del cuello y ese efecto no lo produce más que un lazo de compresión  y dentro de la depresión se observan a su vez cuatro surcos al menos.

            En otra fotografía muestra una lesión cercana al mentón en la que señala que el elemento multiconstrictor del cuello es multifilamentoso y maneable.

            Explicó que la víctima sufrió una asfixia mecánica con un lazo semirígido y coadyuvó al mecanismo de la muerte.

            Que para comprimir la vía aérea se necesita una fuerza de 20 kilos.

            El lazo es incompleto, no abarca todo el cuello, puede haber estado interrumpido con el cabello, que con la lesión en la subclavia la llevó a un shock hipovolémico.

            Otro elemento es que el nacarado de los surcos de compresión habla de tiempo de muerte.

            El mecanismo asfíxico se comprueba además porque tiene lesiones en el mentón que se llaman manchas de “Thoinot“, además el informe patológico demuestra que es una asfixia por compresión, tiene edema pulmonar, ruptura de tabiques intraalveolares y hemorragia pulmonar que es típico de las asfixias mecánicas.

            Que en una parte de la autopsia se dice que se produce la asfixia por la propia sangre pero no es posible porque no hay lugar por donde pase la sangre.

            Dicen que tiene sangre en la vía aérea pero no significa que se haya asfixiado porque la anatomía no lo corrobora. Y desde el punto de vista anatómico no tiene por dónde pasar la sangre.

            En el paquete vascular lo único que se mandó es la carótida derecha y por la lesión tiene un signo patognomónico de estrangulamiento, un hematoma externo.

            En las asfixias por compresión la muerte se produce por un triple mecanismo.

            Explicó con un croquis por donde pasan las venas subclavias y la traquea, las lesiones dicen entre 3° y 4° anillo traqueal, eso le produjo un neumotórax -entrada de aire en la cavidad pleural-, y con otro croquis del cuerpo humano mostró que no hay cavidades por donde la sangre haya podido pasar. Que algo puede pasar por las lesiones y puede expulsarla por la toz, pero la sangre hallada no fue al pulmón sino en la cavidad pleural.

            La sangre de la subclavia es lo que generó la sangre en la cama y en la región pleural.

            Que no se pudo asfixiar con la sangre porque no tenía por dónde pasar.

            Que hay una lesión más cercana al mango del esternón que golpea el bronco fuente derecho y le genera un hematoma, no lo lesiona, por lo que no hay lesión para que pase la sangre a la vía aérea salvo algo que pudo haber pasado por las lesiones.

            Que la víctima no tenía sangre ni en la nariz ni en la boca, y cómo se va a ahogar alguien sin tener un mínimo reflejo de toz; ni una gota de sangre por la nariz y la boca.

            Mostró la lesión de la tráquea en una foto que indica que no tiene por dónde pasar la sangre -a cuerpo abierto de la autopsia-

            En cuanto al elemento causante del estrangulamiento, aunque sin rigor científico, dijo que podría tratarse de un grupo de alambres enroscados sobre sí mismos, porque pensaba también en las puntas del alambre y la irregularidad de los surcos nacarados.

            Que se veía en la lesión inferior un camino ondulante, si el arma tiene más de diez centímetros eso es imposible por el recorrido, y además todas son al mismo tiempo, por lo que a su entender, con las lesiones punzcortantes son concomitantes.

            Que esa mecánica era posible porque la persona sostiene a la víctima con una mano y con la otra produce la lesión punzo cortante, que no pasan por el mismo lado.

            Que el actor sostiene con el lazo y provoca las otras lesiones.

            Sostuvo que su opinión era lo que claramente se veía en las fotografías y no una mera opinión personal.

            Que no sería serio decir un orden en las lesiones, que eran concomitantes, al mismo tiempo, por la vitalidad de los surcos.

            Que la lesión punzo cortante pegada a una cortante es porque debe haber pasado pegada al elemento que constriñe el cuello.

            Que el ingreso del arma era oblicuo.

            En cuanto a la posición del agresor dijo que no se podía determinar por la coleta de salida si el agresor era zurdo o es diestro, sólo con eso no se podía determinar.

            Que es un acuerdo de todos los que saben, puede ser diestro o zurdo. No hay nada que indique invariablemente que sea así.

            Que si hiciera un razonamiento de que el agresor la agrede por detrás también puede ser diestro porque no sabe para qué lado puede orientar el filo del cuchillo, para el diestro es más cómodo el filo para abajo, para el zurdo no, pero muchos utilizan el cuchillo para abajo. Son todas especulaciones pero no hay determinación científica en ésto.

            En cuanto a la posición de la víctima creía que ha sido sorprendida probablemente en el sueño. Y el agresor detrás por el estrangulamiento, por lo que era dable pensar en indefensión y no tiene lesiones de defensa. Que parece más razonable que la víctima estuviera boca abajo al iniciarse la agresión, y hubo que inmovilizarla ya que no tiene las lesiones de defensa típicas. Y como dice Raffo nadie se deja matar  y menos estrangular aunque esté durmiendo.

            Dirigiéndose al Fiscal le dijo que estuvo en la junta de peritos; “Ud. sabe lo que dije y dijeron los demás, pero aquí están las fotos”.

            Que las lesiones que tiene en la boca, en el labio superior, una lesión contusa que coincide con el borde de los dientes, en el inferior otra, en el borde de la lengua otra contusa que corresponde en lo típico a sofocación o acallamiento. Cuando se coloca la mano sobre la boca se producen estas lesiones. “La lesión de la lengua es porque se habrá mordido. El mordillo va al nivel de la boca, no pudo ser ello, pero indica que estaría durmiendo”.

            Cuando se le preguntó cómo se conjugan esa tres cosas -acallar, lazo y lesiones punzo cortantes, dijo que primero se ejerce fuerza para sujetar a la víctima, la necesaria para comprimir la laringe (20 kilos), debe tener una fuerza de 20 kilos fuerza para acallar a la víctima, que el parámetro de los 20 kilos habla de una persona fuerte (un balde de pintura de 20 kilos). Que no es posible que una persona de menor peso o igual a la víctima pueda estrangularla. Si es el mismo autor debe tener fuerza para mover un balde de 20 litros y que además hay que levantar y sostener por 30 segundos al menos para que la víctima pierda la conciencia.

            Que puede ser que en un primer momento el victimario quiso acallar a la víctima y por ello las lesiones en la cara.

            Refiere que hay una secuencia; primero se intenta acallarla, luego la víctima se despierta, la compresión de la carótida y la yugular la lleva a la pérdida de la conciencia. Que la víctima se despertó porque tiene lesiones escoreativas -golpes. Lo supone a su criterio, pero porque a ciencia cierta nadie puede decir que se encontrase durmiendo. Aunque fue inmovilizada probablemente por la ausencia de lesiones de defensa significativas que en general se encuentran en las agresiones con armas blancas. Cuando se despertó intentó acallarla, por eso las lesiones en la cara, estando detrás el agresor por el cuello extendido. Por las lesiones que tenía en el cuello entiende que la atacó detrás durmiendo y de decúbito ventral o costado más boca abajo.

            Que podía tratarse como hipótesis de un ataque sexual frustrado por la resistencia de la víctima que  luego desencadenó la secuencia.

            Entre 2 y 4 kilos se obstruye la circulación de la carótida y pérdida de conciencia en 30 segundos, y la imposibilidad posterior de defensa.

            Que una cosa no excluye a la otra, se desmaya pero requiere 20 kilos fuerza para obturar la glotis, con 30 kilos las arterias de la columna.

            Que cree que una sola persona lo pudo hacer pero no excluye que hayan sido dos como posibilidad. “Yo creo que una sola persona lo pudo hacer.”

            Ratificó su informe de Fs. 1401/1404.

            Le preguntó el Fiscal si podría señalar dónde están en la autopsia las livideces dorsales. Dijo que no, porque no las describen.

            Preguntado si ¿Recuerda si Aranda las describe? Respondió que no las describe.

            A fs. 1402 punto 7, lee “Es decir la muerte…”, y le indicó el Fiscal que antes dice que fue movido en 4 hs y luego que fue movido 10 o 12 hs. A lo que contestó que eso es lo que dice Gisbert Calabuig, luego de dos puntos transposición de las livideces. “Comparto lo que dice ese autor. No dice que estén fijas a las 4 hs. No hay contradicción alguna”. Que no trajo el libro de Gisbert Calabuig, pero “digo que es así y lo digo bajo juramento”.

            El Fiscal dice que hay dos contradicciones: en 1402 vta. Punto de la importancia médico legal a) dice las livideces son importantes -12 a 15 hs después de la muerte- es lo que dice Gisbert Calabuig; a fs. 1404 en el párrafo dice “compartiendo con Gisbert…” dice a partir de las 10 a 13 hs no se modifican, lo cual da una aproximación. A lo que contestó que no hay cifras absolutas. Que él estaría en 12 a 15 hs para debatir otras cuestiones y basado en la bibliografía en general y mi análisis. Que había citado dos autores, pero de 12 a 15 era su opinión, su apreciación personal.

            Que Calabuig dice 10 a 12 horas pero se ha basado en dos autores, todos coinciden con pequeñas diferencias de una a dos horas, y todos son datos estadísticos.

            Citó dos libros, uno de Calabuig y otro que exhibió que habla solo de intervalo post mortal, libro que viene con un CD para evaluar distintas características de la víctima, de la Ed. Masson, y donde se indica de 10 a 12 horas.

            Se le lee Fs. 1403/vta. Punto 9, dice suele ser completa en 8 a 12 con máxima intensidad a las 24, y desaparición en 36 hs., preguntado por el Fiscal si es una cita textual o su opinión, dijo que si no se equivocaba era una cita de Gisbert Calabuig.

            Que de todas formas Calabuig escribe en España y acá teníamos muchos cadáveres que no podían tener esa data de muerte.

            Que no hay un dato específico taxativo. Todos los valores en medicina son arbitrarios en ese sentido.

            Que un cadáver no se comporta de la misma manera, depende del ambiente, en el caso particular es un cadáver que ha perdido la volemia, la sangre, las livideces se modifican por el déficit de sangre, cada persona es diferente, por ejemplo en una persona que toma antibióticos el período de putrefacción empieza luego. En chicos y grandes cambia, por la cantidad de masa muscular, el rango horario cambia mucho.

            Que un ventilador airea el ambiente pero no refrigera.

            Que el punto 9 de su informe lo copió del libro para darle un rigor científico a la cita, de 8 a 12 es el valor que propone aunque también pueda ser de 12 a 15.

            Que luego se explican en el informe las etapas, que la rigidez comienza como criterio más generalizado a las 2 y 4 hs., se completa entre 6 y 8, se hace de máxima intensidad a las 24, y desaparece a las 36.

            Que son maneras de explicar un mismo proceso. Lo que se trata de explicar es cuándo se pierde, que es a las 24 hs. Que Bonnet incluso dice trece horas.

            Que la medicina legal no se estudia por lo que puedan decir dos renglones.

            Que el perito tiene y debe dar una opinión propia y no transcribir lo que dicen otros, lo demás se pone para mostrar que hay diferentes posiciones, hay diferentes libros sobre la data de la muerte, que puso una conclusión que a su criterio es entre 12 y 15 hs. La cita de otros autores es para demostrar en qué se basa, que no es autodidacta sino acotado a lo que la mayoría de los autores dicen porque no hay coincidencias incluso entre los maestros, y entonces se toman valores de referencia. Todos los peritos de este caso tomaron valores de referencia que no son arbitrarios.

            Refiere que la conclusión es que la muerte se produjo entre 12 y 15 hs. antes del hallazgo en base a las consideraciones que hace. Que entre las 10.10 y 13.10 del día 10 de enero. Que esto está basado en las livideces y en la rigidez. Las livideces no están descriptas en la autopsia.

            Le preguntó el Fiscal por qué los médicos autopsiantes no describieron las livideces dorsales. A lo que dijo obviamente desconocerlo porque no estuvo en la autopsia, pero que sí las veía claramente en las fotografías que proyectó en la audiencia.

            Que en su opinión la rigidez “Es completa entre 12 y 13 hs, si es irreductible entre  15 y 24 hs.”.

            Lo interrumpió el Fiscal indicándole ¿en qué variaría su dictamen si el Dr. Aranda dijo que era “irreductible”? A lo que le contestó lacónicamente “Dr. Ud. sabe que no fue así.”.

            Continuó el testigo diciendo que no compartía el dato de los autopsiantes completamente -porque dicen 24 a 36 horas- lo que lleva a 0:05 y 17 hs. del día anterior, y no compartía lo que dice el Dr. Aranda.

            Finalmente explicó su dictamen:

            Dijo que hay tres elementos a valorar, rigidez, livideces y en parte la deshidratación. Ese día había una temperatura entre 25 y 32 grados, dato  que obtuvo del diario La Nación del 10 de enero de 2007.

            Exhibió las fotos del lugar del hecho proyectadas.

            La primera, cómo se encontró el cuerpo boca abajo: y dijo que no se condecía la sangre de la remera con la sangre que no tenía el almohadón. Que brazo izquierdo estaba en flexión. Las piernas casi se tocan con una muy leve flexión la pierna izquierda sobre el muslo.

            En otra foto, con el cadáver girado se ve la mano izquierda flexionada y el brazo derecho también flexionado.

            Que otro elemento a tener en cuenta era la cantidad de sangre en la remera de adelante que era un poco menor a la de atrás. La sangre no está seca sino bastante líquida todavía, en la mejilla y párpado se ve sangre más o menos líquida, en la nariz no hay sangre. Que en el pelo se ve brillo y algunos coágulos, pero en el piso no a ese momento no hay un coágulo firme.

            Mostrando luego las fotos de la autopsia indicó:

            Que en el caso particular el cuerpo estaba decúbito ventral lateralizado, no estricto. Se ve en las livideces. Las livideces comienzan a formarse a los 45 minutos como pequeñas manchas, este proceso de formación va de 10 a 13 hs, 15 para algunos autores si se quiere. Que una vez que están fijas no se mueven. Luego son alcanzadas por el proceso de putrefacción a las 24 hs.

            Que en el caso hay que tener presente la forma de muerte de la víctima, ha perdido sangre.

            Mostró otra foto de espaldas en la autopsia. Dijo que se veían claramente las livideces dorsales, lo cual indicaba que la víctima estuvo en una superficie irregular boca arriba, posiblemente las sábanas, en la zona no comprimida se forman las livideces, las de la región dorsal son más tenues, por lo que el tiempo fue menor. Por eso, porque no hay tabla exacta, y de eso se habló en la junta de peritos, se calculaba unas 4 hs del momento de la muerte porque si no la intensidad sería la misma en ambas livideces. Que él propuso cuatro horas. Que se veía claramente y no son manchas de sangre.

            Que independientemente de lo que diga él las fotos del lugar del hecho indicaban que la víctima estuvo en la cama y luego en el piso. Que podían ser 3 hs. también, pero nunca después de las 12 ó 15. Una vez fijas todos coinciden en que ya no se modifican.

            En la autopsia no lo describieron, pero en la fotografía se las veía con claridad, que no era sangre, las livideces son violáceas no otra cosa.

            Que con ello podía afirmar que entre 3 y 5, proponiendo 4 horas, alguien había movido el cuerpo. En la región dorsal tiene livideces de menor intensidad.

            Mostró otra foto donde la víctima tiene un tatuaje, donde se ve en la región del omóplato las livideces con la rugosidad del lugar donde estuvo el cuerpo, seguramente la cama.

            Que en la rigidez cadavérica los músculos se contracturan, tanto los extensores como los flexores. En las fotos del lugar del hecho predomina la flexión.

            La rigidez completa se alcanza entre 12 y 15 horas, luego avanza y se hace irreductible y cuando comienza la putrefacción entre 24 y 36 desaparece como comenzó.

            En la rigidez completa se logra con esfuerzo la extensión del brazo, luego va a volver a su posición original.

            En la irreductible no hay modo de estirar el brazo sin romperlo. Los dedos son los últimos en perder la rigidez.

            Que cuando se recibe el cadáver en la morgue en las fotografías se ve la flexión del brazo izquierdo, la lateralización del cuello a la izquierda, las piernas como las notamos en el lugar del hecho, el brazo derecho en flexión.

            Luego indica en otra foto que la mano que estaba flexionada ahora estaba en extensión, que el brazo que estaba flexionado esta semi extendido, en el brazo izquierdo se levanta la escápula, La rigidez como dijo el Dr. Cheuquel estaba en vías de desaparición, con lo que estamos de 24 a 36 hs.

            Que las piernas están abiertas en otra foto, con lo cual la rigidez no se mantiene.

            Que en esta foto se ve la pérdida de la rigidez cadavérica, salvo los dedos que es lo último en perder la rigidez. Pero no hay macha verde, el cadáver está entre 24 y 36 horas porque no hay signos de putrefacción.

            Que esto sucede aunque hubiera estado el cadáver en heladera porque el  enfriamiento retarda la putrefacción no la detiene, solo la congelación lo detendría.

            El cadáver continuó su evolución, donde se encuentra el cuerpo había una rigidez completa y en este momento ya no existe. Estamos hablado entre 24 y 36 hs.- en invierno con baja temperatura puede ser otro valor.- No hay valores absolutos en esto. No incide la ingesta previa, sí lo estados previos: enfermedad, antibióticos, o en este caso en que perdió sangre.

            Que en este caso el estómago estaba vacío, si comió entre 3 a 5 hs antes puede decir que ocurrió en ese horario, con lo cual entre que comió y falleció pasó un tiempo más prolongado. Puede que no haya cenado, por ello no puede hacer cálculos con alimentos.

            Se le preguntó si habiendo cenado a las 23 horas, podía tener el estómago vacío a la 1 hs. A lo que dijo que no, pues el término promedio es que el estómago se vacía entre 3 y 5 hs.

            Que en la autopsia se está entre 24 y 36 hs, rigidez en vías de desaparición y lo último que pierde la rigidez son los dedos.

            Que la autopsia empezó a las 17 hs y terminó a las 20. Las piernas abiertas están ya al inicio de la autopsia. La pérdida de la rigidez no es completa, y tan así que para mostrar las lesiones de la boca no la pueden abrir, por lo que se está más cerca de las 24 que de las 36 hs.

            Que la cabeza estaba hacia la izquierda y ahora perdió también su rigidez.

            En otra foto comparativa entre lugar del hecho y la morgue: indicó que las  lesiones del cuello mostraban la deshidratación y apergaminamiento de la lesión, por lo que tuvo que transcurrir tiempo, es una placa apergaminada típica del surco todavía no apergaminada.

            Que el cuerpo no fue refrigerado a una temperatura que haya podido variar la observación tanatológica.  Que para la costra que tiene en la cara, no lo estuvo seguro a una temperatura que impida la desecación de la piel.

            Que respecto de la vejiga que estaba vacía, no era un dato menor pero si es que ingirió mucho líquido, se producen 30 mililitros por hora en promedio, que esté vacía puede indicar que se haya levantado poco antes a hacer sus necesidades.

            Que generalmente en las asfixias se produce la relajación de esfínteres y en algunos casos se puede perder.

            Que respecto del ano de la víctima dijo que no tenía dudas que lo que se ve en la fotografía era “paquete hemorroidal”, no un despulimiento indicando que era cirujano, “no hay despulimiento, se ve todo muy pálido, es parte de la mucosa rectal”. Que el despulimiento no es lesión. Dentro de lo que es la cirugía eso no tiene ningún significado, “habría que preguntarle al Dr. Cheuquel qué quiso decir. Despulimiento puede ser por rascado. No hay fisura. No tengo duda que esta foto ilustra mejor que el cadáver, se ve la región ano cutánea. La foto es tan clara que se ve la mucosa rectal.”

            Que recordaba la marca de un elemento como el de un encendedor, un calcado, en el muslo. El encendedor comprime sobre la piel. Que creía que estaba ahí desde el momento que se puso en esa posición sobre el piso el cuerpo, en la rodilla también hay un cable y también quedó calcado.

            Le preguntó la defensa sobre qué iba a decir de lo ocurrido en el Ateneo, a lo que contestó que de acuerdo a lo visto que a su criterio era sumamente ilustrativo, la deshidratación de las lesiones del cuello y comparando con la rigidez en vías de desaparición al momento de la autopsia, sin perjuicio de lo que pueda decir el Dr. Aranda ahora el cadáver estaba al momento del hallazgo entre 12 y 15 hs., la rigidez estaba completa, reductible, la rigidez máxima la alcanzó en este caso en la morgue.

            Hasta que se hizo la autopsia el cadáver siguió con el proceso, y en la autopsia se va perdiendo.

            Que si hubiera sido irreductible como dice el Dr. Aranda, a la autopsia daría 41 hs, más allá de la situación en que debía desaparecer la rigidez y se ve que no es así, en la autopsia la está perdiendo, pero no por completo (los dedos). Si hubiera estado congelado debería estar tan rígido que no podía estar así al momento de la autopsia. Las piernas se mueven, se puede llevar hacia atrás un brazo y se mueve el omóplato. La fotografía es objetiva, no subjetiva.

            Explica que en la reunión de peritos si bien no coincidieron en los horarios quedaron en que era completa la rigidez con variaciones, cuando es completa se sobreentiende que es reductible, que cuando dice irreductible está dada por la imposibilidad de los movimientos. Cuando terminó la reunión no había ninguna duda y ese parámetro estaba aclarado. Si bien no hubo un acuerdo en el horario sí quedó que la rigidez era completa por lo tanto era reductible. Completa es reductible aunque lo sea con dificultad.

            Que el que tenía la contradicción era del Dr. Aranda, no de los demás.

            Que el Dr. Aranda se rectificó luego del ateneo pero no ha dado una explicación científica como él lo estaba haciendo. Que eran ocho los profesionales presentes y en ese momento Aranda dijo completa.

            Que si se toma el horario de 1 a 7 y se da por cierto o probable que el cadáver haya sido modificado 4 horas después, se va a entre la 1 y 3 horas, por lo que tendría que haber movido el cuerpo el autor antes de las 3, y no concuerda esa hora de muerte con el estado del cuerpo pues superaría las 40 hs.

            La muerte ocurrió en el caso entre 12 a 15 horas antes del hallazgo, de la autopsia serían 26 a 28 hs  por eso el óbito lo ubicó entre 10.10 y 13.10 del 10/1/07. Entonces el cadáver fue movido unas cuatro horas después.

            Que el encendedor debía estar abajo del muslo, no se encontró, por lo que es dable pensar que estuvo ahí y nadie le prestó atención. Se perdió.

            Que era importante para el médico que halla el cadáver tomar la temperatura. Era de buena práctica, aunque nunca había usado un necrotermómetro.

            Se le preguntó si era importante que el médico extraiga el humor vítreo. A lo que dijo que, eso se hacía en la autopsia.

            Que toda esta información no la había puesto antes en su informe porque no se lo preguntaron. Que continuó trabajando el caso, que cuando hicieron la junta médica las cosas habían quedado claras para él, pero visto hoy con lo que pasó luego en la causa el informe de su momento fue escaso pero no por eso no preciso, que hoy el informe dado era más completo.

            Dijo que investigó la causa, incluso pidió algunas medidas y el Fiscal le dijo que no incorpore nada. Que analizó la causa, que se dedicaba a investigar homicidios hacía 21 años, que hizo una conceptualización del hecho y lo que había en la causa, y que esos elementos de juicio no los volcó a la causa porque nadie se los pidió y el Fiscal le dijo que no, que no eran motivo de investigación.

            Que como no tenía autorización del Fiscal no siguió.

            Que habló de otra hipótesis y le dijo que no escribiera nada más.

            Que quería pedir otros datos, informes de inteligencia, al banco central, que planteó otras hipótesis al Fiscal.

            Que luego de una incidencia donde la Fiscalía se opuso a que el testigo explique otras hipótesis posibles del hecho, según consta en el acta de debate el Tribunal lo autorizó y explicó las hipótesis que surgen de la transcripción del acta de debate a la que corresponde remitirse.

            Ricardo Reyes, Teniente, dijo que se encontraba de oficial de servicio y toma conocimiento del hecho, arriba al lugar y estaba preservado con cinta perimetral, se entrevistó con el personal, ingresó al domicilio, un PH, en la planta superior una femenina boca abajo sin vida, llamó al Fiscal y superiores.

            Que la persona estaba boca abajo al costado de una cama, mucha sangre, en la cama, había una cómoda, un ventanal a un balcón. Todo normal, sin alteración alguna. No observó signos de lucha en la casa.

            Cuando ingresó al domicilio ya habían ingresado otros, gente conocida de la persona sin vida, pero estaban ya todos afuera.

            Que la puerta de la planta superior estaba cerrada, y abre para adentro. Eso fue tarea de los peritos.

            Exhibida el acta de fs. 6/8, dice que él redacta el acta de procedimiento, se lee en la parte que dice: “Por lo que no siendo para más….”, se cierra con cable y faja, Preguntado qué puerta está cerrada, contestó que era la misma del balcón, pero cuando finalizó la tarea de los peritos se cerró, es decir que los peritos la abrieron al realizar su trabajo, les costó abrirla. Dijo finalmente que no recordaba, que le parecía que no cerraba esa puerta, no cerraba bien, no trababa bien o no tenía llave por eso se recurrió al cable.

            Luis Oscar Benitez, comisario, dijo que arribó al lugar como titular de Florida, el hecho ocurrió luego de las 22, estaba en su domicilio en San Fernando, fue al lugar.

            Encuentra un departamento tipo loft con una escalera en medio con entrepisos de madera. Un ropero o algo con ropa colgada, más arriba una cama matrimonial o grande, con cuerpo al costado de la cama. Había una persona mayor, padre del novio de la víctima, la chica que compartía la casa y otros chicos.

            Cuerpo de una mujer joven con ropa interior boca abajo prácticamente paralelo a la cama con la cabeza apuntando a la mesita de luz, una ambiente muy chico, una baranda y la cama apoyada contra una puerta balcón, la cama estaba apoyada contra la puerta ventana balcón. Luego se determinó que tenía problemas la cerradura y tenía de dentro una cerradura tipo falleba.

            Que el cuerpo de la chica estaba muy frío, muy duro. Las lesiones estaban en el cuello y pecho. Había manchas en el cuerpo, alrededor, en el piso y en la cama. La ropa de cama parecía corrida o desplazada hacia el cuerpo como que la piba se cayó tomando las ropas de cama o se corrió el cuerpo con ellas.

            Preguntado sobre si vio en otro lado manchas de sangre, respondió que cree que un goteo hacia la planta baja.

            Que no faltaban cosas de valor en la casa, tenía puesto un reloj de marca.

            Le preguntó el particular damnificado si la cama estaba desplazada contra la ventana, a lo que dijo que la cama estaba apoyada contra la ventana que estaba cerrada por el calor que hacía ahí dentro.

            Que no vieron marcas como que hubiera ingresado alguien. La puerta estaba cerrada con la cama apoyada, que el personal le dijo que la puerta de calle estaba cerrada con llave.

            Le preguntó el particular damnificado si podría alguien empujar la cama al salir por el balcón, a lo que dijo que era posible, pero creía que no por como estaba apoyada la cama contra la puerta ventana y la puerta abría hacia adentro.

            Le preguntó luego el particular damnificado cuáles podían ser los móviles y posibles autores, a lo que dijo que al descartar al robo por no faltar nada, se podía inferir un homicidio pasional, algo personalizado. Pasional por la forma de las agresiones al cuerpo, que no se llevaron nada, que el desorden era el propio de camas destendidas y no para buscar algo. Que todo daba como que fue algo del momento y que el resultado fue muerte.

            Le preguntó la defensa si recordaba un encendedor cerca del cuerpo o algo similar, y dijo que no.

            Que estaba todo cerrado y hacía mucho calor, que su sensación personal es que hacía calor en el ambiente, que tenía calor pero no sabe si era su sensación igual a la de otros.

            Se le preguntó si vio el balcón que da a la obra contigua, y dijo que no recordaba pero como no estaba vulnerado el acceso no lo tomaron como probable.

            Que recordaba que la puerta se la ató con un cable y la de planta baja se cerró con llave y se le puso la faja de clausura ante una posible nueva diligencia. Que se fajó el recinto con lo de estilo.

            Se le preguntó por la llave de la persona fallecida, a lo que dijo que no sabía que pasó con ello.

            Lucía Cajal Tejeira, testigo de la defensa, dijo que conocía a Lucila porque era amiga desde los 12 años, una amistad íntima y cercana con las dos, también con Solange, aunque siempre fue más amiga de Lucila pero también era amiga de Sol, que fueron las tres compañeras del colegio, y quería que se sepa la verdad.

            Que desde hace seis años está radicada en el Uruguay. Desde el momento del hecho de la causa hacía unos dos años.

            Que mantenía un trato frecuente con ambas igual. Que Sol era muy de ir a su casa a tomar mate cuando venía de su madre a Buenos Aires.

            Que la última vez se quedó en la casa de ellas, que el último año la veía más a Sol que a Lucila por su trabajo. Que cuando se quedó con ellas salía más con Sol porque tenía mas tiempo libre, esto fue en octubre o principios de noviembre del año anterior a su muerte (2006).

            Que se siguió viendo con Lucila incluso luego de la muerte hasta ahora, cada vez que puede la ve, pero no muy frecuente por la distancia, tres veces por año.

            Que se enteró de la muerte de Sol por Ana, una amiga en común de ellas, le contó por la computadora, le pidió el teléfono y la llamó, le contó y luego la llamó a Lucila que la atendió llorando con un ataque de histeria diciendo “me mataron a mi amiga”. Esta conversación la tuvo el 11 de enero a la mañana según creía. Que el apellido de Ana es Boffa.

            Que no viajó al velorio. Que su primer retorno a la Argentina fue cuando declaró, cree en marzo pero no lo recuerda bien.

            A preguntas que le fueron formuladas recordó una conversación con Marcos -el hermano de Solange- por la computadora por MSN. Que aquél le escribió por qué tenía el cartel que decía “El 10 sucedió lo esperado”, ella le explicó, era un corto que hizo en mayo del año pasado y el 10 de febrero se filmaba, que lo puso para que los compañeros se enteraran, que le pidió que saque el título porque no le gustaba y lo sacó.

            Le preguntó el particular damnificado si había situaciones de lesbianismo  o drogas con otras compañeras del colegio, a lo que dijo que no, que sólo una compañera que desde los 15 les contó su situación de lesbianismo y nada, la acompañaron.

            Le preguntó cómo era la relación entre ellas en octubre o noviembre cuando las vio. Y dijo que se llevaban bárbaro, les encantaba estar juntas, las dos eran de no cocinar, que cuando ella iba lo hacía, que se quejaba algo Sol de “Luli” porque era desordenada, que hablaron mucho del viaje que iban a hacer las dos a Brasil en febrero con el que estaban muy entusiasmadas.

            A preguntas de la defensa dijo que respecto de la seguridad las chicas no eran cuidadosas, eran bastante desorganizadas con ese tema, dejaban las puertas abiertas, en cuanto a ventanas y puertas. Que había una puerta del balcón de la habitación de Sol que recordaba le preguntó a Sol si se podía cerrar y le dijo que no cerraba porque estaba oxidada la cerradura, que eso se lo dijo textual ante su pregunta al respecto.

            Que Lucía tenía un horario marcado, se levantaba alrededor de las 7 y 7:30 salía más o menos. Sol según qué tenía que hacer, no tenía horarios fijos, que normalmente se levantaba antes Luli. Cuando ella estuvo Sol se levantaba 10 u 11 horas. Que estuvo viviendo en el lugar una semana.

            Que en el balcón había una puerta de metal con un vitraux y según recordaba abría para afuera, que no había que mover la cama pasa salir.

            Que el cuarto era chico y la mayor parte era ocupada con la cama. Que durmieron en la misma cama cuando estuvo, que hablaron de tirar un colchón al lado de la cama de Lucila, pero ella prefirió dormir con Sol porque así dormía más.

            Que en la semana que estuvo nadie fue a limpiar, sí una persona fue a arreglar algo del baño y le abrió Sol por abajo.

            Que la puerta de abajo abría hacia el interior pero no recordaba bien porque no le llamó la atención como la otra que no cerraba.

            A preguntas del particular damnificado dijo que Sol tenía auto, salían mucho las dos. Lucila no tenía auto, se desplazaban siempre con Sol.

            Que la habitación de Sol era calurosa, que fue en octubre y hacía mucho calor.

            Santiago Abramovich, dijo que conocía a Lucila Frend porque era amiga de su novia Solange.

            Que el día que se encontró a Sol muerta trabajó como un día normal, en la noche comió con los padres en un restaurante y al llegar a su casa recibió un llamado de Lucila preocupada porque no aparecía Sol, la llamó y no atendía el teléfono.

            Que Lucila le propuso encontrarse en la casa y le pareció bien, fue al PH, al llegar Lucila ya estaba esperando afuera de la casa, estaba muy asustada, repetía que estaba con mucho miedo.

            No recuerda haberle preguntado el por qué de su miedo, pero que él estaba muy preocupado porque Sol no le atendía el teléfono.

            Que le llamó la atención que tuviera miedo, porque sí daba para estar preocupado pero a su criterio no para tener miedo.

            Se le preguntó por la diferencia entre preocupación y miedo, y dijo que no sabía,  preocupación por no saber si podía haberse pasado algo, y el miedo es una sensación que sigue a la anterior.

            Que entraron a la casa, había un despertador sonando, Lucila se quedó abajo, él subió instantáneamente al cuarto, al segundo piso y la vio a Sol a un costado de la cama boca abajo y había sangre. Se agachó, le tocó la pantorrilla y luego bajó.

            Que lo primero que hizo fue llamar a su padre para que vaya lo antes posible.

            Que tenía en esa época 24 años, no llamó a la policía ni bomberos, se le ocurrió llamar primero a su padre para que haga él los llamados, lo llamó porque es la persona en quien más confía. Fue lo que se le vino a la cabeza.

            Que al poco tiempo llegó el padre, que luego permaneció poco tiempo dentro de la casa, que su padre quien estaba dentro.

            Recuerda que en el momento en que subió, cuando bajó estuvieron un tiempo con Lucila, quien le dijo que había un teléfono desenchufado en la plata baja.

            Que Lucila entró con él solo hasta la planta baja.

            Que no recordaba nada mucho, pero sí que la conversación giró sobre el teléfono desenchufado que ella le indicó.

            Que Lucila no subió en ningún momento a ver el cuerpo.

            Se le preguntó qué le dijo a Lucila luego de observar a Sol

            Dijo que estaba muy asustado, que no recordaba haberle dicho alguna cosa específica.

            Se le preguntó si en algún momento dialogó en la plata superior del domicilio con Lucila. Dijo que no, porque nunca se encontró con Lucila arriba.

            ¿Al momento en que encuentra el cuerpo dijo algo a viva voz? No recuerda.

            ¿No le preguntó ella qué vio? Que al verla arriba gritó “Hay sangre”, e hizo una breve descripción de lo que había encontrado.

            ¿No le preguntó Lucila si estaba con vida o no? No recuerda que le haya hecho esa pregunta concreta.

            Cuando bajó, ¿la vio a Lucila subir sola? “No”.

            ¿Recuerda el ingreso de alguna persona más al domicilio? No recuerda.

            En el momento que dice que sale a hablar por teléfono ¿Lucila que hace? No lo recuerda, salió detrás suyo ó se quedó adentro.

            ¿Recuerda si en algún momento se cruzó con Valeria Kohan? Que cuando sale a hacer el llamado telefónico a su padre se cruza con ella en el pasillo externo del PH.

            ¿Habló con ella? “No”.

            ¿No le preguntó nada? “No”.

            ¿Pero ella sabía? No recuerda haber intercambiado palabra con ella.

            ¿No le preguntó nada Valeria cuando la cruzó? “No”. Que Valeria de Sol era prima y de Lucila no sabe cuán cercano era su vínculo.

            ¿Quién fue llegando luego? Que recuerda que llegó policía científica.

            ¿A nadie se le ocurrió llamar un médico antes? “No, como dije llamé a mi padre”.

            ¿No le cabía ninguna duda que estuviese muerta? Que en el momento en que la vio se dio cuenta, percibió que estaba muerta, cuando la tocó estaba fría, dura y en ese momento pensó lo peor.

            ¿Cómo es estar duro? Explica que si se toca la pierna los músculos son flácidos y en este caso era tocar algo que estaba duro, la mano no se hundió y estaba frío.

            Que estaban de novios en esa época.

            ¿Qué hizo luego? No podía creer con lo que se encontró, estaba desesperado, son las sensaciones que sintió en ese momento.

            Que fue un tiempo prolongado en que fue llegando la policía y luego gente, el tiempo fue largo y quería ingresar por momentos a la casa y no le dejaban, su padre estaba dentro y por momentos salía, hablaba con él y luego volvía a entrar.

            ¿Tenía alguna conjetura de lo sucedido? “No”.

            ¿Hizo alguna conjetura? No recuerda haberla hecho de forma concreta y fehaciente de lo que haya pasado y tampoco tiene un recuerdo claro de los diálogos, no tiene memoria de ellos. “No sabe uno qué pensar en ese momento”.

            ¿Descartó un accidente? Responde que Sí, que por la escena, la cama no que no estaba hecha, una escena muy dramática, no le dio la impresión de un accidente.

            ¿Cuál era la actitud de Lucila? Miedo, también de desesperación.

            ¿Ella elaboraba alguna hipótesis sobre lo sucedido? “No recuerdo”.

            ¿Conocía de antes el PH? “Si”.

            En el cuarto de Sol, ¿cómo estaba la puerta balcón? “No recuerdo”.

            Mientras Ud. estuvo con Lucila en el living, ¿ella hizo alguna demostración física o acto histriónico, acto físico o corporal, sacudir muebles? Responde que no lo hizo. ¿Esperaba alguna actitud así de ella? “No”.

            ¿En algún otro momento le llamó la atención la actitud de Lucila? Respondió que una sola cosa le llamó la atención; que por momentos ella lloraba mucho y luego cuando se hace presente en el lugar Pablo, un ex novio de ella, que imagina que ella le avisó, Sol le había contado la actitud de este sujeto con ella, le dijo que Pablo se había querido  propasar con ella y ella no lo dejó.

            ¿Al verlo ahí qué pensó? Que entiende que a esa fecha no era novio de Lucila.

            Que una vez estando en la vereda, Lucila estaba angustiada llorando abrazada con Pablo y le llamó la atención que pasó del llanto a verla en una postura más fría cuando llega la mamá de Sol y Claudio, que todos lloraban, y Lucila con esa capacidad de pasar del llanto a una posición más racional y fría. Que él toda esa madrugada no salió de un estado de desesperación.

            ¿Recuerda haberla visto en el velorio a Lucila y su actitud? Su actitud en el velorio recuerda que estaba muy mal, muy triste, recuerda que se va antes que él, simplemente eso. Estuvo un tiempo que no sabe si fue corto pero se fue antes que él. Que estaba muy mal, muy triste, lo llamó desde el velorio cuando yo no había llegado.

            ¿En el entierro? Que estuvo muy poco con ella.

            Que no apagó el despertador.

            Que no recuerda haber dado indicaciones de que nadie tocara nada, “no di ninguna indicación, no era algo que me preocupaba en ese momento”.

            ¿Sol le contó cómo era la relación de convivencia con ella? No era un tema de conversación entre ellos, nunca hablaban de Lucila, que sí sabía que a Sol se le terminaba el contrato de alquiler y que mostraba cierta intención de no renovar, terminar esa convivencia y vivir sola. Que no hablaron de cómo estaba su relación con Lucila.

            ¿Sabe por qué no quería renovar? No lo sabe, le dijo que quería vivir sola.

            Que ella, por su forma de ser no era una persona de hablar tanto, era difícil para contar algo que le pasara a ella, hablaba poco.

            ¿Que pasó la noche anterior?

            Contesta que la noche del martes Sol fue a comer a su casa, eso era habitual, y que hubo un episodio con una empleada que trabajaba en su casa, que en un tiempo anterior a este hecho se le insinuaba, como que quería tener algo con él y no le caía bien Sol, aunque ésta nunca la trató mal. Esa noche estaba la comida lista y era habitual que la fueran a buscar para llevarla al cuarto, al bajar Sol tiene un cruce con la mucama. No sabe si Sol quiso agarrar algo y esta mujer le contestó mal, se agarraron, él las separa y le dice a la mucama una serie de cosas. Se puso muy mal y se enojó con la mucama, subió con Sol, estuvieron un tiempo abrazados. Va al cuarto de su padre y le cuenta lo sucedido, luego va a donde estaba comiendo su madre -restaurante- para contarle lo que pasó para que esta persona deje de trabajar en la casa. Les comentó lo que pasó.

            Que no recuerda si esta persona la empujó o le dijo algo, pero quería que deje de trabajar en la casa. “Esa noche eso nos unió, me sentí muy cercano a ella, creo que el que yo la haya defendido le gustó”. Que luego Sol se fue a su casa.

            ¿Le sorprendió el episodio de esa noche o venía de antes? Respondió que le sorprendió mucho porque si bien la empleada le había contado que no le caía bien Sol, nunca pensó que podía por ello pasar a tener una agresión con Sol.

            Que ya conocía que esa atracción hacia él de la empleada existía.

            Que era habitual que Sol se quisiera quedar a dormir en su casa, que esa noche quiso quedarse pero finalmente no se quedó y al rato le mandó un mensaje de texto muy cariñoso, no recuerda textualmente qué decía.

            ¿Recuerda la hora del mensaje? Fehacientemente no, pero que puede ser 10.30 a 11.30hs.

            ¿Sabía si Sol al otro día tenía alguna actividad? No charlaron qué iba a hacer el día siguiente.

            ¿Cuando Sol no iba a la casa le avisaba a Lucila? No lo sabe, no recuerda que le avise enfrente suyo.

            ¿Sol a parte de su relación era de salir con amigas? “Si”.

            ¿Consumía alcohol o estupefacientes? Que alcohol probablemente sí, pero no conversaban de eso específicamente. En cuanto al consumo de drogas no se lo comentaba, entiende que no. Que fumaba cigarrillos.

            ¿Se acuerda como era su encendedor? “No”.

            ¿Usaba encendedores caros o los comunes? Que le parece que algún encendedor medio caro podía llegar a tener, no era el normal que se compraba en el kiosco.

            ¿Alguna vez Sol le comentó sobre su sexualidad o de su grupo de amigas? Responde que más en un tono de broma como de experimentar o algo novedoso el grupo de amigas coqueteaba con respecto a la sexualidad.

            ¿A qué llama coquetear? ¿Lo de la mucama? Explica que éso es una “desubicación”. Coquetear lo entiende más como un juego.

            ¿Qué le dijo la mucama? No recuerda concretamente, pero le decía cosas como “te preparé esto porque sos el más lindo”. Eso es para él una insinuación. Refiere que cuando Sol le comentaba lo del coqueteo con la sexualidad lo entendía como “mirá mi grupo de amigas como experimenta con estas cosas” pero siempre lo ponía en las otras, no en ella, ella dejaba en claro que le gustaban los hombres, que podían ir alguna vez a un boliche gay pero ahí llegaba la cosa. Hay una amiga que no recuerda el nombre que tenía definido que era gay. Sí recuerda que le contaba a veces cuando iban a comer que Lucila iba a un boliche gay.

            No le contó nunca que las amigas hubieran tenido sexo con mujeres, las conversaciones quedaban ahí, siempre como en broma, siempre contenta como era ella.

            Que cree que nunca tomó demasiado en serio al tema.

            ¿Le contó el caso particular de alguna? Que de una amiga de Sol seguro, que cree que es amiga de Lucila también, era su amiga gay, que luego no le decía que tenía amigas gay, luego le decían que iba a “Rumi” y otros días a un boliche gay.

            La noche de la discusión con la empleada, ¿cenaron? No cenaron.

            Que con Sol no teníamos peleas fuertes pero se enojaban por cosas chicas y por ahí por dos días no se hablaban y luego sí.

            ¿Lucila fue a su casa y estuvo con Ud. en el cuarto? ¿Que pasó?

            Responde que una vez que transcurrió el hecho, recuerda que Lucila tenía mucha necesidad de hablar con él, le decía que tenía que contarle algo, fue a su casa y le cuenta que Sol se había dado unos besos con un chico de teatro, no sabe por qué se lo contó, se puso mal.

Era muy poco común que Lucila venga a casa, pero sobre las conjeturas de lo que podía haber pasado en algún momento saltó lo de este personaje.

            Que se lo cuenta por lo de todas las hipótesis, de los obreros, la mucama.

            Cuando llegó la policía al lugar, ella dijo que les iba a contar lo que pasó la noche anterior con la mucama, que no cree que estuviera convencida pero sí que tiraba cosas, eso, de lo del papá, se hablaba de los obreros, de la mucama, de una venganza al padre, por eso meterlo en la escena.

            A Sol la relación con el padre la perturbaba bastante. Le pedía cosas y las hacía pero sin ganas. No tiene conocimiento que fuera amenazado ni algún temor. No tenía miedo cree.

            ¿La mucama salió de la casa? No, se quedaba a dormir.

Cuando hablaste con Luli ¿vos descartaste las hipótesis? No descartó nada. No se descartaba un robo tampoco. ¿Faltaba algo? No parecía faltar nada.

            ¿Quién abrió las puertas del PH? No lo tiene concreto en la cabeza. El no tenía llaves. La que tenía las llaves era Lucila pero tenía tanto miedo que no sabe si abrió ella o no. No sabe si otra persona tenía llave.

            ¿Qué reloj tenía Sol? No recuerda pero lo tenía puesto.

            Luego se entera que había retirado un dinero de la caja chica del padre porque estaba muy metida en eso y no faltó.

            Cuando habla de la frialdad de Lucila, ¿de dónde lo saca? Refiere que son fotos que tiene en la cabeza, que en la comisaría levantaba a un chiquito que había. De estar angustiada a pasar a un trato con el chico chiquito que alzaba. Ese es el cuadro que le llamó la atención. Y cuando llega Pablo estar abrazada con él llorando y luego Lucila sí estuvo dentro de la casa.

            ¿Cómo puede asegurar que Lucila no subió? Hay cosas que no recuerda bien, pero sí recuerda que al ver a Sol se encontré solo.

            ¿Recuerda quién apagó el despertador? No sabe. ¿Se apagó? No sabe, no lo recuerda.

            ¿Sabe si su novia estaba programando un viaje con Lucila y otras amigas? Que sí, que le comentó del viaje.

            ¿Vio alguna alteración en la relación entre ellas como para suponer que había una enemistad naciente? Sabe lo del alquiler, que se terminaba, pero tenía dudas de renovar con Lucila.

            Que en cuanto al viaje él también tenía la idea de ir con Sol de viaje y a ella le encantó.

            ¿Tiene conocimiento de conflictos entre ellas? El conflicto importante es a raíz de lo de este chico Pablo, es el único conflicto concreto que conoce.

            ¿Alguna otra desavenencia importante entre ellas? No.

            ¿Quién es Jonny? Explica que es un amigo suyo con el que iban a salir los cuatro juntos con Lucila unos dos o tres días posteriores a la muerte de Sol.

            ¿Estaba prendida la luz del cuarto cuando halló el cuerpo? No lo recuerda.

            ¿Recuerda la reconstrucción del hecho? Si.

            Puede contar respecto a Ud. cómo fue? Le hicieron reconstruir lo que hicieron esa noche desde afuera de la casa hasta cuando entraron, que subió, la ve en el piso, grita que hay sangre y baja. Que hizo lo que hizo esa noche, no le indicaban lo que tenía que hacer.

Ella tenía miedo y no subió.

            ¿Revisó el baño antes de subir? Que no se le ocurrió, pensó que podía estar en el cuarto. ¿Por qué? Al no estar la planta baja, fue arriba, pensó “se quedó dormida, se golpeó”. No tiene una respuesta para ello,  no se le ocurrió que podía estar ahí. Subió la escalera caracol, encontró una persona tirada como Sol, se asustó, se sorprendió, la miró, le tocó la parte de la pierna y bajó.

            ¿Había señal de celular desde la habitación de Sol? No lo sabe.

            ¿Recuerda que había un balcón? No lo recuerda.

            ¿Tenía algo que le llamase la atención? No recuerda.

            ¿La puerta estaba abierta o cerrada? No recuerda.

            ¿Sabe que mecanismo tenía? No sabe.

            ¿Sabe para donde abría? No recuerda. No estuvo muchas veces en la casa de Sol.

            Cuando hacía calor en verano, ¿abrían la puerta? Había un ventilador, esa noche no recuerda si funcionaba o no.

            Dijo que le llamaba la atención que Lucila se preocupaba por lo de su amiga. ¿Por qué le pareció raro? No le resultaba extraño que la amiga intentara saber qué pasó.

            ¿Cómo es la escalera? Iba en círculo, que siempre tenía mucho miedo de caerse, bajaba con cuidado. Era finita, angosta, cuando subía no había mucho espacio, lo ocupaba una persona que subía.

            Que a Valeria Kohan la vio luego que salió, en la puerta no estaba. Luego le comenta ella que estaba en el auto.

            ¿Entró al PH? Sí. Lucila la llama y ella entra. Que de esto se entera después cuando grita. No tiene el recuerdo, no sabe si subió al cuarto de Sol.

            ¿Llegó algún otro familiar. Claudio subió? No lo sabe.

            ¿Sabe quienes subieron? Su padre seguro, la madre de Sol.

            ¿Algún familiar de Valeria llegó al lugar? No.

            ¿Sabe por qué Valeria no quiso entrar o subir con Uds? No lo sabe.

            En la reconstrucción surgen contradicciones; el testigo dijo que subió solo, Lucila dice que subió con él y Valeria sostiene que Lucila no subió porque cuando la llama ella ingresa y se la encuentra en planta baja.

            ¿El cuerpo estaba duro? Si. ¿Siempre dijo lo mismo respecto de esto? Si. Hay dos sensaciones de duro y frío.

            ¿Sabe si la mucama fue a declarar respecto del tema? Si, fue a la comisaría entiende por el episodio de la noche anterior. Se justificaba, no sabe si Lucila se lo contó a la policía.

            ¿Vio subir a su padre? No lo recuerda.

            ¿A quién más vio subir? No sabe, se lo comentaron.

            ¿Por qué le cree a su padre y a su madre y no a Lucila? Porque en la reconstrucción dijo que subió con él, pero no sabe si subió después o no.

            ¿Descarta que ella podía tener lagunas como Ud.? No.

            ¿Cómo puede asegurar que no pasó entonces? Que él no estuvo en la planta alta con Lucila.

            ¿En la reconstrucción quien apagó el despertador? No lo recuerda, él no.

            ¿Recuerda cómo era el despertador? No, el ruido lo señala como fuerte. ¿Sabe si paraba y luego volvía a sonar? No sabe.

            ¿Era costumbre de Sol ir al baño antes de ir a dormir, algo rutinario? No lo sabe.

            Que Sol tenía un aparato que se lo ponía para dormir exclusivamente, pero no recuerda que se fuera al baño para hacer eso. En el baño de su casa no se lo ponía.

            Valeria Kohan, dijo que era prima hermana y amiga de la víctima. Que al momento de los sucesos era amiga de la imputada a quien veía a través de Solange. Que quiere que se sepa la verdad por su prima.

            Que la relación con Sol era de verse prácticamente todas las semanas, salían juntas, jugaban al tenis, se fueron de viaje juntas.

            El miércoles fue su cumpleaños, a la casa de su madre había invitado un par de amigas y familia de su padre, había citado a las 21 hs.

            Fue llegando la familia, faltaban Sol y Lucila, Lucila le había avisado temprano por mensaje de texto que iban a llegar tarde porque tenía familiares en la casa del padre.

            Con sol no habló en el día. Cuando llegó Lucila le preguntó si había llegado Sol.

            Que cuando subían Lucila le contó que estaba preocupada porque la noche anterior Sol había llegado alterada por una discusión en la casa del novio. La empezaron a llamar de su cuarto, no atendía, no la pudieron ubicar, no atendía nadie en la casa.

            Llamaron a Kevin, un chico que iba a teatro con Sol y le dijo a Lucila que no había hablado con ella ese día.

            Sabían que Sol tenía que haber ido al local, no tenían el teléfono del local así que llamaron a Patricia para ubicarla por ese lado.

            Que entonces decidieron ir en el auto de una amiga a la casa a buscarla, fueron Lucila, Bárbara, Lorena, Andrea y la que habla.

            Lucila no tenía crédito y ella llamaba por su celular, que le dejaba mensajes en el contestador.

            Que lo llamaron a Santiago antes de salir, en el camino Lucila decía qué raro que no atienda.

            Que cuando llegaron alguno dijo que le digan al garita, pero Lucila dijo “no” que era un viejo, que respecto de la gente de la remisería Lucila también dijo que no porque seguramente si a Sol le pasó algo podían tener algo que ver. Dijo como que los tipos esos no le daban buena espina, nada más, no recuerda la palabra que usó, pero no le gustaban.

            Que cuando iban a entrar Lucila dijo “no”, esperemos a Santiago.

            Que cuando entró al PH se cruzó con Santiago que hablaba por teléfono.

            Subió y la vio tirada boca abajo con una tanga negra y una remera blanca al lado de la cama.

            Al bajar Lucila estaba en el mismo lugar que la había dejado. No recordaba si la quiso tranquilizar, fue a buscar el teléfono pero estaba desconectado. Le dejó su celular a Lucila, y se fue a buscar una ambulancia.

            Que intentó llamar a “Osde” y le hacían muchas preguntas así que se fue a la clínica de Olivos y terminó yendo a Vicente López. Que habló con su padre y ya estaba en la casa, la trató de tranquilizar. Se asustó porque no se podía hacer nada.

            Luego se quedó afuera con sus amigas. Que estaba muy mal, llorando. Luego fue a declarar a la comisaría.

            Que se acercó Pablo, el ex de Lucía, les preguntó “quienes éramos, sé que estuvo ese día, por mi hermana”, que estaba su celular en la mesa y su hermana lo atendió y era él.

            Que antes de ir a buscar la ambulancia la llama Patricia y no le pudo sostener la conversación, le pasó el teléfono a Lucila y le dijo que vaya que creía que estaba muerta.

            Se le pregunta al momento en que no puede hablar con Patricia ¿cuál era su creencia respecto de Sol? Contesta que ya había subido y bajado, no la había tocado, creía que algo se podía hacer, salió a buscar una ambulancia. Que le pasó a Lucila y ella le dijo.

            ¿Hasta dónde subió? Hasta el cuarto de Sol.

            ¿Hubo alguna otra persona dentro? Que sus amigas quedaron afuera.

            Desde que ingresó y salió del PH, ¿Lucila subió? No.

            ¿Sol le contaba sobre la relación de Lucila?

            Sol estaba conviviendo hacía un año, el último tiempo no estaba bien con Lucila, tenía la idea de ir a vivir sola, no renovar con Lucila, también tenían la idea de ir a Europa. El último tiempo si bien salía con Lucila a veces no lo hacía porque ésta salía con el novio y amigas. Tenían problemas de convivencia vinculadas con el horario en que se levantaba Lucila, le usaba el desodorante, la ropa, el desorden, no lavaba los platos.

            Luego todo el tema que pasó con Pablo, Sol le dijo “podés creer que lo está volviendo a ver”

            Sol le contó cuando ya había pasado, le contó que Pablo la llamó el día de su cumpleaños.  Que empezaron a hablar de que no estaban ninguno de los dos bien con sus parejas y deciden encontrarse a charlar, se lo contó a Lucila y le dijo que se junte y después le cuente. Que esa noche Lucila se fue de la abuela, que le iba a llamar a Lucila para contarle. Que Pablo se quiso pasar y se tuvo que encerrar en el baño y se terminó yendo a las 4 y no la pudo llamar a Lucila.

            Que cuando le cuenta Lucila se enoja pero luego le cree a ella y las dos deciden ir a Belgrano a rayarle el auto a Pablo. Al poco tiempo Sol le dijo, “podés creer que lo está volviendo a ver”, y ella le dijo “Bueno si igual a vos te cree”, que son relaciones de pareja y era su vida.

            ¿Le contó alguna relación de Lucila de lesbianismo? No de situaciones de lesbianismo pero Sol le contó que Lucila estuvo con una chica y ella misma le contó que había estado con una chica en el 2006, que se había dado unos besos con estas chicas. Una me contó Lucila y otra Sol.

            ¿Iba a un lugar que se llamaba “Sitches”, de homosexuales? Que iban Sol, Lucila y otras. Ella no.

            ¿Eso significa algo en sí o era curiosear? Responde que ella no puede saber por qué fue, sí que sabía que había experimentado estar con una chica por boca de ella. Sol le dijo que ella iba a curiosear. Bárbara ya se había declarado homosexual, y Anita tenía novio pero decía que le gustaba mi prima.

¿Eso le permite conjeturar que había una tendencia homosexual? Dice que no conjetura, que cuenta lo que sabe, Lucila también estaba con Pablo. Sol le contó el martes 9 que tenía planeado ir a Gessell el fin de semana y Lucila había visto a un amigo de Santiago y le gustó por lo que quería hacerle gancho, salir los cuatro.

            Que cuando estuvo con Santiago, Sol con el único que se vio unas veces es con Kevin de teatro.

            Luego hubo momentos en que no estaba con Santiago y estuvo con otros chicos, dos.

            Que Lucila le creyó a Sol lo de Pablo.

            Que no sabe de quién fue la idea de romperle el auto. Que se lo contaron luego de hacerlo, si se lo hubieran dicho les hubiera dicho que no lo hagan, que Sol tenía su picardía, tal vez lo tomó como eso, una picardía. Que estaba mal lo que habían hecho.

            ¿Cómo era la relación de Sol con Santiago?

            Con Santiago salía por su cuenta, no estaba muy integrado con ellas, cuando salían él no salía con ellas. Su relación era inestable, iban y venían todo el tiempo, pero Sol lo quería. Que no le veía futuro a esa pareja, Sol estuvo con otros chicos en intermedio e igual volvía con Santiago.

            ¿Por qué no le pudo pasar lo mismo a Lucila con Pablo? No lo sabe, porque Sol y Lucila eran amigas.

            Sol invitaba a su casa, que varias veces ha ido y se juntaban en su casa, en el PH.

            Santiago iba seguido de Sol, iba, salían también a comer, no iba tanto a la casa de Sol pero iba.

            ¿Recuerda el balcón de la casa de Sol? Era chiquito, se accedía por una puerta ventana, no lo usaba mucho Sol. No lo recuerda.

            ¿Recuerda si Sol fumaba marihuana? No era adicta pero fumaba marihuana.

            ¿Sabe si tomó pastillas tipo éxtasis? Si, alguna vez.

            La marihuana la conseguían por Pablo y a veces por Santiago.

            Aparte de estas cosas que contó, ¿conoce algún otro conflicto entre ellas? No, solo el de Pablo.

            ¿Lucila participaba del consumo de marihuana? Si, pero ninguna consumía habitualmente, sabe que Lucila probó “pepa”, éso se lo contó Sol. Y ella también probó, probaron la dos.

            ¿Lucila con qué frecuencia consumía? Si bien Sol consumía más que Lucila, ella consumía alguna vez por mes.

            Sol fumaba cigarrillos de tabaco. Que no recuerda con exactitud pero cree tenía un Zippo de Betty Boop

            Al entrar al PH estaba sonando el despertador de Sol. No recuerda si alguien lo apagó, estuvo poco tiempo, entró la vio a Lucila, subió, bajó y volvió a salir.

            ¿De quién fue la idea de ir al PH esa noche? Suya.

            ¿Cómo llegó a esa decisión? Responde que la llamaban y atendía siempre el contestador, que Lucila se encargó de contarle lo de la mucama y dijo que no se pudo comunicar en todo el día, entonces ella dije de ir a buscarla a la casa.

            ¿Le pareció grave el episodio con la mucama? Nunca había escuchado hablar de un conflicto con esta mujer, le pareció que no era una situación agradable que se agarren de los pelos.

            ¿Cuál fue la actitud de Lucila en el velorio? No recuerda haber estado con ella, sí que no se quedó, cuando trajeron el cajón no recuerdo haberla visto. Al entierro fue y estaba como más atrás, con ella no tuvo mucho acercamiento. No la vio llorar, pero cree cada uno procesa como puede su dolor.

            Ella decía como que quería ver todas las opciones. Que en la comisaría dijo Lucila que le preguntaron si fue ella.

            A Sol le molestaba a veces algo del padre, un tema de herencia.

            En el juicio había problemas entonces tenía problemas con eso porque estaba en el medio, el conflicto era con la madre de la testigo. Ella no quería que se mezclaran las cosas.

            ¿Cuál es el motivo de la pérdida de la amistad con Lucila? Explica la testigo que en un principio Lucila quería contactarse con ella, fue a hablar con Santi, todo era difuso. Las actitudes de ella no la convencieron. Ahora que está como imputada por la muerte de su prima no le interesa hablarle. Tomó distancia.

            Hay gente que la considera culpable y otra no.

Preguntada la testigo, por las actitudes de Lucila ¿de qué lado está? Responde en un principio no sospechó de ella, la invité a su casa, luego la evadía, se fue a juntar con Santiago y con ella no. Por como están las cosas hoy, cree por las actitudes que tuvo en la reconstrucción, en el entierro en cuanto a que estaba lejos como si no fuera una amiga íntima, que empezó a mentir en un montón de cosas, fue antes de la reconstrucción, al mes o mes y medio de lo que pasó, estaba tres filas más atrás en el entierro, mintió con cosas que no tenía por qué mentir (como que subió y no subió).

            Que a su cumpleaños podía ir o no sin Sol.

            ¿Le llevó regalo? No, porque lo había dejado en la casa y se intentó comunicar con Sol a las 11 y las 14 siendo que todo el día estaban conectadas.

            ¿Era habitual que fueran juntas a verla? Sol podía ir sola, Lucila iba con Sol.

            ¿Lucila le dijo que sus familiares suecos se iban el 6 de enero? Si.

            ¿Sabe si se fueron en esa fecha? No, ni los conocía.

            ¿Quien más entró al PH? Santiago, Lucila, mi hermana, su padre, Patricia.

            Mariana Kohan, prima de la víctima dijo que a Lucila la conocía por Solange.

            El día del cumpleaños de Valeria, cuando llegó Lucila empezó a preguntar por Sol, al principio no les pareció raro, la empezaron a buscar, llamaban a gente para saber de Sol.

            Le preguntó si le había hablado a Lucila, y contestó: Me dijo que había hablado con Solange esa mañana antes de salir a trabajar y habían quedado que se veían en el cumple de Valeria, que la había tratado de ubicar con mensajes de texto y llamados.

            Luego fueron a la casa donde se iban a encontrar con Santiago. Pasaron por una estación de servicio. Luego la llamó su hermana y le dijo que Sol estaba en el piso con sangre.

            Fue con su padre a la casa, entraron, no había nadie, subió un poco más arriba de las escaleras de Lucila, que su padre la dio vuelta para que no mire y la bajó.

            En la mesa había un celular Nokia, lo atendió, que le dijeron “hola quien habla, tengo una llamada perdida de este celular”, era Pablo y le pasó el celular a Lucila.

            Luego se quedó afuera. Luego llegó su hermana.

            Estuvieron un tiempo largo en la vereda. Se acercó Pablo.

            Que estaba ahí por Lucila. Luego de un largo tiempo que estaban en la calle fuimos todos a la comisaría y le tomaron declaración a su hermana, a Lucila, no recuerda sí a Santiago.

            ¿Salían juntas con Lucila? Con Sol sí y alguna vez fue a cenar cuando Lucila venía.

            ¿Cuantas veces la vio a Lucila en su vida? Algunas.

            ¿De quien fue la iniciativa de ir al PH? De mi hermana.

            ¿De quien era ese celular? Era de su hermana.

            ¿La actitud de Lucila? Por momentos gritaba, por momentos calma, tenía muchas hipótesis de lo que podía haber pasado. Que lo sintió como algo molesto, como un parloteo constante. Puede haber sido tal, luego gritaba, era como un ruido molesto. Es la única actitud que pudo registrar.

            ¿Esa conducta de Lucila por qué le pareció extraña? Mas que extraña le pareció molesta porque los demás estaban en shock silencioso. Que no puede hacer interpretación sobre lo que le pasaba dentro a ella, era como tener un ruido constante.

            ¿Fumaba Sol? Sí tabaco y a veces marihuana.

            Que su hermana le contó que Lucila era bisexual aunque no le consta porque también tenía novio. No la vio con nadie, se lo dijo su hermana.

            Que sabe que tenían algunos problemas de convivencia.

            ¿Algún problema importante entre ellas? No.

            Ramiro Luis González Oliva dijo que fue convocado por la familia de la víctima para participar en la autopsia de la víctima, que lo hizo junto con el Dr. Castex, que el estudio fue exhaustivo y prolongado. Que el equipo de Cheuquel y Pellegrini realizaron su informe y luego él presentó el suyo. Que más adelante fueron convocados a una reunión con otros peritos a la Fiscalía, una reunión luego de la cual se produjeron otros informes. El objetivo principal de esa reunión fue determinar la data de muerte y su causa.

            Respecto de la causal de muerte no hubo dudas, fue muy claro que las heridas punzo cortantes por las lesiones que provocaron ocasionaron la muerte.

            La duda pasaba por las heridas superficiales, algunos interpretaron un estrangulamiento con un alambre lo cual a su criterio es insostenible porque un alambre se pondría derecho ante la tensión y segundo porque no hay profundidad en la lesión, no hubo compresión en el cuello, hubo lesiones punzo cortantes de arma blanca, no había otras lesiones en laringe y traquea.

            Signos o lesiones de defensa no fueron apreciadas, alguna lesión escoreativa mínima que no tenía razonable vinculación con un signo de defensa.

            Que no se puede decir respecto de las cuatro heridas mortales punzo cortantes que una sea más importante que otra, que todas se sucedieron una a otra de manera inmediata.

            Que interpreta que se pudo haber sujetado boca y nariz de la víctima con una mano, tenía la punta de la lengua entre los dientes, lo cual puede ser un signo de asfixia pero puede obedecer a la pérdida de sangre colapsando el aparato respiratorio.

            Que en la autopsia está descripto que una de las heridas ingresó en la pleura, fue punzada y en consecuencia el pulmón se colapsó, la cavidad pleural se llenó de aire y sangre. Que la toz es un mecanismo reflejo pero el pulmón derecho no podría haberla ocasionado en las condiciones que estaba, el izquierdo podría haberlo producido y en ese caso pudo o no colocar sangre en la vía aérea de la víctima, pero no expulsarla por la mano que a su criterio tenía el victimario sobre la boca y nariz de la víctima.

             Que para causar un estrangulamiento eficaz se necesitan al menos 5 kilos sobre las venas yugulares, 15 kilos para colapsar el resto. Que no se puede medir la fuerza ejercida en el caso sobre el cuerpo, sí que fue eficaz.

            Que no se puede decir si las heridas en el cuello fueron un tormento previo o algo que sucedió después, en tan escaso tiempo no puede establecerse qué heridas fueron antes o después, sí se puede decir que fueron razonablemente simultáneas.

            Que en la cámara donde estuvo el cuerpo no constataron si funcionaba pero el cuerpo estaba en refrigeración, las temperaturas normales son bajas pero sin que se produzca el congelamiento, que desconocía cuál era el rango de temperatura de la cámara en el caso. Que en este caso no se registraron datos y no podía darlos al no dirigir la autopsia.

            Explicó los fenómenos cadavéricos recientes que resultan tomados en cuenta para la data de muerte. Que en cuanto al enfriamiento cadavérico no fue medido en el caso en el lugar del hecho, pero que Aranda dijo que estaba frío lo cual implica un rango horario. Que lo de frío o muy frío es un sensación o apreciación personal. Que en la autopsia no se puede tomar la temperatura de una forma útil, que si no se hizo en el lugar del hecho ello ya no puede hacerse con utilidad.

            Que la cámara detiene el proceso de degradación pero no se puede determinar cuánto.

            Que según autores puede variar; el frío enlentece los procesos biológicos de la putrefacción, también podría influir en la rigidez o no y no se sabe cuánto.

            Que hubiera sido muy oportuno conocer la temperatura interna del cadáver al momento del levantamiento y la temperatura ambiente.

            Que se tomó el humor vítreo en la autopsia pero la muestra dio un dato erróneo, que posiblemente estuvo contaminada la muestra. Que la contaminación de la muestra puede pasar por la idoneidad de la toma.

            Cuando Aranda hace el levantamiento del cuerpo dice que el cuerpo estaba frío, en cuanto a la rigidez dijo que era completa e irreductible, que en la reunión de peritos se concluyó eso y aceptaron esa afirmación.

            Que la rigidez se generaliza entre 10 y 12 hs pero todavía se puede reducir con movimientos, pero luego llega un momento en que la contractura se vuelve tan fuerte que sin lesión no se puede reducir.

            Cuando la contractura es irreductible estamos más allá de las 12 hs, 14, 15 ó 16 horas, Calabuig dice que es extrema a las 24 horas. No se trata de algo fijo que comienza y termina en una hora exacta, es un proceso sujeto a incidencias, incluso dependiendo del cuerpo, es variable de un cadáver a otro. Que en físicos atléticos comienza más tarde y se mantiene más tiempo, en personas enfermas con anterioridad. Que según los autores la pérdida de sangre no influye.

            En el caso de esta víctima no se constató medicación que pueda influir.

            Los márgenes son amplios pero la rigidez completa e irreductible se pudo instalar a las 16 horas con máximo a las 24, pero hay autores como Calabuig que dicen 24 horas como punto máximo, y otros autores nacionales permiten pensar que comienza un poco antes.

            Que respecto a las livideces se observaron en la parte ventral y más sobre el costado derecho, estaban fijas e inamovibles, eso habla de 15 a 16 horas. En la autopsia no hubo manifestación de otras livideces lo cual ocurre cuando se está antes de las 24 horas. Que en el momento de la autopsia no se encontraron otras livideces, entiende que no había otras.

            Hasta que se fijan puede haber transposición. Si se moviliza el cadáver y hay en sitios contrapuestos, las primarias indican que el cuerpo estuvo en esa posición algún tiempo. Que las livideces comienzan a las 2 horas aproximadamente como la rigidez.

            Las fotografías no son fidedignas para determinar livideces, lo más útil es la observación en la mesa de Morgagni. Es posible que el cadáver haya sido movido pero no se puede asegurar por la no existencia de livideces secundarias.

            Se le muestran fotos de la autopsia y dice al respecto que lo que se ve en la espalda no son livideces, que las marcas que se ven en la foto son a su criterio marcas de sangre seca.

            Que respecto de la data de la muerte podía decir sin temor a equivocarse que hay un rango comprendido entre las 1 y 9 hs del día 10 de enero de 2007, que en esto había un rango en que coincidían los peritos.

            Exhibido el informe de fs. 1417/1420 donde dijo entre 7 y 10 horas, dijo que eso fue un ejercicio técnico, no la verdad absoluta, que la propuesta del Fiscal fue acotar lo máximo posible el horario, pero esto no excluía el otro horario desde la 1 horas porque había distintas opiniones en los autores.

            Que en el caso de autos no puede tenerse certeza horaria, las dos mediciones que hubieran ayudado más, temperatura y humor vítreo, no se las tuvo.

            En cuanto a la vejiga que dijo semivacía en su informe y en autopsia donde dice vacía, no recordó el por qué de la diferencia. Que de todas formas no advertía que la cuestión tenga gran importancia, que aunque haya orinado media hora antes siempre habría un poco de orina.

            Que el período de estado de la rigidez dura entre 8 y 11 horas, más de 5 y menos de 13, y ese período de estado puede establecerse desde 15 horas, siempre aproximadamente.

            Dentro de la franja de 1 a 9 ó 10 horas, ¿sobre qué franja es más probable que haya ocurrido el deceso, las primeras o las últimas como dijo en su informe? Es una cuestión de probabilidad y de límite de esa probabilidad, no hay certezas.

            Se le recuerda que a fs. 1418 dice que extremando un margen hay 15 a 18 horas, a lo que dijo que no era feliz hablar de achicar el rango porque no hay certeza para achicar el proceso, que era buena la intención de acotar, pero la mayor precisión como certeza sería de 15 a 24, pero podría extenderse, como probabilidad más posibilidades de haber ocurrido en la parte centrar de esa franja.

            Pero entonces, ¿por qué pone en su informe la parte final de esa franja? Porque es en el período en que se instalan y fijan las rigideces con mayor certeza.

            Que sólo se puede hablar de aproximaciones ya que no es posible tener preciosismo en la data, mientras más amplio es el horario hay más certeza.

            ¿El hecho se pudo haber producido a las 11 hs del 10 de enero? No.

            ¿El hecho podría haberse producido a las 10 hs del 10 de enero? Si, aunque es un extremo.

            Una junta médica tiene por fin buscar un consenso, en el caso en la junta no hubo un consenso en la data de la muerte, sí lo hubo en la causa de la muerte -asfixia- pero no en su mecanismo de producción, que él descartaba absolutamente el estrangulamiento.

            Bárbara Mazzoto, testigo propuesto por la defensa, dijo ser íntima amiga de la imputada y amiga de la víctima, que a Lucila la conocía con anterioridad.

            Que conoció a Lucila cuando ingresó al jardín de infantes, a los cuatro años, que hicieron todo el colegio juntas y a Solange a los 15 años también en el colegio, que con Lucila tuvieron siempre una relación de toda la vida y con Solange, aunque fue menos tiempo, también fueron muy amigas, siendo que la relación con Sol se intensificó en los últimos años. Que Lucila y Sol se conocieron en el colegio y tuvieron siempre una amistad muy linda, eran muy compañeras y por eso eligieron ir a vivir juntas.

            Que en los últimos tiempos anteriores a la muerte no hubo ningún hecho que rompiera o alterara esa amistad tan importante.

            Que iba al PH de la calle Güemes muy seguido, que la entrada era una puerta de hierro que daba a un pasillo general por el que se accedía a una puerta de madera doble por el que se ingresaba a la casa, que era un tipo loft con entre pisos, desde la planta baja había una vista completa de la casa. Que Lucila, Sol y la señora que limpiaba cree que se llamaba Rosa, pero no lo recordaba bien, tenían llaves.

            Que para la época de la muerte se iban a ir todas juntas de vacaciones, la testigo, Lucila, Sol y dos chicas más, tenían los pasajes en avión a Brasil comprados ida y vuelta. Que también ellas tenían un proyecto de viajar a Europa que lo postergaron al año siguiente porque iban a viajar a Brasil.

            Respecto de si hubo roces entre ellas, dijo que era amiga cercana de las dos y compartía el día a día y fin de semana y no había ningún roce que supiera, que de haberlo habido se hubiera dado cuenta, que nunca nada le llamó la atención en ese sentido.

            Que Sol no le contó nada pero sí se enteró por parte de Lucila del incidente con Pablo, el ex novio de Lucila, pero eso no trascendió a nada, que quedó aclarado en el momento y no deterioró la relación para nada.

            Que respecto de la reacción de Lucila luego de la muerte de Sol, recuerda que estaba muy angustiada, fue un acontecimiento terrible para todos.

            Que a preguntas del Fiscal dijo que no recordaba haber hablado con Sol del problema con Pablo.

            El particular damnificado le preguntó si Lucila tuvo alguna internación por enfermedad, y dijo que no.

            Que consumían ocasionalmente, cada meses, marihuana, tanto Sol como Lucila. Que le constaba porque estaba con ellas todos los fines de semana y lo hacían en algunas reuniones, que más no le constaba.

            Que todos los fines de semana estaba con ellas, salvo los sábados que Sol en general salía con el novio.

            Que cuando salían juntas manejaba Solange. Que las que vivían lejos se acercaban a la casa de Sol y Lucía y salían todas en general en el auto de Solange que era quien tenía vehículo.

            Que ocasionalmente jugaban al hockey. Que en el colegio tenían deporte dos veces por semana y partido los sábados. Que jugaban al hockey obligatoriamente en el colegio.

            Que de Solange no tiene conocimiento que haya tenido relaciones con personas del mismo sexo, de Lucila sabe que se dio un beso con otra chica pero nada más, un beso en la boca, que fue algo ocasional.

            Que ni entre ellas, ni ellas con otras mujeres hubo relaciones homosexuales.

            Que Solange fumaba tabaco, Lucila nunca fumó cigarrillos.

            Que no sabe quién conseguía la marihuana.

            Que respecto de la relación de Sol con su familia era bastante complicada con la mayoría de sus miembros, que antes de vivir con Lucila, Sol rotaba entre vivir con la madre, luego con el padre y luego los abuelos.

            Que no sabía si Sol quería no renovar el contrato de alquiler.

            Que en la habitación de Sol había una cama contra la pared y un ventanal que ocupaba todo el costado de la habitación. Que el ventanal daba a un balcón al que nunca salió. Que el pasillo del balcón se unía con una especie de puente con la obra lindera.

            Que cuando hacía calor en el verano la apertura del ventanal era la única forma de ventilar, la habitación de Solange era extremadamente calurosa. Que en ocasiones durmió en la cama de Solange pero cuando ella no estaba, que por eso nunca abrió la puerta del ventanal, sí recordaba que se abría.

            María Florencia Vassalluzzo, testigo de la defensa, dijo que era amiga cercana de la imputada, que la conocía desde primer grado del colegio primario, también la conocía desde el colegio a Solange, aunque era amiga de Sol de forma indirecta.

            Que a Lucila la conocía de toda la vida, que se conocen sus familias. Que la relación entre Sol y Lucila era muy buena, era muy amigas, que no tenían problemas de convivencia distintos a quién lavaba los platos o de ese tipo de cosas, nada más serio.

            Que se iban a ir de vacaciones a Brasil en febrero con un grupo de amigas y tenían un proyecto futuro de ir a Europa a trabajar.

            Que fue de visita al PH de la calle Güemes, que nunca se quedó a dormir, que no sabía si eran cuidadosas en cerrar puertas y ventanas, que le parecía que eran medio descuidadas en cuanto a la seguridad y esas cosas.

            A preguntas del Fiscal dijo que sabía del incidente con Pablo Barrera porque se lo contó Lucila, que le dijo que Pablo se le había tirado a Sol y Sol no había accedido, y que luego le rayaron el auto. Que lo hicieron entre las dos, que puede haber sido idea de Lucila aunque no lo habría realizado sola, sino que se dieron manija entre las dos.

            Que respecto del contrato de alquiler creía recordar que una vez contaron que se querían mudar, pero a otra casa donde tuvieran cuartos separados porque ahí no tenían privacidad.

            Que Lucila no estuvo internada por ninguna enfermedad o adicción que sepa.

            Que jugaban al hockey en el colegio.

            Que con Lucila nunca habló más que de hombres.

            Que de vez en cuanto usaban marihuana, las dos de vez en cuando.

            Que la relación de Lucila con su familia era buena.

            Que a Lucila luego de la muerte de Sol la vio muy shockeada al principio y luego muy triste, angustiada, no quería salir de la casa y ella tenía que ir a verla.

            Que de las dos Sol tenía el carácter más fuerte, Lucila siempre fue más de adaptarse.

            Lic. Florencia Grinspun, perito oficial, dijo que ratificaba el informe de fs. 1256/1259.

            Que se tomaron entre cuatro o cinco entrevistas. Que se hicieron entrevistas semidirigidas acordadas previamente con las peritos de parte. Que luego se hizo el debate entre peritos y luego ella hizo su dictamen, una firmó en conformidad con lo que observó y Martínez Llenas lo firmó en disconformidad e iba a presentar su informe.

             Las diferencias de Martínez Llenas eran que no estaba de acuerdo en el diagnóstico de personalidad que hicieron con Cabanillas, con quien sí estuvo de acuerdo.

            Que Martínez Llenas pidió que se tomara el Philipson y ella no por no ser necesario al haberse tomado ya tres tests de personalidad, que no se tomó porque Frend no fue a la entrevista y luego el Fiscal dijo que se dictaminara con lo que había.

            Que Martínez Llenas se oponía a las conclusiones porque no se había tomado el Philipson, que no está recomendado en el ámbito forense, que por eso la declarante se opuso, al no estar validado, por eso las interpretaciones del test dependen de la subjetividad del evaluador.

            Se tomaron tres test de personalidad que eran suficientes para abarcar las relaciones con los demás que era lo que Martínez Llenas pretendía evaluar.

            Que se usa mucho el Rorschach, que la cantidad de respuestas sobre láminas esperada no son más de 10 o una por lámina en la población que en general se tiene en la Asesoría Pericial, que una persona con mayor instrucción puede dar más respuestas. Que depende también del estado emocional.

            Que en general la gente que asiste a la asesoría pericial tiene una actitud defensiva, que siempre existe en una evaluación psicológica. Se trata de ir bajando ello para tener mayor acercamiento a la persona. Hay pruebas que toman esto en cuenta para su interpretación, el MMPI lo toma en cuenta, su análisis es por computadora, se va calibrando en el análisis que se  hace.

            Que no tuvo diferencia personal alguna que recuerde con Martínez Llenas, sí que hubo una discusión entre Martínez Llenas y Cabanillas delante de la peritada que fue bastante incómoda, que eso también luego se evalúa.

            Que entre 10 y 20 respuestas es suficiente para un Rorschach, pero también depende de la calidad de las respuestas.

            Que la imputada hizo un muy buen test, en todos, una buena capacidad de respuesta, en la posibilidad de ponerse en el lugar del otro, en los mecanismos de defensa que se vieron plásticos para poder ir adaptándose, que tiene un buen vínculo con los demás. Una persona que controla bien sus impulsos y sus emociones, que tiene una visión objetiva de las cosas, que puede ver objetivamente las cosas.

            Que el Rorschach fue equilibrado, una persona que controla bien sus impulsos, sus afectos, que se puede poner en el lugar del otro, que eso recordaba a grandes rasgos.

            Que con el mismo material no podría haber respuestas diametralmente opuestas. Son pruebas bastante objetivas en su análisis. Que se supone que todo el mundo debe ver lo mismo en el Rorschach, tal vez no en el Philipson.

            Que en la prueba inter test luego se ve si surgen las mismas características, si son diametralmente opuestos en algo puede haber un problema en la toma o su interpretación, porque las pruebas tienden a ser convergentes.

            Que no recordaba qué debatieron con Martínez Llenas en la deliberación, pero sí que no acordaron en el diagnóstico, que explicó en qué basaba sus conclusiones, que lo argumentó y Martínez Llenas no acordó pero tampoco recordaba qué fundamentos utilizó, pero lo que ella planteaba no lo encontraba en las pruebas.

            Que es posible preparar a una persona para una entrevista pero a lo largo de todo el proceso de evaluación se detecta.

            Que la psicología se basa en el método científico. Que ella podría decir de dónde sacó sus conclusiones, la Lic. Martínez Llenas debería explicar de dónde sacó las suyas.

            Que se comparó las respuestas con la lectura del expediente, siempre se hace la lectura psicológica del expediente.

            Que en la evaluada se ve más que nada una identificación con la identidad femenina.

            Que en lo personal no leía los expedientes antes de la primer entrevista para no tener preconceptos, contaminarse, luego se lee para hablar con la personas sobre posibles contradicciones o cosas que surjan del expediente.

            “Rasgos” son características de comportamiento, no la estructura de la personalidad. En el caso la estructura de la personalidad es como se la expuso en su dictamen. Una personalidad neurótica obsesiva y perfeccionista. No impulsividad, sí empatía. Que es una persona capaz de plantear a los demás sus necesidades de manera afectiva.

            Que no se advirtieron rasgos psicopáticos en la peritada, ni un indicador.

            Que “minimización” es distorsión cognitiva, en el caso no se advirtió.

            Que “disociación” es un mecanismo de defensa donde se separan los afectos, como un cirujano, no es un mecanismo patológico de por sí.

            Que en la lámina 4 las piernas con botas es una respuesta habitual.

            Que hay corrientes que dicen que no representan nada en particular, otras que esa lámina tiene que ver con la particularidad.

A LA PRIMERA CUESTION,EL DR.LINO MIRABELLI DIJO:

Que en su alegato el Sr. Fiscal consideró acreditado que “en fecha 10 de enero del año 2007 entre las 1 y las 7 horas, la aquí encartada Lucila Frend quien convivía con su amiga víctima de autos Solange Grabenheimer en el domicilio sito en la calle Güemes nº 2280, depto 3 de la localidad de Florida Partido de Vicente López, procedió a matar a la última nombrada con ensañamiento al haberle infringido un tormento y dolor innecesario al inferirle diversos cortes y al menos cuatro heridas punzo cortantes mediante la utilización de un arma denominada tipo arma blanca cortante monofílica actividad que desarrolló con alevosía mientras la víctima se encontraba acostada en su cama durmiendo en un estado de indefensión tal que no pudo ejercer defensa alguna, heridas estas descriptas que determinaron como consecuencia directa el óbito de la víctima de autos Solange Grabenheimer”

            A esa descripción de los hechos adhirió el particular damnificado.

            La defensa ha contravenido esa materialidad fundamentalmente -por ser esencial a su interés- respecto del horario en que ocurrió la muerte.

            Que con el objeto de abordar el tratamiento de las cuestiones más relevantes en discusión entiendo corresponde partir del hecho que se entiende acreditado, la causa y mecanismo de muerte para luego dar tratamiento a la cuestión del horario.

            Hecho, causa y mecanismo de muerte.

            Que en fecha 10 de enero del año 2007, en un horario que no puede establecerse pero presumiblemente en horas de la mañana, en el domicilio sito en la calle Güemes nº 2280, depto 3 de la localidad de Florida Partido de Vicente López, al menos una persona, mató a Solange Grabenheimer sorprendiéndola en circunstancias que la nombrada se encontraba durmiendo en su habitación ubicada en el tercer nivel de la vivienda, infiriéndole entre otras lesiones al menos cuatro heridas punzo cortantes mediante la utilización de un arma blanca cortante monofílica en la zona del cuello.-

            Que conforme surge del informe de autopsia practicado (143/168) y los estudios patológicos incorporados por su lectura (fs. 790/797, fs. 1012/1020), con más los fundamentos aportados asimismo durante el juicio por los peritos que intervinieron en dichas diligencias (Mónica Pellegrini, Juan Raúl Cheuquel y Ramiro González Oliva) puedo sostener con certeza que Solange Grabenheimer falleció como consecuencia de paro cardiorespiratorio traumático debido a ingreso de sangre en vía respiratoria y consecuente shock hipovolémico por las graves heridas recibidas en cuello del tipo punzo cortantes infringidas con un arma blanca.

            Que obra el certificado de defunción a fs. 889.-

            Que a partir de los informes de patología forense citados y los testimonios recibidos también puede concluirse que medió en el caso un mecanismo asfíxico secundario.

            Que sin embargo no hubo acuerdo entre los profesionales respecto del mecanismo o elemento utilizado para ello, si fue producto de un estrangulamiento a lazo o mediante el canto de un cuchillo y la sujeción por la boca de la víctima con una mano, postura sostenida por los acusadores en su alegato a partir de las manifestaciones del Dr. Luis Alberto Kvitko y el Lic. Raúl Torre.

            Es mi convicción sin embargo, a partir de las manifestaciones de la Dra. Mónica Pellegrini, el Dr. Juan Raúl Cheuquel, que intervinieron en la autopsia con más los aportes de los Dres. Carlos Dante Barrionuevo y Julio César Julián, ya detallados al inicio, únicos que obtienen respaldo en los estudios patológicos antes citados de fs. 790/797 – del que surge que “- Se observan varias lesiones de carácter compresivo a nivel de la epidermis y dermis que tienen características observables en las producidas en los surcos por ahorcamiento de carácter vital … – Cuadro compatible con pulmón de lucha, neumorragia y edema agudo de pulmón”, fs. 1012/1020 del que surge “Se trata de un surco conformado por varios surcos milimétricos, de carácter vitales, cuya medida queda ad referéndum de la fotografía” y que la lengua no presentaba lesiones, que medió en el caso la utilización de algún elemento a modo de lazo sin perjuicio que no pueda establecerse con validez científica de qué elemento pueda tratarse.

Que en igual sentido puede considerarse que la lesión que en una uña presentaba la víctima que se consideró pudo haberse ocasionado al intentar quitarse el elemento.

            Arribo a esa convicción desde que la observación directa del cadáver y el estudio microscópico de las lesiones aparece concordante y no puede desplazarse a mi modo de ver por apreciaciones que los mismos profesionales (Luis Alberto Kvitko y Raúl Torre) han relativizado, señalando en sus declaraciones que eran producto del estudio de fotografías, imágenes incluso que según otros profesionales (Dr. Julio César Julián) permiten un interpretación diversa y acorde a la primera.

            Me aparto en consecuencia de las afirmaciones del Sr. Fiscal en tal sentido, que las lesiones en cuello -a excepción de las punzo cortantes- fueron provocadas por un cuchillo por su canto o levemente con su filo – y que indican que el autor quiso de alguna forma decir “así vas a aprender o así vas a entender” (supuesto, sólo a modo de hipótesis expuesto por el Dr. Kvitko), pues más allá que los Dres. Cheuquel y Pellegrini no han dicho lo que el Sr. Fiscal afirmó en su alegato – que descartaban el lazo como elemento productor -, surge del informe presentado por el Dr. Kvitko, en el punto “II Elementos Ofrecidos”, que dicho profesional no ha tenido en cuenta para pronunciarse los informes de patología forense de fs. 790/797 y 1012/1020, informes que la Dra. Gloria Pellegrini nos indicó resultan fundamentales al momento de pronunciarse al respecto, señalando incluso que no los había visto antes de declarar y que le confirmaban la existencia del estrangulamiento.

            En cuanto a la secuencia de los hechos, no es un hecho controvertido que la víctima no presentó lesiones de autodefensa – al menos significativas- lo cual permite inferir, descartada la existencia de tóxicos (fs. 823/826 y 853/854) que fue inmovilizada, y que ello probablemente haya ocurrido sobre la cama – pues tampoco es un hecho controvertido que Solange tuviera en su boca una placa de acrílico transparente de las denominadas de descanso conforme surge del protocolo de autopsia (ver fs. 144), extremos probatorios de los que permite inferirse la alevosía.-

            Sin embargo, a contrario de lo sostenido por la acusación, la secuencia de los hechos y las posiciones víctima – victimario (como la posibilidad que haya intervenido en el hecho más de una persona) no han sido unánimemente consideradas por los expertos.

            Debe señalarse que, a contrario de lo afirmado por el Sr. Fiscal en su alegato, la Dra. Pellegrini afirmó que la posición de víctima – victimario no puede determinarse sólo a partir de la “coleta de salida” del arma blanca, y aunque suponía que es una posibilidad pensar que la víctima fue inmovilizada desde atrás, le parecía difícil que una persona de 53 kg. – como ella y como la imputada según afirmó la defensa- pudiera hacerlo colocando una mano en la boca;  el Dr. Juan Raúl Cheuquel dijo que no podía descartarse la intervención de más de una persona pero que una persona podría hacerlo a partir de una comprensión por estimulación vagal que ocasionaría en un muy breve lapso la pérdida de la conciencia – lo cual descartaría el sufrimiento posterior -, aunque si fuese una persona podría ser desde atrás siendo el agresor probablemente zurdo aunque en ello no pueda ser categórico ya que depende de la forma en que se tome el arma blanca; el Dr. Barrionuevo que sostuvo la idea del estrangulamiento coloca en ese momento necesariamente el agresor desde atrás con la víctima acostada boca abajo aunque las lesiones en la nariz y los labios – la existencia de lesiones en la lengua fue descartada por el estudio patológico forense- podrían haberse ocasionado contra el colchón y no necesariamente con una mano sobre la cara de la víctima; el Dr. Julio César Julián indicó que para ocasionarse las lesiones en la cara a modo de acallamiento debió ejercerse una presión con la mano de unos 20 kilogramos fuerza, que todas las lesiones fueron concomitantes, y que no hay elementos científicos que pueden determinar la posición de víctima -victimario, las coletas de salida no indican necesariamente que el autor sea diestro o zurdo pues eso depende de las posiciones relativas y de cómo se tome el elemento agresor; y finalmente, y pese a que el Sr. Fiscal tome por cierto una, el Lic. Raúl Torre indicó que el hecho tenía dos mecánicas posibles tanto respecto de las lesiones en el cuello como respecto de las posiciones de víctima y victimario: respecto de las lesiones en el cuello indicó la posibilidad que el agresor haya intentado un degüello que por alguna razón no pudo concretar o bien que haya sido con la intención de hacer sufrir a la víctima; y respecto de las posiciones: que el hecho podría haber sido cometido por alguien zurdo desde atrás o alguien diestro de adelante -una mano en la cara y la otra con el arma-, y si bien se inclinó por la primer hipótesis -zurdo- presentó ambas indicando que sendas eran posibles. Finalmente el Lic. Marcelino Cottier sostuvo que a su criterio las lesiones punzo cortantes fueron inferidas con la mano derecha del agresor.

            Que a partir de lo expuesto resulta claro que no se puede ser concluyente respecto de la secuencia de hecho en cuanto a las lesiones se trata y la posición relativa del agresor y por ende ser concluyente sobre su mano hábil.-

            El horario de la muerte.

            Que a partir de la prueba incorporada por lectura como aquella recibida durante las audiencias de juicio y pese al esfuerzo de las partes y las aclaraciones del Tribunal, el horario en que ocurrió la muerte de la víctima no ha podido ser establecido con el grado de certeza que este pronunciamiento requiere, y menos aún en el período seleccionado por el Sr. Agente Fiscal, esto es en el lapso comprendido entre la 1 y las 7 horas del día 10 de enero de 2007 antes bien, todo indica que la probabilidad se aleja de ese lapso.

            Que luego de haber escuchado a ocho profesionales en extensas y exhaustivas audiencias, muchos de ellos con sobrada y conocida trayectoria y preparación, y haber consultado el Tribunal distinta bibliografía específica: Osvaldo H. Raffo, “La muerte violenta”, Universidad, Bs. As. 1997; Fernando Claudio Trezza “La data de la muerte”, Dos y Una, Buenos Aires, 2006; José Aso Escario y otros, “El intervalo postmortal”, Masson, Barcelona, 1998; y Héctor Osvaldo Vázques Fanego, “Investigación médico legal de la muerte”, Astrea, Buenos Aires, 2003); sólo puede afirmarse que la determinación de la data de la muerte es un tema sumamente complejo, que los fenómenos cadavéricos inmediatos son “procesos” y no existen precisiones ni fórmulas matemáticas que de por sí sean suficientes para establecerlo con exactitud o suma taxatividad, que en la tanatología forense no existen parámetros absolutos ni patognomónicos;  y que sólo puede aspirarse en consecuencia a elaborar hipótesis probabilísticas.

            Que siempre en ese marco, puede decirse que no existe coincidencia entre los distintos profesionales ni la bibliografía en cuáles son los puntos de interés indiscutido para valorar la data de muerte ni tampoco plazos precisos en los procesos, pues existen distintas variaciones que pueden incidir, desde la contextura de la víctima, su ingesta, la temperatura, la forma de la muerte, etc.

            Que sin perder aquel norte de probabilidad – y sin poder decir que no existan cuestionamientos, ej. la validez de las livideces luego de las primeras horas, o procesos anómalos en cuanto a la rigidez según lo detalla Trezza en la obra citada-, puede concluirse que, desde el punto de vista médico legal, al menos tres o cuatro fenómenos, su constatación y medición son importantes para establecer un margen probable en que una muerte pudo haberse producido.

            Puede decirse que existe coincidencia en que ellos son: las livideces cadavéricas, la rigidez cadavérica, la temperatura y la deshidratación. Que luego, discutidos aún en su fiabilidad, de acuerdo al modo y tiempo de toma de la muestra, podrían complementar los datos otros estudios como el “humor vítreo”.

            Que también puede decirse que existe cierta coincidencia, aunque pueda discutirse luego la fiabilidad de las fórmulas que se aplique, que la toma de la temperatura corporal -y ambiental- al momento del hallazgo del cuerpo resulta un dato importante.

            También que la descripción de las livideces y la completa descripción de la rigidez cadavérica son datos importantes.

            Que sin dudas hay coincidencia en que mayor y más precisos sean esos datos mayor será la posibilidad, aún con aquel norte probabilístico de llegar a un rango horario en que la muerte ocurrió, y que en consecuencia, menores y más imprecisos, la probabilidad se aleja y la certeza se aloja entre extensos límites.

            Que en esa medida, con los deficientes o incompletos datos aportados en esta investigación, el horario de la muerte en el caso desde el punto de vista médico legal, como dato de certeza resulta ser tan extenso que deviene prácticamente inútil.

            Que sin perjuicio de ello, y con el fin de acotar ese lapso en términos de probabilidad, a partir de la prueba producida en el caso, pueden realizarse las siguientes consideraciones:

            Se introdujeron por lectura los siguientes peritajes: autopsia de fs. 143/168 donde se fijó un horario de muerte comprendido entre las 5 y las 17 horas de 10 de enero de 2007; informe del Dr. Flores de fs. 729/738 donde se fijó un horario de 4 a 10 horas; informe del Dr. Eugenio Aranda de fs. 1423 donde se fijó el horario de 7 a 13 horas; el peritaje de Gendarmería Nacional de fs. 896/904 donde se fijó el horario de 5 a 8 horas; el informe de los Dres. Valenti y del Gesso de fs. 1378 donde se fijó el horario de muerte entre las 9:30 y las 13: 30 del mismo 10 de enero; el informe del Dr. Flores tras la junta de peritos de fs. 1384 donde se fijó el horario de 7 a 13 horas; el informe del Dr. Julio C. Julián de fs. 1404 donde se fijó entre las 10 y las 13 horas; el informe de Gendarmería donde se fijó entre la 1 y las 10 horas, el informe del Dr. Ramiro González Oliva posterior a la junta médica de fs. 1417 donde se fijó en el horario comprendido entre las 7 y las 10 horas; el informe del Dr. Juan Carlos Cheuquel posterior a la junta donde se fijó entre las 7 y las 13 horas; y el informe del Dr. Luis Alberto Kvitko donde se fijó entre las 1 y las 7 horas, todos del 10 de enero de 2007.-

            A su vez, se recibió extensas declaraciones testimoniales durante el debate oral al Dr. Luis Alberto Kvitko, Dr. Juan Raúl Cheuquel, Dra. Mónica Pellegrini, el Dr. Carlos Dante Barrionuevo, la Dra. Viviana  Torresi, el Dr. Julio César Julián, el Dr. Ramiro González Oliva y la Dra. Laura Verónica del Gesso, ello amén del testimonio del Dr. Eugenio Aranda en que la Acusación sostiene su postura, y que concurriera al lugar del hecho, y que según existe también un consenso sería el profesional más capacitado -según idoneidad – para establecer la data de muerte. Por ello comenzaré por analizar su testimonio y actuación, pues también resulta ser una coincidencia y una verdad ineludible que si sus datos hubiesen sido completos e inequívocos de inicio mucho tiempo podría haberse ahorrado a este doloroso proceso.

            Que según el acta de procedimiento el Dr. Eugenio Aranda arribó al lugar del hecho a las 1:10 horas del 11 de enero de 2007.

            Que en dicha acta de procedimiento no se dejó constancia alguna de las condiciones en que se encontraba el cadáver en ese momento, dato que tampoco suministró el galeno referido a la investigación por informe alguno posterior sino hasta que se le recibió declaración testimonial cuatro meses luego (fs. 833).

            Que la primera referencia del estado del cuerpo al momento de su hallazgo se tiene en el protocolo de autopsia de fs. 143/168, acto en el que intervinieron la Dra. Gloria Mónica Pellegrini, el Dr. Juan Raúl Cheuquel y el Dr. González Oliva propuesto como médico legista por el particular damnificado.

            Que en dicho informe se indicó como único dato obtenido del levantamiento del cuerpo realizado por el Dr. Eugenio Aranda -a fs. 145 se dice según referencia del Dr. Aranda- que el cadáver presentaba “rigidez completa”, la rigidez estaba en vías de desaparecer, fijándose el horario de muerte entre las 24 y 36 horas anteriores a la autopsia, lo que determina la franja horaria comprendida entre las 5:00 y 17:00 hs. del 10 de enero de 2007.

            Se indicó que a fin de cumplir con los requisitos administrativos del certificado de defunción se establece como fecha y hora de muerte la siguiente “10/01/07 a las 9:00 hs.”, aclarándose que “Si bien la data es estimativa y oscila entre las horas mencionadas (24 a 36 horas), se considera probable que se produjera cuatro horas antes o después de dicha hora, es decir en horas de la mañana” (ver fs. 145).

            Que luego el Dr. Carlos Alejandro Flores en el informe presentado a fs. 723/738 dijo respecto de las manifestaciones del Dr. Aranda que el cadáver estaba con rigidez completa, y con base en ello y lo expuesto en la autopsia llegó a un horario de muerte comprendido entre las 4:00 y las 10:00 “+/- 4 horas del 10 de enero”.-

            Que a partir de los testimonios en el debate recibidos a los mencionados profesionales que practicaron la autopsia no se logró determinar cómo fue exactamente que esa información, “rigidez completa” llegó a su poder, si fue por una comunicación telefónica que mantuvieron con el Dr. Eugenio Aranda o por estar asentada en el pedido de autopsia – que si existió, no obra como documental -.

            Que en cambio sí puede concluirse con toda lógica, y ello puede extraerse de las manifestaciones de todos los profesionales que declararon durante el juicio que la información que se tenía del estado del cuerpo al momento del hallazgo era incompleta o errónea.

            Que por esa razón sin dudas y con el objeto de concordar sobre mecanismo y data de muerte es que el Fiscal llevó adelante el “ateneo” o junta de peritos, y ello así pese a que el Dr. Eugenio Aranda ya había declarado en abril de 2007 (fs. 833), donde dijo que la rigidez era completa e irreductible. Y me permito citar ese testimonio pues fue incorporado por lectura indirectamente por intermedio del informe presentado por el Dr. Kvitko, quien se basó en éste exclusivamente para su dictamen.

            Convocado a declarar en el juicio Eugenio Fabián Aranda, dijo que al dar vuelta el cadáver a decúbito dorsal el cuerpo giró como una tabla, que en ese momento tenía un cadáver frío, que las livideces eran ventrales fijas, la rigidez cadavérica completa y dado que las piernas giraron en bloque, definía eso como una rigidez completa irreversible o irreductible.

            Cuando el Fiscal lo interrogó sobre la hora de muerte, luego de generarse una pequeña incidencia en que la defensa planteó su falso testimonio porque según la defensa a fs. 1423 y en una declaración posterior de fs. 1727 dio versiones opuestas, el testigo dijo que hubo una “aparente contradicción”; que a su entender hubo una mala interpretación de lo que dijo derivada de cuando manifestó “irreversible” se entendió “y reversible”.

            Corresponde aquí detenerse por un momento porque aparece aquí uno de los primeros cuestionamientos o interrogantes que puede hacerse a las manifestaciones del Dr. Eugenio Aranda.

            Sin dudas, y conforme lo manifestaron otros expertos y puede consultarse en la bibliografía antes citada, no es el giro en bloque del cuerpo lo que permite determinar que se está ante un cadáver con rigidez “irreversible” o “irreductible”, ello sólo permite concluir que se está ante un cadáver con rigidez completa o generalizada, pero nada nos dice de si es reductible o no.

            En ese sentido conforme surge de la obra citada de Fernando Claudio Trezza “La data de la muerte”, páginas 56 y siguientes, – citado por el mismo testigo- la rigidez cadavérica es un estado de endurecimiento generalizado del cuerpo, un proceso que se desarrolla en cuatro fases, y que “La generalización a todos los grupos musculares se produce entre las 8 y 10 horas y alcanza su intensidad máxima entre las 12 y 14 horas. Durante esta fase, es posible vencer la rigidez mediante la movilización pasiva forzada de algún segmento corporal; luego de la maniobra, la rigidez se reinstala de forma espontánea en dicho sector”, y que dicha fase se diferencia de la fase de estado (aunque sin un límite preciso, pues es un proceso)  por que en ésta la rigidez  “…suele ser de una intensidad tal, que resulta muy dificultoso vencerla. Es necesario, para ello, aplicar una gran fuerza, lo que determina desgarros de la masa muscular o, aún, desprendimientos de sus inserciones óseas. En estas condiciones, la rigidez no vuelve a reinstalarse, debido a la ruptura estructural de fibras. Esta fase se extiende, aproximadamente, hasta 24 horas post-mortem…”.

            El Dr. Ramiro González Oliva dijo que la rigidez se generaliza entre las 10 y 12 horas, luego de las 16 se hace irreductible y extrema a las 24 horas citando a Gisbert Calabuig, autor que mucho hemos escuchado durante el juicio; el Dr. Julián que la rigidez es completa entre las 12 y 15 horas; la Dra. Vivina Torresi a las 12 horas igual que el Dr. Barrionuevo, el Dr. Cheuquel, y finalmente el Dr. Kvitko que la rigidez es completa y reductible entre las 12 y 18 horas.

            Se expresó en igual sentido la perito de parte Laura Verónica del Gesso, quien dijo que se desempeñó como médico concurrente al lugar del hecho para la Policía Federal en el ámbito de la Ciudad de Buenos Aires durante tres años, cuando se la interrogó sobre las comprobaciones a realizar en el lugar del hecho y respecto de la rigidez dijo que se tomaba alguna extremidad del cuerpo y se ejercía fuerza para movilizarlo, si se lograba – más allá de la fuerza necesaria, pues ello depende de quien lo haga- y luego regresaba a la posición anterior, sin romperse, se estaba ante una rigidez “reductible”, que la diferencia entre “irreductible y no” es que no se produzcan rupturas y vuelva a reinstalarse.

            Idéntica comprobación se sugiere realizar en el lugar del hecho en el libro citado de Héctor Osvaldo Vázquez Fanego, “Investigación medico legal de la muerte”, página 137.

            Que queda claro entonces que la afirmación del Dr. Eugenio Aranda y que la acusación suscribe, también a partir de las discutidas apreciaciones de la madre de la víctima, en tanto deduce que el cuerpo se encontraba en estado de “rigidez irreductible” porque las piernas giraron en bloque o giró como una “tabla” es equivocada, pues ello sólo indica que era completa y generalizada.

            Volviendo al testimonio del Dr. Aranda, éste dijo que cuando hizo el examen dio una data aproximada basándose en rigidez, livideces y temperatura, y concluyó que la muerte tenía una data de 18 a 24 hs desde el momento en que realizó el análisis del cuerpo en el lugar a la 1 hs del 11 de enero, así que de allí llegó al horario de entre 1 y 7 hs de 10 de enero de 2007.

            Que luego del ateneo, si bien es cierto que hay una diferencia horaria en el dictamen que presentó, ese cambio no fue en cuanto a la apreciación del cadáver: cuerpo frío y livideces fijas. Fue una aparente confusión por buscar el consenso en las horas, pero no en la rigidez, livideces y temperatura. Que a “ciencia cierta establecer el horario exacto de muerte es muy difícil, por eso va a haber diferencias.”, y que su opinión la basó en la experiencia.

            Exhibida la fs. 1422/4, dijo que en el ateneo se concluyó que la muerte pudo haberse producido entre las 7 y 13 hs, que ese fue el consenso del ateneo, pero que el informe dice (rigidez, livideces fijas, temperatura fría). Que aparte de ello luego del ateneo dio su opinión en una testimonial cuando lo llamó el Fiscal, aunque igual lo iba a hacer.

            Que lo que se determinó por consenso en el ateneo no tiene nada que ver con lo que cada uno opinaba. Que su opinión era otra y no la del ateneo.

            Que a partir de ello se le preguntó entonces cómo fue que se llegó a esa conclusión entonces, a lo que contestó que eso ocurrió porque cuando él dijo “irreversible“, entendieron reversible. Que todos dependían de lo que él diga ya que fue el único que estuvo en el lugar.

            Le señaló la defensa que a fs. 1424 – cuatro renglones antes de la conclusión- dice: en el caso que nos ocupa “la presencia de un cadáver con livideces fijas, rigidez fija, habla de 12 a 18 hs. de la primer labor pericial, que eso da entonces de 7 a 13.” – nótese que no dice irreductible, ni reductible, ni completa- , pero insistió igualmente en que no era esa su opinión personal, que ese informe era la conclusión del ateneo. Que era la primera vez que había ido a un ateneo. Que en el ateneo se llegó a la conclusión de ese informe por mayoría. Que si hoy participara en un ateneo lo haría distinto.

            Que a su entender hubo una mala interpretación sobre “irreductible” o “y reductible”. Que él llegó más tarde a ese ateneo porque tuvo otras obligaciones.

            Se le preguntó cómo era posible que haya puesto en ese informe un consenso de ateneo como dice si luego todos los profesionales presentaron informes por separado, a lo que dijo que él presentó ese dictamen como conclusión del ateneo, su opinión personal la dio luego cuando el Fiscal lo citó.

            Amén de parecer que el Dr. Aranda utiliza alternativa e inapropiadamente los términos o tiene una confusión con ellos, los interrogantes y contradicciones surgen inevitablemente.

            El Dr. Ramiro Luis González Oliva, perito del particular damnificado que asistió a la autopsia, y la Dra. Laura Verónica del Gesso, perito de la defensa -que no asistió a la autopsia-, pero ambos lo hicieron sí al ateneo, fueron concluyentes al afirmar que en aquella reunión NO hubo consenso en cuanto a la data de muerte como dijo el Dr. Eugenio Aranda; del acta del ateneo surge que el Fiscal solicitó que cada profesional presente su informe y Aranda lo hizo con el de fs. 1424; entonces, ¿sobre qué CONSENSO realizó el Dr. Aranda su dictamen de fs. 1424 donde fijó el horario entre las 7 y las 13 horas?.

            Por qué ha dicho que hubo una mala interpretación de lo que dijo en cuanto a “irreductible” e “y reductible”, si el Dr. Cheuquel salió de aquella reunión con la idea de una rigidez “reductible”, el Dr. Barrionuevo y la Dra. Torresi de la Gendarmería Nacional con la idea de “difícilmente reductible” – que no es ni una cosa ni la otra- según se escribió incluso en el dictamen que suscribieron en ampliación del primigenio; y el Dr. Julio César Julián afirmando que el Dr. Aranda dijo “reductible” en aquél encuentro igual que la Dra. Laura Verónica del Gesso.

            Que una cosa queda en claro entonces: que no se tuvo en cuenta en ese ateneo lo que dijo el Dr. Eugenio Aranda a fs. 833 – en el mes de abril -, caso contrario no hubiera habido lugar a diversas interpretaciones, y que si no hubo consenso alguno, ni el propio Aranda tuvo en cuenta su anterior opinión cuando presentó su dictamen de fs. 1424, informe que no contiene diversos puntos de vista u opiniones contrarias que podían existir, sino una sola conclusión que se firma como propia.

            No puede dejar de señalarse aquí una de las contradicciones en que ha incurrido el Sr. Fiscal en su alegato cuando por un lado sostiene que el Dr. Aranda es el único capacitado para opinar sobre la data de muerte por su observación del cadáver y que no ha incurrido en contradicción alguna, para luego afirmar que en el ateneo -a contramano de lo dicho por Aranda- no hubo consenso.

            Que aún concediendo que hubo un consenso como dijo Aranda – extremo que si quiera el Fiscal le ha concedido- correspondería concluir necesariamente en dos posibilidades: que Aranda en la reunión de peritos no dijo lo mismo que a fs. 833 y en el juicio; o que su apreciación en el lugar del hecho fue para todos los demás profesionales equivocada en razón de las explicaciones que dio, pues si algo ha quedado en claro a partir de este juicio y la bibliografía, es que con una rigidez irreductible ningún profesional podría llegar a decir menos de 16 horas (promedio 18 a  24) y el supuesto consenso de fs. 1424 sería entonces imposible (7 a 13 horas).

            Que existen entonces razones suficientes como para sostener que el Dr. Eugenio Aranda cambió de opinión a lo largo del proceso o bien acerca de lo que vio o bien acerca de lo que opina, eso no podemos saberlo, pero sí podemos saber que si su opinión siempre hubiera sido la misma – y se hubiese asentado en el acta de procedimiento o un informe inmediato posterior o hubiese llegado completa a la autopsia- ninguna mala interpretación o tan distintas opiniones podrían haberse extraído del ateneo, o su examen y parecer en el lugar del hecho otros pensaron que era errado – aunque fuese el más capacitado para indicar el horario de la muerte por ser el primero en llegar al lugar -.

            No sabemos exactamente qué se habló en ese ateneo, lamentablemente no se dejó constancia de ello, pero traigo aquí nuevamente lo dicho antes respecto de cómo justificó en su testimonio el Dr. Aranda durante el debate que la rigidez era “irreductible”, y que constituye un razonamiento equivocado.

            Que la parte acusadora ha fundado su opinión en cuanto a la hora de la muerte en las manifestaciones del Dr. Aranda, indicando que la autopsia comienza en el lugar del hecho y que el médico que llega al lugar es el más capacitado para establecerla, aunque como se dijo no le creyó en cuanto a que hubo algún consenso.-.

            Entiendo por mi parte que no existe obstáculo alguno en conformar la convicción suficiente respecto de un hecho a partir de un único testimonio, pues un único testimonio puede relevarse como un medio adecuado para la adquisición del conocimiento pretendido (conf. arts. 209 y 210 del CPPBA que receptan la libertad probatoria como regla general y la libertad para valorar y alcanzar convicción) pero siempre y cuando satisfaga los requisitos de coherencia, seguridad y suficiencia, a los que no puede arribarse por la mera y lacónica afirmación – también equivocada en el proceso de deducción- que luego de todo lo ocurrido se cierra en sí misma como es afirmar que “la rigidez era irreductible” y aceptarla sin más como hace la acusación, sin analizar el resto del material convictivo con el que presenta serias contradicciones, pues eso implica desplazar el juicio de valoración al testigo, abdicando del deber de interpretación sobre la prueba.-

            El testimonio del Dr. Aranda no ha sido coherente intrínsecamente – lo que dijo no coincide con lo que afirmó a fs. 1424, la rigidez completa no es lo mismo que irreductible -; su deducción de la calidad de “irreductible” de la rigidez es equivocada; no ha sido sostenido en el tiempo; no es suficiente al pretender explicar la “aparente contradicción” entre profesionales por la confusión que puede haberse generado a nivel del lenguaje por una “i” o una “y” cuando eso ya supuestamente estaba claro desde fs. 833; y finalmente no es concordante con lo que dicen otros – incluso el Fiscal- en cuanto a que no hubo un consenso en el ateneo.-

            Tal vez nunca se imaginó el Dr. Aranda cuando fue al lugar del hecho la relevancia que su precisión respecto de la observación del cadáver en este punto podría tener luego en la investigación de este caso, mas constreñido por sus propios dichos anteriores en el juicio no podía en mucho variar, deshaciéndose en explicaciones fútiles y engañosas sobre lo que aparecen como contradicciones evidentes.

            Que amén de lo dicho, existen otras razones para concluir que el parecer del Dr. Aranda respecto de la rigidez “irreversible” al momento del hallazgo es equivocado.

            Ha existido coincidencia entre los profesionales y también en la bibliografía citada que el proceso de putrefacción del cadáver comienza en el lapso de las 36 horas aproximadamente, que la rigidez se retira luego de su estado máximo (24 horas aproximadamente) por los lugares en que comenzó en un proceso decreciente hasta la aparición de la “mancha verde” – signo de putrefacción -.

            Que hay opiniones casi unánimes en ello, a excepción parcial con la obra de José Aso Escario y otros, “El intervalo postmortal”, Masson, Barcelona, 1998, p. 34 donde se fija hasta en 48 horas; plazo que ni el Dr. Kvitko comparte en el punto, pues en su cuadro señala las 36 horas como inicio de la putrefacción.

            También hay coincidencia unánime e indiscutida que en la operación de autopsia la rigidez estaba en vías de desaparecer; esto lo dice el informe de autopsia y lo han destacado los profesionales que han intervenido en ella como así también el Dr. Julio César Julián lo a expuesto en mi criterio adecuadamente con los notorios movimientos que del cadáver se advierten en las fotografías.

            Que a partir de esa observación, si tenemos en cuenta que la autopsia se realizó entre las 17 y las 20 horas del día 11 de enero de 2007 – periodo en que la rigidez estaba desapareciendo o desaparecida salvo en la extremidades, último lugar en que se desinstala -, y que si bien no puede establecerse si, cuánto y a qué temperatura se refrigeró el cadáver, pero no sería de interés esa incidencia en el caso (según lo manifestaron los Dres. Ramiro González Oliva, Juan Raúl Cheuquel y Julio César Julián, y la obra de Vázquez Fanego citada, p. 24, pues luego “los gérmenes actúan con gran virulencia y provocan rápidamente la putrefacción”), aún de retrotraer el horario 36 horas como máximo posible, tomando el horario de finalización de autopsia de 20:00 horas (de las 17:00 a las 20 y la putrefacción no estaba presente),  estaríamos como máximo en las 8:00 del 10 de enero de 2001, más atrás en ese horario de muerte la putrefacción debió observarse en la autopsia y no fue así.

            Aún más, de estar en vías de desaparición la rigidez en la autopsia – lo que comienza a ocurrir luego de las 24 horas aproximadamente – no podría uno retrotraerse 36 horas sino menos, no sabemos cuánto pero sí que sería un lapso de entre 24 y 36 horas.

            Que esa consideración lleva a pensar que si es cierto que al momento en que el Dr. Aranda revisó el cuerpo la rigidez cadavérica era “irreductible” (18 a 24 horas), a las 13:00 hs. del día 11 de enero de 2007 o a lo sumo al momento de la autopsia (17 a 20 horas) – suponiendo que no estamos ante un proceso anómalo o que la refrigeración incidió, aunque fue negado- debieron haber aparecido los primeros signos de putrefacción.

            Por ello, el horario de muerte no puede fijarse ni aún en términos probables como comprendido entre la 1 y las 7 horas del día 10 de enero de 2007, la observación y el dictamen del Dr. Eugenio Aranda se encuentra ante un nuevo escollo al igual que la acusación.-

            Que en ese sentido nada aporta – a contrario de lo sostenido por el Sr. Fiscal- el excelente dictamen y explicación académica del Dr. Luis Alberto Kivtko pues como bien él mismo lo afirmó, su parecer estaba limitado a las apreciaciones del Dr. Eugenio Aranda de fs. 833 y ratificación posterior que se encargó prolijamente de transcribir.

            Que lo mismo ocurre con todas las opiniones que puedan haber dicho durante el debate que en el caso hipotético en que el Dr. Aranda hubiese constatado rigidez “irreductible” el horario habría que fijarlo entre 18 y 24 horas antes del hallazgo, o desde la 1 horas del 10 de enero de 2007, pues el horario de muerte nunca podría haber sido aquel.-

            No voy a ingresar en el tema de la temperatura, su necesidad de tomarla en el lugar del hecho con un termómetro especial, pues de hecho, más allá que exista un acuerdo general de los peritos en la importancia de esa información, lo cierto es que no la tenemos, sólo tenemos nuevamente lo dicho por el Dr. Aranda en cuanto a que estuvo ante un cadáver “frío”, lo mismo que dijeron los testigos Santiago y Alfredo Abramovich (“frío marmolado”) y Patricia Lamblot -con alguna contradicción señalada por la defensa con lo dicho durante la reconstrucción en cuanto al movimiento de la pierna-, legos en la materia; y que no permite variar en nada lo afirmado pues siguiendo a Osvaldo Raffo en “La muerte violenta” un cadáver está frío al tacto entre las 10 y 12 horas (Ob. Cit, p. 23) y según el libro de Vázquez Fanego ya citado, “Si al tacto los pies, las manos … y la cara están fríos, pero el tronco caliente, el IPM puede estar en el orden de 1 a 5 horas”.-

            Puede decirse sin embargo que cuando durante el debate la defensa le preguntó a Patricia Llambot si tocó a Sol cuando llegó al departamento la noche del hallazgo dijo “Le levanté la pierna, me costó, estaba dura. Se levantó entera, no se flexionó la rodilla. Cuando llegué a las 23 hs. Estaba boca abajo. La pierna se levantó toda entera, apenas sí se movía, no estaba floja, quedó extendida. Apenas la pude mover un milímetro, quise tocarla. No hice el movimiento de levantarla. Mi hija estaba dura y fría en el piso.”; lo cual indica, como se explicara más arriba, que si logró moverla aunque sea “apenas”, al menos un milímetro sin hacer el movimiento de levantarla – o sea fuerza-, la rigidez sólo sería en todo completa pero no necesariamente irreductible.-

            Nada aporta discutir tampoco sobre el proceso de “deshidratación” del cadáver, pues ninguna descripción de ello tenemos tampoco de parte del Dr. Aranda y el único que se ha ocupado del punto fue el Dr. Julio César Julián pero a partir de fotografías -y la limitación que ello puede tener seguramente en esa fina observación-; y tampoco en el tema de la prueba de humor  vítreo, el momento y habilidad para la toma de la muestra, pues esos datos de hecho no se poseen, se perdieron o fueron erróneos, ya sea, porque pasó demasiado tiempo para la toma de la muestra del humor  vítreo o porque se tomó mal.-

            Sí tal vez resultan de interés las livideces como otro punto a tener en cuenta para el horario posible de la muerte aunque no pueda hacer variar en nada todo lo dicho.-

            En este punto, en cuanto a que las livideces ventrales que describió el Dr. Aranda estaban fijas, hubo acuerdo entre los profesionales o al menos no hubo mayores cuestionamientos, sí luego en cuanto a la existencia de livideces dorsales, primarias y secundarias, pero de ello nos ocuparemos luego.

             Que en cuanto al término en que las livideces se fijan han existido diversas opiniones entre los profesionales según la bibliografía que hayan utilizado, pero sin error pude decirse que existe un margen amplio de consenso que va desde las 12 a las 15 horas, con extremos en 6 a 10-13 hs – mínimo (Dra. Pellegrini y la obra española de José Aso Escario y otros) y 15-18 horas máximo (Dr. Barrionuevo y la obra ya citada del Dr. Trezza), sin tener en cuenta la posible influencia que la manera de muerte haya podido tener pues nadie se ha expedido acerca de su mensuración.

            Que como quedara dicho entonces, que las livideces estuvieran fijas, si ello se produce en promedio entre las 12 y las 15 horas, y el cadáver fue hallado a la 1:10 hs., en nada cambian las afirmaciones precedentes en cuanto al horario de muerte ya que por este parámetro no podría fijarse necesariamente más allá de las 10:00 horas del 10 de enero de 2007.

            Que no puede dejar de señalarse la manifiesta contradicción (tal vez a partir de la vehemencia en el análisis de la prueba) en que ha incurrido en su alegato la parte acusadora cuando por un lado, respecto de la data de la muerte ha sostenido que las apreciaciones realizadas por fotografías no tienen sustento (refiriéndose al Dr. Julián), que lo que importa es la mesa de Morgagni, cuando antes había otorgado pleno crédito a las manifestaciones del Dr. Luis Alberto Kvitko y el Lic. Raúl Torre que realizaron la totalidad de su informe en base exclusivamente a fotografías – y sin siquiera el informe patológico – ni concurrieron al ateneo; credibilidad que luego le quitan al mismo Dr. Kvitko cuando habló -a partir de una fotografía de fs. 154 de una supuesta lesión anal por una relación sexual, quedándose con la palabra de Dr. Juan Carlos Cheuquel que habló de una mucosa despulida como un indicio de putrefacción cuando en la autopsia habló de “hemorroides” (ver fs. 149) al igual que por fotografías lo hizo el Dr. Julio César Julián.

            Que esa contradicción se hizo aún más evidente cuando el propio Fiscal señalando una fotografía del cadáver (fs. 219) indicó en su alegato cómo un dedo del pie de la víctima al darla vuelta en el lugar del hecho quedó extendido, queriendo afirmar con ello que la rigidez era irreductible cuando eso – como se explicara ampliamente unos párrafos antes- sólo indicaría que era completa; y cuando el particular damnificado – citando al Dr. Kvitko en alguna conversación que evidentemente tuvo por fuera del debate con el nombrado, ya que eso no lo manifestó el Dr. Kvitko en la audiencia -, señaló otra fotografía del cuerpo con la misma argumentación del Fiscal y una de la cara de la imputada indicando que desde el lenguaje “gestual” se advertía “preocupación” .

            De otra parte, y más allá de las consideraciones médico legales precedentes, existen otros elementos de juicio que podrían utilizarse para fijar el horario de muerte pero ninguno de ellos abona la tesis de la acusación:

             La ausencia de orina en la vejiga de la víctima de la que el Fiscal pretende deducir que el hecho se cometió cerca de la hora en que se acostó a dormir es claro que nada indica pues la víctima bien pudo levantarse a orinar en horas de la mañana y no se ha descartado incluso que haya habido relajación de esfínteres en el lugar del hecho;

            Sí la placa acrílica en su boca nos indica que la víctima estaba durmiendo al momento del ataque o inmediatamente antes, pero no necesariamente en el horario en que la acusación pretende; sin embargo, sí que serían tal vez no más de las 10:30 que es el horario en que se levantaría habitualmente Solange teniendo en cuenta sus obligaciones laborales.

            Y dije tal vez, porque el despertador fijado a las 10:30 hs. es un dato importante pero lamentablemente no certero ya que no fue exhibido en el juicio ni obra informe de su mecanismo de funcionamiento como para tener certeza de cómo funcionaba, los hay de distintos tipos: una que de haber sido apagado impediría que sonase la alarma nuevamente a las 22:30 como se constató estaba haciendo al momento del hallazgo del cuerpo ( hecho no controvertido), y otro que no, si se desactiva con un segundo mecanismo superior.-

            El Fiscal señala las llamadas de Michelle Fliess, pero ello nada indica, no sólo porque fueron en un horario incluso anterior al de muerte fijado por la propia acusación, y aún considerado ya como no probable, sino porque la víctima pudo no querer atender. Si fue un llamado o veinticinco alertas como dice la testigo – muchas comunicaciones en el informe de fs. 1663/1666 están repetidas y no suman más de 13 en total- y que habló – sólo la hubiera escuchado además si el altavoz del teléfono estaba colocado -, y nuevamente, aunque sonara fuerte, tal vez no quería atender. Cabe recordar aquí que Celeste Stuchetti dijo en su declaración dos cosas: primero que Solange era de dejar sonar el teléfono, y cuando el Fiscal le dijo si Sol era irresponsable y no la hubiera atendido llamándola del trabajo, que no.

            Finalmente, no ha quedado en claro y no pueden tomarse en ningún sentido a mi modo de ver – la acusación no ha presentado en término un informe que en todo caso aclare sus manifestaciones del alegato contraviniendo las expresiones de la testigo Laura Lucia Martinasso- si desde el teléfono de la víctima se realizaron llamados salientes el día 10 de enero de 2007 entre las 8:55 y las 12:21 (fs. 1449/1456).-

            Por todo ello, y respecto de esta cuestión, con el alcance dado en los fundamentos que anteceden, doy mi voto por la afirmativa.

            ASI LO VOTO.

A LA PRIMERA CUESTION, EL DR.LUIS OSCAR ZAPATA DIJO:

            Que adhiero al voto de mi colega preopinante Dr.Lino Mirabelli, por ser ello mi más sincera convicción, en cuanto a los razonamientos y fundamentaciones.(Arts. 210, 371 inc. 1º, 373 y cctes del CPP).-

            ASI LO VOTO.

A LA PRIMERA CUESTION, EL DR.HERNAN SAN MARTIN DIJO:

            Que adhiero al voto de mi colega preopinante Dr.Lino Mirabelli, por ser ello mi más sincera convicción, en cuanto a los razonamientos y fundamentaciones.(Arts. 210, 371 inc. 1º, 373 y cctes del CPP).-

            ASI LO VOTO.

A LA SEGUNDA CUESTION, EL DR.LINO MIRABELLI  DIJO:

            Es mi convicción que los elementos de juicio colectados durante esta investigación a cargo del Ministerio Público Fiscal resultan a todas luces inadecuados e insuficientes para sostener la acusación que se ha pretendido.

            En cuanto ha declarado la imputada me remito a lo que surge del acta de debate.

            Que constituye un hecho no controvertido que Lucila Frend abandonó el domicilio que compartía con la víctima el 10 de enero de 2007 siendo las 7:30 aproximadamente para dirigirse a su trabajo en el laboratorio Glaxo ubicado en la localidad de San Fernando. Del informe del laboratorio Glaxo Smithkline en donde laboraba la imputada de autos glosado a fs. 179/181 surge su arribo el día 10/01/2007 a las 8:35 horas.-

            Que conforme lo expuesto en la cuestión precedente en cuanto al horario de muerte, esa circunstancia no puede ser tenida como un indicador en su contra sino antes bien y en términos probables como desincriminante.

            Que en ese sentido también resulta desincriminante otro elemento considerado por la acusación:

            Según la acusación la víctima presentaba livideces dorsales (tenues) y ventrales, lo cual indica, en concordancia con lo afirmado por los Lic. Raúl Torre y Marcelino Cottier –aunque no expresaran cuánto tiempo- , que la víctima tuvo en el lugar del hecho tres posiciones posibles: una primera boca abajo sobre la cama, luego sobre la misma cama boca arriba – momento en que se habrían formado las livideces dorsales- y una tercer posición final producto del arrastre que el autor realizó desde la cama al piso.

            Que sin perjuicio que la existencia de las livideces dorsales no fueron indicadas en la autopsia – aunque no fueron negadas en su existencia por los profesionales que en ella intervinieron -, el Fiscal las consideró acreditadas por los dichos del tan criticado por la acusación Dr. Julio Cesar Julián, el Dr. Kvitko, la Dra. Del Gesso que las observaron y enseñaron durante el juicio en fotografías.

            Que conforme surge de la obra del Dr. Trezza ya citada (p. 46/47) sin perjuicio que algunos autores sostienen que las livideces carecen de valor para el estudio de la data de muerte, éstas pueden servir como un elemento más dentro de un conjunto de variables, para establecer hipótesis probabilísticas.-

            Que pese a la contradicción intrínseca que implica entonces refrendar ello -a la luz también de la valoración que se hizo asimismo de aquellos profesionales que tuvieron contacto directo con el cuerpo-, la acusación lo hizo, y sostuvo que para que las livideces dorsales se hayan formado se requirió que el cuerpo estuviese alrededor de cuatro horas de cúbito dorsal sobre la cama, lo cual implica tanto como decir que el autor debió permanecer al menos ese tiempo o regresar al escenario criminal para movilizar por arrastre el cuerpo de la víctima de la cama al suelo, y ello, sea que se necesiten cuatro o si se quiere tres o cinco horas, si las livideces se fijan entre las 12 y 15 horas promedio, deja a la imputada fuera del escenario criminal en el marco del horario de muerte establecido como probable.

            El Dr. Eduardo Kvitko dijo que en el caso de autos, aunque no es matemático, el cuerpo tiene que haber sido cambiado de lugar más cerca de las 5 horas, entre 4 a 6 horas de la muerte, o 4 a 8 hs como máximo, que no había a su criterio trabajos en el este punto que pudiese citar, solo experiencias.

            El Dr. Dante Barrionuevo de la Gendarmería Nacional dijo que las livideces se fijan aproximadamente a entre las 15 y 18 hs. Ello significa que si giramos el cuerpo antes de ese horario la lividez se transpone, se cambia de lugar. Si el cadáver persiste la lividez se instala en el tejido subcutáneo, con lo cual no se traspasa aunque se mueva el cadáver.

            Que sí resulta un hecho no controvertido que el cuerpo de la víctima fue constatado por el Dr. Eugenio Aranda con livideces ventrales fijas a la 1:10 hs. del 11 de enero de 2007, debió ser movido entonces antes de las 12 a 15 horas, entre las 10 y las 13 horas aproximadamente a su posición final para que exista transposición de livideces, horario en que no hay dudas la encartada Lucila Frend no estaba en el domicilio.-

            Finalmente, corresponde destacar que todo lo dicho en cuanto de las livideces dorsales lo es a partir de lo sostenido por la acusación misma, pues a criterio del suscripto dicha circunstancia –la existencia de las livideces dorsales- no puede tenerse con certeza acreditada.

En efecto, repárese que la víctima tenía manchas hemáticas de arrastre en sus piernas lo cual permite deducir que el o los autores tenían las manos ensangrentadas al momento de girar el cuerpo a su posición final, situación que difícilmente haya perdurado durante el lapso de tres a seis horas requerido para la formación de ese fenómeno cadavérico en la zona dorsal.

            De otra parte y también en sentido desincriminante, de las conclusiones del informe de ADN glosado a fs.1780 se desprende que: “Los resultados observados en esta oportunidad (ausencia de señal para los marcadores del Cromosoma Y) apoyan la hipótesis planteada con relación a  que el pico observado en el marcador Amelogenina correspondería a un artefacto. Sin perjuicio de ello, por tratarse de resultados experimentales, si bien todo indicaría que el perfil minoritario correspondería a un individuo de sexo femenino, debe ser considerada esta observación como una evidencia y no como una prueba desde el punto de vista científico. Esto es así pues la única forma certera de concluir es mediante el cotejo de dicho perfil con el ADN de la persona que generó el rastro. Se deja constancia que el cotejo realizado con la única persona involucrada hasta el momento ha arrojado resultados negativos, lo cual permite concluir científicamente que el perfil minoritario no corresponde a Lucila Frend, constituyendo esto una prueba y no una evidencia.

            Asimismo a fs.1789/1808 se encuentra glosado el informe de “PRIMAGEN”, Diagnostico Genético Análisis de Identificación Forense, desprendiéndose de sus conclusiones que: “de la prueba de ADN llevada a cabo por la APL y el Laboratorio Primagen (informe del 31/10/2008), el análisis comparativo realizado entre el perfil genético de LUCILA FREND y la evidencia “Filamento piloso con sangre seca adherida” hallada en la escena del crimen reveló la presencia de una mezcla de perfiles de ADN con un componente mayoritario correspondiente a la víctima Solange Grabenheimer y un perfil minoritario masculino correspondiente a un donante no identificado. En la muestra “filamento piloso” estudiada y comparada con la  muestra indubitada de sangre de Lucila Frend se obtuvieron siete (7) exclusiones en los marcadores D8S1179; TH01; D13S317:D16S539; D19S433;TPOX y FGA razón por la cual LUCILA FREND a partir de la prueba de ADN realizada no puede ser considerada como la donante de perfil que fue encontrado en la evidencia analizada”.-

            La ausencia de toda prueba directa o indicio en la persona o pertenencias de la acusada es también un hecho no controvertido.

            Que sin perjuicio de ello, y si se quiere ante la ausencia de certeza en el punto vinculado al horario de muerte, pero con aquella limitación probable que de por sí contraviene inevitablemente la acusación, habrán de analizarse los demás argumentos expuestos por los acusadores para demostrar las razones que hacen insostenibles sus argumentos.

            Se ha sostenido en la acusación como circunstancias incriminantes:

            a) Que el agresor sería zurdo como la encartada Lucila Frend.

            A efectos de no ingresar en reiteraciones innecesarias y toda vez que el pronunciamiento debe analizarse como un todo, basta remitirse en el punto a lo expresado en la primera cuestión de este veredicto, donde ha quedado demostrado que no se puede ser concluyente respecto de la secuencia de las lesiones y la posición relativa del agresor.

            b) Que los accesos a la vivienda no fueron violentados, que no se encontraron signos de agresión sexual a la víctima – omitiendo por supuesto la referencia realizada al respecto por el Dr. Kvitko que la acusación entiendo no ha acompañando en el punto-, que no faltaron bienes de valor ni había signos de desorden en el lugar.

            Sin embargo, del acta de procedimiento de fs. 6/8, surge que en la habitación, parcialmente vidriada, en que dormía la víctima existía una puerta balcón que no se encontraba cerrada con llave y que permitía el acceso desde el exterior por intermedio de un balcón a la obra vecina, puerta que debió al final de la diligencia ser cerrada mediante un trozo de cable.

            Que sin perjuicio de la deficiencia que representa sin dudas la ausencia de toda referencia respecto del estado al momento del hecho y hacia donde abría esa puerta en el acta de procedimiento como así en el informe de rastros de fs. 131/133 – donde sólo se consigna que estaba sin llave – , y que algunos testigos, entre ellos Santiago Abramovich por ejemplo, llamativamente no recordaban hacia donde abría esa puerta, y otros incluso afirmaron que lo hacía hacia adentro y tenía una falleba -como el Comisario Benítez, que recordó erróneamente esa circunstancia pero no dónde estaban las llaves de la víctima; o la madre de la víctima que dijo que la puerta de ese balcón estaba trabada con la cama -,  se convirtió en un hecho no controvertido que esa puerta abría hacia afuera pues así lo reconoció el Sr. Fiscal en su alegato e indudablemente surge de los croquis de fs. 34 y 138.

            Que la inspección del lugar del hecho no fue lo exhaustiva que debió respecto de ésta y otras circunstancias ha quedado en claro a partir del testimonio del Lic. Marcelino Cottier, quien concurrió a la escena del crimen cuando los muebles y demás elementos ya habían sido removidos de su lugar pese a las fajas colocadas y sin que en el día del hecho se haya realizado un croquis referenciando las distancias de los efectos encontrados dentro de la escena como cualquier manual de criminalística lo indica; licenciado que nos indicó por ejemplo que encontró en su inspección un “boxer” con una mancha de sangre dinámica que debió estar a no más de un metro de la víctima al momento del hecho y no fue relevado, y que no fue posible encontrar el objeto similar a un “encendedor” en el lugar – aquel que dejara la impronta bajo el cuerpo de la víctima- no descartando – como lo hizo el propio Fiscal- que el mismo se haya perdido por una involuntaria “contaminación” del escenario criminal.

            Que tampoco surge del peritaje de rastros de fs. 131/133 que se hayan inspeccionado los lavabos en busca de manchas hemáticas – cosa que realizó el Lic. Cottier luego -, y por supuesto debidamente el balcón y en ese mismo momento el acceso a la obra vecina – donde aún luego no se verificó los lavabos -, siendo que al día siguiente se encontraron pisadas unidireccionales en el techo que conecta el balcón de la habitación de la víctima con la obra vecina.

            Que sí llovió, pero no está claro en qué horarios, esa constatación al momento del hallazgo del cuerpo – y previo a toda otra contaminación posible de la escena- era esencial de modo de poder descartar certeramente el ingreso o no de alguna persona por ese sitio y más aún si tenemos en cuenta que la encartada refirió – y parece lógico pensar que así era por las características del lugar- que era costumbre que los días de mucho calor Solange durmiera con esa puerta ventana abierta.

            Que como no se comprobó faltantes, tampoco se encontró el arma homicida o acaso el elemento utilizado a modo de lazo.-

            c) Que Santiago Abramovich sostuvo que Lucila Frend no subió a ver el cuerpo de Solange junto a él tal como lo afirma, pese a lo cual luego sabía en la comisaría cómo fue hallado.

            Sin embargo no escuché ni encuentro una sola razón por la cual el Sr. Fiscal cree en el testimonio de Santiago Abramovich – quien durante su testimonio tuvo amnesias lacunarias notorias como cuando dijo no recordar para donde abría la puerta del balcón de la habitación de Solange, y se comportaba como calculando las respuestas – en desmedro de la versión de la imputada cuando incluso Valeria Kohan no puede dirimir la situación porque esperó afuera del departamento – no entró con ellos-, y además nada descarta que Lucila Frend haya subido en todo caso luego, cuando Santiago salió del departamento a hablar por celular, momento en que afirmó se cruzó con Valeria Kohan -que luego se enteró que estaba esperando en el auto- y que luego salió en busca de una ambulancia.

            Tampoco se planteó un careo al respeto.

            d) Se ha dicho que Lucila Frend tenía una inexplicable preocupación y “miedo” de ingresar a la casa, sin embargo no es la única que manifestó que estaba muy preocupada porque su amiga no aparecía, Valeria Kohan misma lo estaba, por ello incluso fueron junto a otras tres amigas hasta el PH luego de estar juntas realizando diversos llamados telefónicos desde su casa, y claro debía tener miedo porque siquiera ingresó al PH quedándose en el auto o en el pasillo exterior sin ingresar con Lucila Frend ni Santiago Abramovich; también estaba preocupado Marcos Grabenheimer según nos dijo en la audiencia.-

            Que Valeria Kohan dijo que no entraron ellas porque Lucila Frend no quería, sin embargo eran cinco chicas, ¿por qué no entraron pese a su opinión en contrario?;

            Que Frend no quiso llamar al “garitero” porque dijo que habría tenido algo que ver o era un viejo y qué iba a hacer, y lo mismo respecto de las personas de la agencia de remis.

            Sin embargo, no se repara en que estos argumentos son absolutamente ilógicos dentro de la supuesta lógica de la acusación: veamos, si Lucila Frend había preparado una coartada, por qué no iba a querer entrar con Valeria Kohan y/o sus demás amigas, por qué no con el garitero, por qué esperar a Santiago Abramovich, si cualquiera daría lo mismo de ser una coartada para no encontrar sola el cadáver.

            e) Sostuvo el Sr. Fiscal que la imputada intentó sembrar desde un inicio pistas falsas lanzado hipótesis plurales de quiénes podían haber cometido el hecho, y en ese sentido indicó el testimonio de Valeria Kohan.-

            Valeria Kohan dijo que la imputada se “encargó” de instalarle la idea de la mucama desde que llegó a su casa – así instaló la sospecha-, pero basta ver el testimonio prestado por Alfredo Abramovich, padre de Santiago, para darse cuenta que en todo caso, no fue la única que sospechó de la mucama por el incidente ocurrido la noche del día anterior y que Solange, muy angustiada le había contado -y no puede dudarse de ello porque de otra forma no lo sabría.

            Y tanto sospechó Alfredo Abramovich de la mucama en razón de ese incidente que le contó su hijo, que al salir de su vivienda el día del hallazgo del cuerpo le indicó a la persona de seguridad que se encargue de vigilar que de su casa nadie salga – en clara referencia a la mucama- a quien luego incluso el personal policial fue a buscar a su domicilio en horas de la madrugada para tomarle declaración a partir de lo que Alfredo Abramovich le contó según nos dijo al Comisario Benítez.

            f) Afirmó el Fiscal que la imputada ingresó a la casilla de correo de la víctima, dando a entender que lo hizo para borrar algún mensaje incriminante, extremo no corroborado por la empresa prestadora.

            Respecto de este punto, lo primero que corresponde indicar es que ha quedado en claro que la clave de la casilla de la víctima la poseía Lucila Frend y no su familia, le fue confiada por Solange a Lucila, lo que por sí indica bastante, pero además la familia de Solange se la pidió a ella unos días luego del hecho justamente para ingresar al correo con el mismo fin que lo había hecho Lucila, buscar algo que pueda ayudar en la investigación.

            Que pese a que tanto la familia como Lucila tuvieron la misma iniciativa e idea, inexplicablemente el Fiscal utiliza el punto como sospecha contra la acusada.

            También se ha dicho que la familia no pudo ingresar, sospechando entonces que Lucila les dio la clave mal – otro dato que la incrimina según la acusación-, ¿qué sentido tendría ello?, siguiendo la lógica de la acusación – lanzar la sospecha que entró para borrar algo que pudiera comprometerla- ¿para qué se la iba a dar mal si ya había ingresado y por ende entonces, en aquella lógica, borrado todo?

            g) Sostuvo el Sr. Fiscal que no era cierto que Lucila Frend hubiera buscado como dijo durante todo el día a su amiga de manera de justificar aquella preocupación que por ella tenía, y que todo era en definitiva una coartada de la imputada.

            Sin embargo acto seguido el propio Fiscal debió reconocer que le envió un mensaje de texto en horas del mediodía (punto 16 de fs. 337, hora 12:01 del 10 de enero de 2007), donde le dice que se iba a ir directamente a lo de Valeria Kohan desde Victoria – la casa de sus padres-; otro mensaje de texto en horas de la tarde (fs. 337 punto 18, donde le dice “Sol estoy intentando encontrarte pene”, 19:34), para luego negar la veracidad del llamado al trabajo de Solange (Auto-Tint) certificado en su existencia por Telecom Argentina como realizado desde el trabajo de la imputada a las 14:17 horas, y el llamado desde la casa el abonado de la vivienda del padre de Lucila Frend de las 19:30 horas (ver fs. 336) porque claro, en su visión de las cosas es lógico suponer que ese registro no acredita que el llamado lo haya hecho Lucila Frend.

            Es indudable que carece de toda seriedad sostener que el llamado a Auto-Tint no existió sólo porque la testigo Celeste Stuchetti lo niegue, existió y duró el tiempo suficiente como para preguntar por Solange -14 segundos-, claro que puede haberse no identificado -Celeste Stuchetti dijo que la vio sólo en dos o tres oportunidades a Lucila- pero es indudable que la negativa de la testigo, en cuanto a que el llamado no existió o no pudo ser atendido por otra persona – pues más que ella trabajaban en el lugar- y que recordaba que nadie llamó y luego no habló, pueda sostenerse.

            Pero cuántos llamados y mensajes serían necesarios en la lógica de la acusación para demostrar que sí estuvo buscando la imputada a la víctima, parece que nada sería suficiente.

            Ha dicho el Fiscal que esos mensajes no son más que una coartada de la imputada, pero de los mensajes de texto enviados por la imputada el día del hecho pareciera surgir todo lo contrario, no se los advierte compatibles con esa idea, pues en ese caso debía estar preparándola de días atrás: basta reparar en los anteriores mensajes de texto de fs. 337 para ver el buen trato y los planes en común que tenían la víctima y la imputada (una cena, el regalo para Valeria que compró la imputada pese a ser aquella prima hermana de Solange).

            h) Sostuvo el Fiscal sin mayor análisis que Mariana Kohan (a quien se notó inmersa en un preconcepto, pues dijo por ejemplo que Lucila era “homosexual” -extremo no confirmado si quiera por Valeria Kohan, quien se definió como amiga de la imputada, negado por otros testigos y los estudios psicológicos realizados), declaró que Lucila le comentó en su casa, previo al hallazgo del cuerpo, que “habló a la mañana con Solange para decirle que se veían en el cumpleaños de Valeria” cuando ni Valeria Kohan -su hermana, que estuvo con Lucila en todo momento hasta que llegó a su casa y hallaron el cuerpo- lo dijo, ni las otras amigas, y hay un mensaje de texto a fs. 337 donde Lucila Frend le escribió eso a Solange, lo cual permite concluir que no se lo dijo, se lo hizo saber por mensaje de texto.

            i) Finalmente, las circunstancias referidas a si la encartada Frend estuvo mucho o poco en el velorio, o en la primera o tercera fila en el entierro de la víctima, si llegó tarde al parecer de otro, si lloró mucho o poco, si hablaba mucho o poco, si se acercó a la familia de Solange o no, no resisten el menor análisis a la hora de atribuir un hecho criminal.

            Ha sostenido el Fiscal que la valoración de los elementos de juicio debe realizarse en conjunto y comparto esa afirmación pero siempre que se trate de indicios. Los indicios son “hechos” probados, no pareceres, percepciones personales, conjeturas, especulaciones o hipótesis que sólo pueden servir para en todo caso encarar una investigación pero nunca para probar un hecho.

            No pueden valorarse siquiera en conjunto circunstancias que no son indicios.

            Como se ve estas circunstancias no son más que eso, meras especulaciones, pareceres y siquiera razonables en la mayoría de los casos aún en la propia lógica de la acusación, conjeturas parciales lanzadas a modo de “sospecha” por parte de personas allegadas a la víctima y seguramente influenciadas por un preconcepto acerca de la responsabilidad de la imputada en el hecho y que se ha hecho manifiesto a lo largo del juicio – tal vez  justificado por el legítimo reclamo de justicia que tienen los familiares de la víctima y el avance de la investigación hasta esta etapa de juicio oral-, preconcepto que se manifiesta por ejemplo en el cuerpo de la víctima “frío marmolado” de Alfredo Abramovich luego transformado en “frío y duro como el mármol” en el alegato del Fiscal; en el cuerpo “frío” a “frío y duro” en el caso de Santiago Abramovich contrastándolo con lo expuesto en la reconstrucción; en la memoria selectiva acerca del estado y apertura de la puerta balcón tanto de Santiago Abramovich, como de Patricia Llambot cuando dijo que esa puerta estaba trabada con la cama; que Lucila se “encargó” de instalar hipótesis como dijo Valeria Kohan y cuando hablaron con la madre de Solange le dijo que estaba muerta cuando Patricia Llambot dijo que sólo le manifestó que “estaba mal” y no le dijeron si estaba viva o no; en la cara de preocupación que se veía de ella en una foto que enseñó el Dr. Damboriana; en los problemas de convivencia porque la imputada era desordenada o le usaba la ropa o el desodorante, y que aunque no se sabe si se lo había dicho a Lucila Frend o no, Sol estaba pensando irse a vivir sola y no renovar el contrato de alquiler que vencía seis u ocho meses luego del hecho; etc.

            Párrafo aparte merece tratamiento la cuestión del móvil que se adjudica a la imputada:

            Por una parte, el Sr. Fiscal sostuvo que no era necesario tenerlo, y por otro indicó que la encartada seguramente guardó rencor por lo ocurrido unos seis meses antes con Pablo Barrera.

            Respecto de esto último, si algo ha quedado en claro de manera concluyente durante el juicio, diría que los testigos han sido absolutamente contestes, es en afirmar que ese incidente – ocurrido al menos seis meses antes del hecho- lejos de distanciar a las amigas las unió en un acto vandálico en común – se desconoce de quién surgió la idea hacia el vehículo de Pablo Barrera, el vehículo y no la persona, lo cual ya indica bastante.

            Y de alguna forma esa unión entre ellas se desprende del mismo mail que el Fiscal, en su vehemencia, nada objetivamente pretende usar en contra de la imputada, porque lo envió con copia a la casilla de la víctima – cosa que no se sabe por qué descarta que puede obedecer a un error- y contiene la frase “te voy a matar” (frase de uso habitual) o me clavaste un cuchillo (que no es otra cosa que una forma de decir “me traicionaste“), ambas dirigidas a Pablo Barrera, cuando de su lectura completa y objetiva puede advertirse que la frase que tanto señala la acusación – como queriendo demostrar algo antojadizamente premonitorio en la imputada- se inserta dentro de un contexto en el cual Lucila Frend le dice al nombrado cómo pudo pensar que iba a hacer un pacto con su mejor amiga.

            Aún más, se ha dicho que Lucila Frend sabía del encuentro entre Pablo y Solange ese día y que por ello se fue a pasar la noche fuera de la casa, que luego le hicieron a Pablo Barrera saber que ellas fueron las autoras del hecho e incluso se pusieron de acuerdo en pagarle los daños en cuotas, cuotas que Barrera no reclamó nunca porque de alguna forma, según nos dijo, se sintió culpable por lo que le hizo a Lucila – querer tener algo con su mejor amiga en su casa y luego hacer un pacto con aquella para no contarle lo ocurrido.-

            El mismo Pablo Barerra desvinculó el incidente de los hechos.

            Respecto de lo innecesario de contar con el conocimiento de móvil, la acusación lo sostuvo en las manifestaciones del Lic. Raúl Torre, pero la apreciación de los dichos de Torre en ese sentido ha sido parcial.

            Sostuvo el Licenciado Raúl Torre dos hipótesis posibles para tan terrible hecho donde a su decir y de otros como la Dra. Pellegrini existió un componente “pasional” en el sentido que primaron los instintos básicos (odio, ira, furia, sexual): un autor con un trastorno antisocial de la personalidad -trastorno psicopático de la personalidad- definido en el MSIIV, o bien un autor que bajo el efecto de alguna sustancia (droga o alcohol) no pudo refrenar sus impulsos.

            Ninguno de los dos supuestos coincide con Lucila Frend.

            El caso del trastorno antisocial de la personalidad como patología psiquiátrica, que se caracteriza con problemáticas a nivel del proceso educativo, actos de crueldad comunes, constantes comportamientos impulsivos, déficit afectivo, el abuso de alcohol y drogas, la alteración de la vida sexual, egocentrismo, pobreza de juicio y planificación, satisfacción inmediata; ha sido descartado en el caso de la imputada por absolutamente todos los profesionales, incluso por la Lic. Martínez Llenas, única profesional a la que se refirió la acusación.

            La existencia de una sustancia tóxica también ha sido descartada.

            La existencia de una discusión previa, en la que aún no siendo el perfil psicológico de la encartada, haya ocasionado un ataque impulsivo irrefrenable por parte de la acusada, también ha sido descartada: la víctima estaba durmiendo – el aparato plástico en la boca y la ausencia de signos de defensa.-

            Finalmente, en cuanto a la estructura de personalidad de imputada, la Lic. Martínez Llenas fue la única profesional que afirmó haber advertido que la imputada tenía un “rasgo” psicopático -un rasgo es una característica de  personalidad que no hace a su estructura según lo explicó la perito psicóloga oficial-, y su dictamen no encuentra sustento no sólo en lo dictaminado por la perito oficial sino que aparece cargado de subjetividad o parcialidad.

            La Lic. Martínez Llenas no dio respuestas satisfactorias cuando fue consultada acerca de los elementos de juicio sobre los cuales podía realizar esa y otras afirmaciones:

            Cuando se le solicitó que explique de dónde obtenía la idea de “minimización” de que hablaba dijo que lo hacía de la intrascendencia que la imputada le daba al hecho de haberle dañado junto a Solange el vehículo a Pablo Barrera al haberlo calificado como una “travesura” en la revista “Para Ti”, lo cual indica que ha confundido sus valores personales en el análisis.

            Cuando se le pidió que explique de dónde obtenía lo afirmado respecto de la “proyección” y ausencia de culpa, dijo que lo obtenía de las hipótesis de posibles autores que la encartada respecto del hecho había dicho, lo que demuestra la posición que la administradora de la técnica tenía respecto de la responsabilidad de la imputada.

            Cuando se le pidió que explique de dónde obtenía la idea de “enmascaramiento” o “fingimiento” realizó una referencia que al menos puede catalogarse de desacertada al vincular una fotografía del cuerpo de la víctima en el lugar del hecho con una respuesta en la lámina IV del test de Rorschach que constituye una de las denominadas respuestas de detalle usuales (conforme lo afirmó la Lic. Florencia Grinspun y surge del libro “El psicodiagnóstico de Rorschach. Sistematización y nuevos aportes” de Alicia M. Passlacqua y otros, Ed. Klex, 2da. Edición, Bs.As., 1992, p. 100, donde se refieren como detalle usual extremidades y botas), vinculación que puede catalogarse, al menos, como ausente de todo rigor científico.

            Finalmente basta decir que sus conclusiones no han coincidido con aquellas que expusiera el Dr. Mariano Castex en cuanto a la personalidad controlada de la acusada, y para hacer aún más evidente la contradicción de la Lic. Martínez Llenas, que todas esas afirmaciones las realizó estando a sus propios dichos sobre la base de un test de Rorschach que calificó de pobre y prácticamente inútil para el análisis por la cantidad de respuestas que dio la entrevistada a quien catalogó además de poco colaboradora luego de haberse sometido a cinco entrevistas y tres test que fueron considerados suficientes por los demás profesionales para realizar su dictamen. ¿cómo obtuvo aquellas conclusiones si los resultados de los test no eran adecuados?

            La Lic. Florencia Grinspun, perito oficial, ratificó su informe de fs. 1256/1259 donde se detallan incluso las conclusiones derivadas de las respuestas de cada lámina en el test de Rorschach, e indicó que contó con el acuerdo en un todo con la Lic. Cabanillas -perito de la defensa.

            Afirmó que la Lic. Martínez Llenas pidió que se tomara el Philipson y ella no por no ser necesario al haberse tomado ya tres test de personalidad, que no se tomó porque Frend no fue a la entrevista y luego el Fiscal dijo que se dictaminara con lo que había.

            Que Martínez Llenas se oponía a las conclusiones porque no se había tomado el Philipson, que no está recomendado en el ámbito forense, que por eso la declarante se opuso, al no estar validado, por eso las interpretaciones del test dependen de la subjetividad del evaluador.

            Se tomaron tres test de personalidad que eran suficientes para abarcar las relaciones con los demás que era lo que Martínez Llenas pretendía evaluar.

            Que se usa mucho el Rorschach, que la cantidad de respuestas sobre láminas esperada no son más de 10 o una por lámina en la población que en general se tiene en la Asesoría Pericial, que una persona con mayor instrucción puede dar más respuestas. Que depende también del estado emocional.

            Que en general la gente que asiste a la asesoría pericial tiene una actitud defensiva, que siempre existe en una evaluación psicológica. Se trata de ir bajando ello para tener mayor acercamiento a la persona. Hay pruebas que toman esto en cuenta para su interpretación, el MMPI lo toma en cuenta, su análisis es por computadora, se va calibrando en el análisis que se  hace.

            Que entre 10 y 20 respuestas es suficiente para un Rorschach, pero también depende de la calidad de las respuestas.

            Que la imputada hizo un muy buen test, en todos, una buena capacidad de respuesta, en la posibilidad de ponerse en el lugar del otro, en los mecanismos de defensa que se vieron plásticos para poder ir adaptándose, que tiene un buen vínculo con los demás.

            Una persona que controla bien sus impulsos y sus emociones, que tiene una visión objetiva de las cosas, que puede ver objetivamente las cosas.

            Que el Rorschach fue equilibrado, una persona que controla bien sus impulsos, sus afectos, que se puede poner en el lugar del otro.

            Que con el mismo material no podría haber respuestas diametralmente opuestas. Son pruebas bastante objetivas en su análisis.

            Que es posible preparar a una persona para una entrevista pero a lo largo de todo el proceso de evaluación se detecta.

            “Rasgo” son características de comportamiento, no la estructura de la personalidad. En el caso la estructura de la personalidad es como se la expuso en su dictamen. Una personalidad neurótica obsesiva y perfeccionista. No impulsividad, sí empatía. Que es una persona capaz de plantear a los demás sus necesidades de manera afectiva.

            Que no se advirtieron rasgos psicopáticos en la peritada, ni un indicador.

            Que “minimización” es distorsión cognitiva, en el caso no se advirtió.

            Que “disociación” es un mecanismo de defensa donde se separan los afectos, como un cirujano, no es un mecanismo patológico de por sí.

            Que en la lámina 4 las piernas con botas es una respuesta habitual.

            Finalmente, y en cuanto a las referencias realizadas por la acusación respecto de la autopsia psicológica realizada por la Lic. Sandra Musumeci  sólo he de decir que de su estudio y testimonio sólo surgen hipótesis para una investigación careciendo sus conclusiones de entidad probatoria, conclusiones que señalan en definitiva que no puede descartarse en el autor del hecho ni uno ni otro sexo, pero se trataría de un victimario con  una estructura de personalidad donde los frenos represivos no funcionen, donde todos los controles fallaron, generalmente una estructura no neurótica, sino dentro de las psicopatías o perversiones narcisistas de la personalidad, y que una perversión no es sólo un rasgo. Perfil psicológico ya descartado en la imputada.-

            En suma, ante este cuadro probatorio es al menos antojadizo catalogar a la imputada de psicópata, o que ha sido mendaz o que haya realizado maniobras de encubrimiento del hecho o intentado desviar la investigación como sostiene la acusación, antes bien todo indica lo contrario.

            Por todo ello, y sin ingresar en otras hipótesis de autoría que surgieron durante el debate, ya que no es tarea de los jueces la investigación criminal en el proceso acusatorio de nuestra provincia que está exclusivamente en manos de los Fiscales, siendo la tarea jurisdiccional sólo decidir acerca de las acusaciones presentadas, y que pese a los recursos que puedan interponerse, sería conveniente la prosecución de la investigación, doy mi voto por la NEGATIVA al ser ello mi razonada y sincera convicción.

            ASI LO VOTO

A LA SEGUNDA CUESTION, EL DR.LUIS OSCAR ZAPATA DIJO:

            Que adhiero al voto de mi colega preopinante Dr.Lino Mirabelli, por ser ello mi más sincera convicción, en cuanto a los razonamientos y fundamentaciones.(Arts. 210, 371 inc. 1º, 373 y cctes del CPP).-

            ASI LO VOTO.

A LA SEGUNDA CUESTION, EL DR.HERNAN SAN MARTIN DIJO:

            Que adhiero al voto de mi colega preopinante Dr.Lino Mirabelli, por ser ello mi más sincera convicción, en cuanto a los razonamientos y fundamentaciones.(Arts. 210, 371 inc. 1º, 373 y cctes del CPP).-

            ASI LO VOTO.

                                                           VEREDICTO

En mérito al resultado que arroja la votación de las cuestiones precedentemente planteadas y decididas, el Tribunal, por UNANIMIDAD, se pronuncia por el VEREDICTO ABSOLUTORIO, para con la procesada LUCILA FREND en CAUSA Nº 13016 , en orden a los hechos motivo de juzgamiento.

            REGULENSE los honorarios de los Dres. Sergio Pizarro Posse  TºXIFº 416 y Francisco García Santillán Tº XLIII Fº 250 CASI , en la suma equivalente a la cantidad de noventa (90) jus, para cada uno de ellos (art. 9/l y 16/b)II del D.L. 8904/77, con mas los aditamentos de Ley por su trabajo en el ejercicio de la defensa de Lucila Frend.-

            REGULENSE los honorarios del Dr.Roberto E. Damboriana Tº VI Fº 165 CASM , en la suma equivalente a la cantidad de noventa (90) jus (art. 9/l y 16/b)II del D.L. 8904/77, con mas los aditamentos de Ley por su trabajo en la representación de los particulares damnificados.-

            FIRME la presente, póngase las actuaciones a disposición de las partes a efectos que, con las copias pertinentes, se formulen las denuncias peticionadas. (RESPECTO AL PEDIDO DE LA DEFENSA SOBRE EL DR.  ARANDA).-

            NOTIFIQUESE con su lectura, regístrese.-

            Se da por finalizado el Acuerdo, firmando los Sres. Jueces por ante mí, doy fe.

Anuncios
Categorías:Debido proceso
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: