Archivo

Archive for 24 junio 2014

Falsedad y Estrategia. El Compromiso social de mentir.

Extracto de Sobre verdad y mentira en sentido extramoral.

De la primera Intempestiva de Nietzsche.

…..El intelecto, como medio de conservación del individuo, desarrolla sus fuerzas principales fingiendo, puesto que éste es el medio, merced al cual sobreviven los individuos débiles y poco robustos, como aquellos a quienes les ha sido negado servirse, en la lucha por la existencia, de cuernos, o de la afilada dentadura del animal de rapiña. En los hombres alcanza su punto culminante este arte de fingir; aquí el engaño, la adulación, la mentira y el fraude, la murmuración, la farsa, el vivir del brillo ajeno, el enmascaramiento, Leer más…

Categorías:Sin categoría Etiquetas:

Modelo de Oposición de Excepción de Pago Documentado y Falta de Personería en un cobro ejecutivo por expensas comunes.

Sumario

Demandada: Luisa Gonak

Actor: Consorcio de Propietarios Av. San Rafael Nº 9589.

Expediente: Consorcio de Propietarios Av. San Rafael Nº 9589 Lomas de Zamora. c/  Luisa Gonak s/ Cobro ejecutivo Expte. Nº 23568.

Materia: Cobro Ejecutivo

Documentación que se acompaña: 1-Comprobantes de pago de fechas 10/10/2012 y 6/05/2013 de Banco Comafi de Av. Hipólito Yrigoyen Nº 4473; 2-Copia simple de escritura; 3-Copia de DNI; 4-Planilla de demandados; 5-Anticipo Jus previsional y Bono ley 8440.

 SE PRESENTA-CONTESTA CITACION-OPONE EXCEPCIONES-IMPUGNA INTERESES-OFRECE PRUEBA

   Sr. Juez.

   Luisa Gonak, jubilada, por mi propio derecho, DNI Nº 8.426.078, edad 80 años,  con el patrocinio letrado de abogadolonghi, inscripto en la matricula bajo el T° 355 y F° 235 del CALP, monotributista, CUIT / INGRESOS BRUTOS: 20-27562897-6, constituyendo domicilio procesal en Avenida Hipólito Yrigoyen Nº 6096, CASILLERO 265 del Partido de Lomas de Zamora,  en autos caratulados: “Consorcio de Propietarios Av. San Rafael Nº 9589 Lomas de Zamora. C/  Luisa Gonak s/ Cobro ejecutivo Expte. Nº 23568”, en trámite ante el Juzgado de 1ª instancia en lo Civil y Comercial de Lomas de Zamora Nº 1, respetuosamente me presento y digo:

OBJETO

   Que vengo por el presente en legal tiempo y forma, a contestar la citación efectuada en fecha 5/04/2014, oponer las excepciones que hacen a mi derecho y a solicitar como conclusión la admisibilidad de las mismas, lo que conlleva el rechazo del escrito que respondo, con costas a la actora.-

 I-CONTESTA CITACION-NEGATIVA EXPRESA DE DEUDA-RESERVA

   Ejerciendo mi derecho de defensa en juicio contesto citación; Leer más…

Nietzsche…Suponiendo que la verdad sea una mujer, ¿Cómo?

En este breve Prólogo de Nietzsche existe una filosofía a la que habría que volver; y dejar de lado los pensamientos inútiles sobre la verdad revelada de aquellos que se ungen como sus poseedores.

 <<Fuente Más allá del bien y del mal>>

Suponiendo que la verdad sea una mujer -, ¿cómo?, ¿no está justificada la sospecha de que todos los filósofos, en la medida en que han sido dogmáticos, han entendido poco de mujeres?, ¿de que la estremecedora seriedad, la torpe insistencia con que hasta ahora han solido acercarse a la verdad eran medios inhábiles e ineptos para conquistar los favores precisamente de una hembra? Lo cierto es que la verdad no se ha dejado conquistar: – y hoy toda especie de dogmática está ahí en pie, con una actitud de aflicción y desánimo. ¡Si es que en absoluto permanece en pie! Pues burlones hay que afirman que ha caído, que toda dogmática yace por el suelo, incluso que toda dogmática se encuentra en las últimas. Hablando en serio, hay buenas razones que abonan la esperanza de que todo dogmatizar en filosofía, aunque se haya presentado como algo muy solemne, muy definitivo y válido, acaso no haya sido más que una noble puerilidad y cosa de principiantes; y tal vez esté muy cercano el tiempo en que se comprenderá cada vez más qué es lo que propiamente ha bastado para poner la primera piedra de esos sublimes e incondicionales edificios de filósofos que los dogmáticos han venido levantando hasta ahora, – una superstición popular cualquiera procedente de una época inmemorial (como la superstición del alma, la cual, en cuanto superstición del sujeto y superstición del yo, aún hoy no ha dejado de causar daño), acaso un juego cualquiera de palabras, una seducción de parte de la gramática o una temeraria generalización de hechos muy reducidos, muy personales, muy humanos, demasiado humanos. La filosofía de los dogmáticos ha sido, esperémoslo, tan sólo un hacer promesas durante milenios: como lo fue, en una época aún más antigua, la astrología, en cuyo servicio es posible que se hayan invertido más trabajo, dinero, perspicacia, paciencia que los invertidos hasta ahora en favor de cualquiera de las verdaderas ciencias: – a la astrología y a sus pretensiones «sobreterrenales» se debe en Asia y en Egipto el estilo grandioso de la arquitectura. Parece que todas las cosas grandes, para inscribirse en el corazón de la humanidad con sus exigencias eternas, tienen que vagar antes sobre la tierra cual monstruosas y tremebundas figuras grotescas: una de esas figuras grotescas fue la filosofía dogmática, por ejemplo la doctrina del Vedanta en Asia y en Europa el platonismo. No seamos ingratos con ellas, aunque también tengamos que admitir que el peor, el más duradero y peligroso de todos los errores ha sido hasta ahora un error de dogmáticos, a saber, la invención por Platón del espíritu puro y del bien en sí. Sin embargo, ahora que ese error ha sido superado, ahora que Europa respira aliviada de su pesadilla y que al menos le es lícito disfrutar de un mejor – sueño, somos nosotros, cuya tarea es el estar despiertos, los herederos de toda la fuerza que la lucha contra ese error ha desarrollado y hecho crecer. En todo caso, hablar del espíritu y del bien como lo hizo Platón significaría poner la verdad cabeza abajo y negar el perspectivismo, el cual es condición fundamental de toda vida; incluso, en cuanto médicos, nos es lícito preguntar: «¿De dónde procede esa enfermedad que aparece en la más bella planta de la Antigüedad, en Platón?, ¿es que la corrompió el malvado Sócrates?, ¿habría sido Sócrates, por lo tanto, el corruptor de la juventud?, ¿y habría merecido su cicuta?» – Pero la lucha contra Platón o, para decirlo de una manera más inteligible para el «pueblo», la lucha contra la opresión cristiano-eclesiástica durante siglos -pues el cristianismo es platonismo para el «pueblo»- ha creado en Europa una magnífica tensión del espíritu, cual no la había habido antes en la tierra: con un arco tan tenso nosotros podemos tomar ahora como blanco las metas más lejanas. Es cierto que el hombre europeo siente esa tensión como una tortura; y ya por dos veces se ha hecho, con gran estilo, el intento de aflojar el arco, la primera, por el jesuitismo, y la segunda, por la ilustración democrática: – ¡a la cual le fue dado de hecho conseguir, con ayuda de la libertad de prensa y de la lectura de periódicos que el espíritu no se sintiese ya tan fácilmente a sí mismo como «tortura»! (Los alemanes inventaron la pólvora – ¡todos mis respetos por ello!, pero volvieron a repararlo-, inventaron la prensa.) Mas nosotros, que no somos ni jesuitas, ni demócratas, y ni siquiera suficientemente alemanes; nosotros los buenos europeos y espíritus libres, muy libres – ¡nosotros la tenemos todavía, tenemos la tortura toda del espíritu y la entera tensión de su arco! Y acaso también la flecha, la tarea y, ¿quién sabe?, incluso el blanco…

                                                                      Sils-Maria, Alta Engadina, en junio de 1885

Categorías:Sin categoría Etiquetas:

Como debe ser el EGO según Voltaire.

Nicole, en sus Ensayos de moral, escritos después que se habían publicado dos o tres mil volúmenes de la misma materia, dice que «por medio de ruedas y de patíbulos establecidos en común, deben reprimirse los pensamientos y los designios tiránicos del amor propio de cada particular». No examinaré si se pueden tener patíbulos en común, como se tienen prados y bosques, ni si con ruedas se pueden reprimir los pensamientos; pero sí diré que es muy extraño que Nicole tome por cosa equivalente el robo hecho en camino real y el asesinato por amor propio. Es preciso distinguir mejor unas cosas de otras. El que dijera que Nerón hizo asesinar a su madre por amor propio y que el ladrón Cartouche estaba dotado de amor propio excesivo, se expresaría incorrectamente. El amor propio no es una maldad; es un sentimiento natural en todos los hombres, y está más cerca de la vanidad que del crimen. Un pordiosero que se situaba en los alrededores de Madrid pedía limosna con altivez. Un transeúnte le preguntó: «¿No os da vergüenza ser un vago, pudiendo, como podéis, trabajar?». «Señor, le respondió el mendigo, os pido dinero y no consejos»; y dicho esto, le volvió la espalda, conservando toda la dignidad castellana. Era un mendigo más orgulloso que el señor, cuya vanidad se ofendió sin motivo. Pedía limosna por amor a sí mismo, y no consentía que le reprimiera otro amor propio.

Un misionero que viajaba por la India se encontró con un fakir que estaba cargado de cadenas, desnudo como un mono, acostado boca abajo, recibiendo latigazos por los pecados que cometieron sus compatriotas los hindúes, y a cambio de éstos le daban algunos ochavos. «¡Qué manera de renunciar a su amor propio!»; exclamó uno de los espectadores. «No renuncio a mi amor propio -replicó el faquir-; sabed que si me dejo azotar en este mundo es para devolveros los azotes en el otro, cuando vosotros seáis caballos y yo jinete.»

Los que creen que el amor propio es la base de los sentimientos y de las acciones de los hombres, tienen razón en España, en la India y en todo el mundo habitable. Y así como nadie escribe para probar que tiene rostro, tampoco se necesita escribir para probar que se tiene amor propio, instrumento de la propia conservación, y semejante al instrumento de la perpetuidad de la especie. Como éste nos es necesario, nos es querido, nos causa placer y por esto lo ocultamos.

Categorías:Sin categoría Etiquetas:

Dostoievski: sobre nosotros “Algo sobre Los Abogados” ¿Seres desgraciados sin conciencia?

Fuente: Diario de un escritor <<Algo sobre los abogados>>

Por lo demás, en particular de los abogados, sólo dos palabras. No he hecho sino tomar la pluma y ya tiemblo. Me ruborizo de antemano por la ingenuidad de mis interrogaciones e hipótesis. Porque sería harto ingenuo e inocente el que me pusiese ahora a encarecer lo provechosa y simpática que es la institución de la abogacía. Ahí tenemos a un hombre que cometió un delito y no entiende de leyes; está dispuesto a confesar ya su crimen, cuando interviene el abogado y le demuestra que no sólo está en su derecho, sino que hasta es un santo. Le muestra las leyes, le enseña esta u otra sentencia que, de pronto le imprime a la cosa otro cariz, y termina sacando de su aprieto al desventurado. ¡Cosa simpatiquísima! Supongamos que pudieran objetarnos, diciendo que eso es hasta cierto punto inmoral. Pero ante vosotros tenéis ahora a un pobre hombre inocente, ya inocentísimo, aunque había tantas pruebas contra él y el fiscal las había esgrimido de modo que, según parece, lo hubiera podido perder por una culpa ajena. El hombre que digo es un ignorante, no sabe jota de leyes y se limita a murmurar: «No sé nada de nada», tanto, que acaba finalmente por poner de mal humor a jueces y jurados. Pero surge el abogado que ha echado los dientes estudiando leyes, muestra el artículo número tanto del Código, señala la sentencia tal o cual del departamento de casación del Juzgado, hace un lío al fiscal y he aquí a nuestro hombre. No, eso es útil. ¿Qué sería aquí del inocente si no hubiera abogados?

Leer más…

Categorías:Sin categoría Etiquetas: